DEPORTESNOTICIAS

Un Talleres de dos frentes, “a detalles de ser campeón”; Vélez, el renacer de Racing y la chance de dirigir

Víctor Hugo Sotomayor le dio mucho a Talleres. Tras haber salido de Racing de Nueva Italia al Verona de Italia a los 19 años, el entonces defensor volvió al fútbol de Córdoba para dejar su marca. Fue campeón de la Copa Conmebol 1999, jugó Mercosur y Libertadores, hizo una zaga temible con Julián Maidana para redondear un aporte de jerarquía. Ese mismo recurso que lo convirtió en campeón del mundo con el Vélez de Carlos Bianchi en 1994, por caso, después de su regreso desde Europa.

En esos Talleres, Sotomayor iba viendo el retiro de cerco y parte de su directiva creía que podía ser el DT del futuro. Pero “Soto” se sentía de 10 y, además, debía esperar que Roberto Trotta se fuera del fútbol para poder formar el cuerpo técnico. Los tiempos no coincidieron, Sotomayor colgó los botines, construyó el complejo Villa Allegra (pasando el aeropuerto) al que administró junto con su mujer. Así estuvo por unos 15 años, hasta que surgió la chance de ser DT alterno en Gimnasia de Jujuy junto con su ex compañero Marcelo Herrera y, el año pasado, con Víctor López, un ex Talleres, en Central Norte de Salta.

Sotomayor se vino a la sede de la Voz, donde fue entrevistado en Mundo Albiazul, el pódcast de Talleres, pero también habló de Vélez, Racing de Nueva Italia, la movida de las Sociedades Anónimas Deportivas en el fútbol.

“Estamos con Víctor López a la cabeza del cuerpo del cuerpo técnico y estamos buscando oportunidades. Que se la jueguen los presidentes con esta gente nueva. Estuve trabajando en Jujuy, en la Primera Nacional. El año pasado, estuvimos en Salta en el Federal A. Así que conocemos todas las categorías. Estamos buscando la posibilidad de seguir ligado a la dirección técnica, que es muy apasionante”, sostuvo Sotomayor.

-Estuviste cerca de arrancar en Talleres, antes de retirarte y lo hiciste más de 10 años después…

-Se dio algo raro, porque él no abandonaba el fútbol. Yo le decía: ¿Roberto hasta cuándo vas a jugar? Ya está. Estás viejo, ya no te podés mover. Y me dijo: “No, estoy esperando que el fútbol me deje”. Pasaron los años. Un día estaba sacando los pasajes para irme a Italia, a visitar a amigos y me llamó Roberto, que estaba por agarrar Independiente de Mendoza y le dije que a la vuelta veía. Cuando volví, le dije a Roberto que no seguía. Hablé también con Juan Carlos Docabo, que también iba ser parte de cuerpo técnico y ex compañero en Vélez. Me aparté del fútbol, me quedé en Córdoba y me instalé con la familia. Era difícil conseguir clubes y abrimos el predio deportivo.. En los primeros años, me prendía. Luego, no tanto porque al otro día había que seguir trabajando. Hacemos fiestas allí también porque hay un salón grande.

Talleres

-¿Crees que está bien lo de priorizar un torneo o se le puede dar a los dos?

-La experiencia me indica que, en el inicio de la fase, es posible jugar los dos campeonatos juntos.

-¿Con todo?

–Sí. Nosotros podemos hablar con el diario del lunes, con el resultado opuesto. Pero el técnico es el que los tiene a los jugadores el día a día. Saben cómo están. Cómo responden físicamente. Hoy la tecnología ha avanzado muchísimo. Entonces el técnico, nosotros podemos decir un montón de cosas, pero el técnico siempre va a tener la posibilidad de elegir. Una para la rotación, una para el recambio que genera en el grupo algo muy competitivo, que eso es muy bueno lograr. Sabiendo que que cualquiera puede jugar, es muy bueno para el técnico. Después con el resultado opuesto, podemos decir si se equivocó o no se equivocó. Sirve como experiencia. El hincha lo veía y decía: “Cómo no va a clasificar Talleres”. Porque siempre lo ha hecho, ya sea a nivel nacional y a nivel internacional. Entonces, te queda ese sabor amargo. Pero sigue vigente en la Copa Libertadores donde es líder y en la Copa Argentina. Entonces, vamos, vamos a esa Copa. Le vamos a dar toda la posibilidad para llegar lo más lejos posible. Talleres ya tiene una identidad. Más allá del DT. El modelo de juego ya lo tiene incorporado. Es un equipo ofensivo. Se ha ganado una chapa nacional importantísima. Antes venían y se llevaban la victoria. Ahora reniegan de venir acá los equipos de Buenos Aires. Es Talleres, Belgrano, Instituto y Racing que le sacó el invicto a Quilmes. Los clubes gozan de buena saluda institucional. Antes no había bases.

-¿Qué falta para un título?

-Creérsela. Falta eso. Está muy cerca. El fútbol de Córdoba lo está. Es como la fruta cuando cae del árbol. Se habla a nivel nacional que Talleres, lo merece. Hablo de Talleres porque es lo más cercano. Que faltan detalles para que salga campeón. La Liga Profesional 2023 era el campeonato para Talleres. Si hubieran seguido Valoyes y Santos más Garro y Sosa, no había otro tándem ofensivo. Si se hubieran quedado todo era el campeonato. Pero hoy sigue apostando a lo ofensivo. Va al frente. Tiene que lograr el equilibrio justo para no pasar tantas zozobras. Pero es como la ley de la manta corta. Si me tapo los pies, queda descubierta la cabeza y viceversa….También pasó con la salida de Villagra. Formaba un triángulo increíble con los centrales. Por eso podía subir Benavídez, los laterales. Por eso se lo llevó River. También pasaba al ataque y por sorpresa. Imprescindible.

SAD

“Se puede hacer un mix. Hay clubes que son sociedades anónimas encubiertas. Dicen que no, pero sí lo son. Sobre todo en equipos de Buenos Aires. En el Federal A y en la Primera Nacional vi cubes que no han crecido. ¿Cómo hacen los jugadores para motivarse cuándo faltan estructuras? Hay clubes que necesitarían ser gerenciados. Es cierto que no tuvieron éxitos varios de ellos, pero era otra época. A Vélez no lo vas a gerenciar. Es una institución con fútbol. Lo viví. Es multidisciplinario y con miles y miles de socios. Hay otros, que si lo necesitan. Somos los campeones del mundo, pero en infraestructura aún estamos en la B.

Vélez

-Willington tiene una estatua en Vélez y cuenta que a vos, te reconocen siempre. Muchas gente se pregunta cuándo podrás estar allí…

–Comparto lo que dice Daniel. Yo creo que la gente que está en en los clubes tiene que saber también un poquito de historia. ¿Por qué por qué digo esto? Porque muchos jugadores se han ido a los clubes de Córdoba, y no han podido pasar a la cancha. Habiendo sido glorias del club, no pudieron pasar porque no los conocieron. El ex jugador lo toma como como un desprecio. Entonces se enoja con el club cuando no tendría que ser así. A Vélez, yo no voy casi nunca. Y uno de mis miedos es que no me reconozcan. Cuando llego a las vallas, ya me dicen: “Sotomayoooor, ¿cómo le va?” Ahí uno dice…la pucha. Esto va más de lo que hemos ganado. Ahora nos están avisando, para ir a la final en Santiago del Estero, con los históricos. Talleres va por ese camino. Por la Conmebol y otros aniversarios, te siguen invitando.

​La Voz

​Víctor Hugo Sotomayor le dio mucho a Talleres. Tras haber salido de Racing de Nueva Italia al Verona de Italia a los 19 años, el entonces defensor volvió al fútbol de Córdoba para dejar su marca. Fue campeón de la Copa Conmebol 1999, jugó Mercosur y Libertadores, hizo una zaga temible con Julián Maidana para redondear un aporte de jerarquía. Ese mismo recurso que lo convirtió en campeón del mundo con el Vélez de Carlos Bianchi en 1994, por caso, después de su regreso desde Europa. En esos Talleres, Sotomayor iba viendo el retiro de cerco y parte de su directiva creía que podía ser el DT del futuro. Pero “Soto” se sentía de 10 y, además, debía esperar que Roberto Trotta se fuera del fútbol para poder formar el cuerpo técnico. Los tiempos no coincidieron, Sotomayor colgó los botines, construyó el complejo Villa Allegra (pasando el aeropuerto) al que administró junto con su mujer. Así estuvo por unos 15 años, hasta que surgió la chance de ser DT alterno en Gimnasia de Jujuy junto con su ex compañero Marcelo Herrera y, el año pasado, con Víctor López, un ex Talleres, en Central Norte de Salta.Sotomayor se vino a la sede de la Voz, donde fue entrevistado en Mundo Albiazul, el pódcast de Talleres, pero también habló de Vélez, Racing de Nueva Italia, la movida de las Sociedades Anónimas Deportivas en el fútbol. “Estamos con Víctor López a la cabeza del cuerpo del cuerpo técnico y estamos buscando oportunidades. Que se la jueguen los presidentes con esta gente nueva. Estuve trabajando en Jujuy, en la Primera Nacional. El año pasado, estuvimos en Salta en el Federal A. Así que conocemos todas las categorías. Estamos buscando la posibilidad de seguir ligado a la dirección técnica, que es muy apasionante”, sostuvo Sotomayor. -Estuviste cerca de arrancar en Talleres, antes de retirarte y lo hiciste más de 10 años después…-Se dio algo raro, porque él no abandonaba el fútbol. Yo le decía: ¿Roberto hasta cuándo vas a jugar? Ya está. Estás viejo, ya no te podés mover. Y me dijo: “No, estoy esperando que el fútbol me deje”. Pasaron los años. Un día estaba sacando los pasajes para irme a Italia, a visitar a amigos y me llamó Roberto, que estaba por agarrar Independiente de Mendoza y le dije que a la vuelta veía. Cuando volví, le dije a Roberto que no seguía. Hablé también con Juan Carlos Docabo, que también iba ser parte de cuerpo técnico y ex compañero en Vélez. Me aparté del fútbol, me quedé en Córdoba y me instalé con la familia. Era difícil conseguir clubes y abrimos el predio deportivo.. En los primeros años, me prendía. Luego, no tanto porque al otro día había que seguir trabajando. Hacemos fiestas allí también porque hay un salón grande.Talleres-¿Crees que está bien lo de priorizar un torneo o se le puede dar a los dos?-La experiencia me indica que, en el inicio de la fase, es posible jugar los dos campeonatos juntos.-¿Con todo?–Sí. Nosotros podemos hablar con el diario del lunes, con el resultado opuesto. Pero el técnico es el que los tiene a los jugadores el día a día. Saben cómo están. Cómo responden físicamente. Hoy la tecnología ha avanzado muchísimo. Entonces el técnico, nosotros podemos decir un montón de cosas, pero el técnico siempre va a tener la posibilidad de elegir. Una para la rotación, una para el recambio que genera en el grupo algo muy competitivo, que eso es muy bueno lograr. Sabiendo que que cualquiera puede jugar, es muy bueno para el técnico. Después con el resultado opuesto, podemos decir si se equivocó o no se equivocó. Sirve como experiencia. El hincha lo veía y decía: “Cómo no va a clasificar Talleres”. Porque siempre lo ha hecho, ya sea a nivel nacional y a nivel internacional. Entonces, te queda ese sabor amargo. Pero sigue vigente en la Copa Libertadores donde es líder y en la Copa Argentina. Entonces, vamos, vamos a esa Copa. Le vamos a dar toda la posibilidad para llegar lo más lejos posible. Talleres ya tiene una identidad. Más allá del DT. El modelo de juego ya lo tiene incorporado. Es un equipo ofensivo. Se ha ganado una chapa nacional importantísima. Antes venían y se llevaban la victoria. Ahora reniegan de venir acá los equipos de Buenos Aires. Es Talleres, Belgrano, Instituto y Racing que le sacó el invicto a Quilmes. Los clubes gozan de buena saluda institucional. Antes no había bases.-¿Qué falta para un título?-Creérsela. Falta eso. Está muy cerca. El fútbol de Córdoba lo está. Es como la fruta cuando cae del árbol. Se habla a nivel nacional que Talleres, lo merece. Hablo de Talleres porque es lo más cercano. Que faltan detalles para que salga campeón. La Liga Profesional 2023 era el campeonato para Talleres. Si hubieran seguido Valoyes y Santos más Garro y Sosa, no había otro tándem ofensivo. Si se hubieran quedado todo era el campeonato. Pero hoy sigue apostando a lo ofensivo. Va al frente. Tiene que lograr el equilibrio justo para no pasar tantas zozobras. Pero es como la ley de la manta corta. Si me tapo los pies, queda descubierta la cabeza y viceversa….También pasó con la salida de Villagra. Formaba un triángulo increíble con los centrales. Por eso podía subir Benavídez, los laterales. Por eso se lo llevó River. También pasaba al ataque y por sorpresa. Imprescindible. SAD“Se puede hacer un mix. Hay clubes que son sociedades anónimas encubiertas. Dicen que no, pero sí lo son. Sobre todo en equipos de Buenos Aires. En el Federal A y en la Primera Nacional vi cubes que no han crecido. ¿Cómo hacen los jugadores para motivarse cuándo faltan estructuras? Hay clubes que necesitarían ser gerenciados. Es cierto que no tuvieron éxitos varios de ellos, pero era otra época. A Vélez no lo vas a gerenciar. Es una institución con fútbol. Lo viví. Es multidisciplinario y con miles y miles de socios. Hay otros, que si lo necesitan. Somos los campeones del mundo, pero en infraestructura aún estamos en la B. Vélez-Willington tiene una estatua en Vélez y cuenta que a vos, te reconocen siempre. Muchas gente se pregunta cuándo podrás estar allí…–Comparto lo que dice Daniel. Yo creo que la gente que está en en los clubes tiene que saber también un poquito de historia. ¿Por qué por qué digo esto? Porque muchos jugadores se han ido a los clubes de Córdoba, y no han podido pasar a la cancha. Habiendo sido glorias del club, no pudieron pasar porque no los conocieron. El ex jugador lo toma como como un desprecio. Entonces se enoja con el club cuando no tendría que ser así. A Vélez, yo no voy casi nunca. Y uno de mis miedos es que no me reconozcan. Cuando llego a las vallas, ya me dicen: “Sotomayoooor, ¿cómo le va?” Ahí uno dice…la pucha. Esto va más de lo que hemos ganado. Ahora nos están avisando, para ir a la final en Santiago del Estero, con los históricos. Talleres va por ese camino. Por la Conmebol y otros aniversarios, te siguen invitando. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: