DEPORTESNOTICIAS

Atenas tiene por delante más que un partido o una serie: este sábado se juega la temporada entera en Salta

Con todo el peso de la responsabilidad, como en toda la campaña y más, saldrá a jugar Atenas en el estadio Delmi de la capital salteña. No se trata de un partido más, ni una serie más, para Atenas es la temporada completa. Es la apuesta máxima, esa que comenzó el 15 de octubre del año pasado, cuando empezó a transitar el sinuoso camino de la Liga Argentina de Básquetbol. Y que empezó antes, con el descenso de la Liga Nacional, hace casi un año atrás.

Es cierto que el plantel y el cuerpo técnico que encabeza Gustavo Peirone nada tienen que ver con que Atenas haya perdido su lugar en la elite del básquet argentino, si asumieron un compromiso grande, pesado, cargado de presión, cuando aceptaron ponerse la camiseta verde en la segunda categoría.

Un año más jugando por el ascenso será un duro golpe para todo Atenas, deportiva y económicamente.

El elenco de barrio General Bustos pierde 1-2 con Salta Basket en la serie de cuartos de final de la Conferencia Norte. Nada está perdido para los cordobeses, pero si tienen la soga al cuello después de tres partidos físicos, durísimos. Nada hace parecer que este sábado en el Delmi será distinto. Todo lo contrario. Seguramente tendrá más todavía de tensión que el último encuentro, el jueves y definido recién en tiempo suplementario a favor de los Infernales por 92-90, tras igualar en 83.

Atenas jugó con la entrega, el corazón y hasta la inteligencia que se necesitan en estos compromisos, pero no le alcanzó. Después de ganar con lo justo el primer partido de la serie, en el Cerutti por 94 a 91, cayó sin atenuantes en el segundo, también en Córdoba, por 92-82. Fue el encuentro que cambió todo en una llave que asomaba pareja desde antes del salto inicial.

Hay un aspecto clave que el Verde debe mejorar, sí o sí, si pretende igualar la serie y forzar al quinto y decisivo partido, programado el martes 7 de mayo en el Cerutti. Se trata de la defensa. Fue todo un tema a lo larga de buena parte de la serie regular, y se notó y mucho en los tres encuentros con los salteños en los playoffs. Y sufrió como nunca la ausencia de Juan Cruz Oberto.

Los Infernales fueron infierno para Atenas y su marca, anotando una media de 91 puntos, más allá que en el último fue en la prórroga. Si el equipo de Peirone no logra bajarle el goleo a 70-75 a los salteños (quedó claro que tampoco le alcanzaron los 83 en los 40 minutos del jueves), difícilmente pueda ganar en la capital salteña.

Más allá de la solidaridad colectiva que mostró, necesitará de algunos anotadores más para ayudar a Lucas Arn (le hacen doble y triple marca en la zona pintada) y a José Montero en la ofensiva. Carlos Buemo, efectivo en los triples (4/7 en el partido pasado) tiene que dar una mano, y principalmente el estadounidense Chris Ware. En el primer juego la serie, el pivote fue clave en las anotaciones y Atenas lo necesitará como el agua el sábado.

Con la soga al cuello, el Verde debe apelar a la calidad de sus jugadores, al amor propio que ya demostraron, y a la inteligencia, para sortear este complicado momento y seguir soñando con pelear por el ascenso, para volver a “su” lugar, la Liga Nacional.

Este sábado, a las 21, se jugará el cuarto punto de la serie y de ganar Salta Basket logrará pasar a semifinales. De no ser así, habrá un quinto y definitivo juego en Córdoba el martes 7 de mayo.

​La Voz

​Con todo el peso de la responsabilidad, como en toda la campaña y más, saldrá a jugar Atenas en el estadio Delmi de la capital salteña. No se trata de un partido más, ni una serie más, para Atenas es la temporada completa. Es la apuesta máxima, esa que comenzó el 15 de octubre del año pasado, cuando empezó a transitar el sinuoso camino de la Liga Argentina de Básquetbol. Y que empezó antes, con el descenso de la Liga Nacional, hace casi un año atrás.Es cierto que el plantel y el cuerpo técnico que encabeza Gustavo Peirone nada tienen que ver con que Atenas haya perdido su lugar en la elite del básquet argentino, si asumieron un compromiso grande, pesado, cargado de presión, cuando aceptaron ponerse la camiseta verde en la segunda categoría.Un año más jugando por el ascenso será un duro golpe para todo Atenas, deportiva y económicamente.El elenco de barrio General Bustos pierde 1-2 con Salta Basket en la serie de cuartos de final de la Conferencia Norte. Nada está perdido para los cordobeses, pero si tienen la soga al cuello después de tres partidos físicos, durísimos. Nada hace parecer que este sábado en el Delmi será distinto. Todo lo contrario. Seguramente tendrá más todavía de tensión que el último encuentro, el jueves y definido recién en tiempo suplementario a favor de los Infernales por 92-90, tras igualar en 83.Atenas jugó con la entrega, el corazón y hasta la inteligencia que se necesitan en estos compromisos, pero no le alcanzó. Después de ganar con lo justo el primer partido de la serie, en el Cerutti por 94 a 91, cayó sin atenuantes en el segundo, también en Córdoba, por 92-82. Fue el encuentro que cambió todo en una llave que asomaba pareja desde antes del salto inicial.Hay un aspecto clave que el Verde debe mejorar, sí o sí, si pretende igualar la serie y forzar al quinto y decisivo partido, programado el martes 7 de mayo en el Cerutti. Se trata de la defensa. Fue todo un tema a lo larga de buena parte de la serie regular, y se notó y mucho en los tres encuentros con los salteños en los playoffs. Y sufrió como nunca la ausencia de Juan Cruz Oberto.Los Infernales fueron infierno para Atenas y su marca, anotando una media de 91 puntos, más allá que en el último fue en la prórroga. Si el equipo de Peirone no logra bajarle el goleo a 70-75 a los salteños (quedó claro que tampoco le alcanzaron los 83 en los 40 minutos del jueves), difícilmente pueda ganar en la capital salteña.Más allá de la solidaridad colectiva que mostró, necesitará de algunos anotadores más para ayudar a Lucas Arn (le hacen doble y triple marca en la zona pintada) y a José Montero en la ofensiva. Carlos Buemo, efectivo en los triples (4/7 en el partido pasado) tiene que dar una mano, y principalmente el estadounidense Chris Ware. En el primer juego la serie, el pivote fue clave en las anotaciones y Atenas lo necesitará como el agua el sábado.Con la soga al cuello, el Verde debe apelar a la calidad de sus jugadores, al amor propio que ya demostraron, y a la inteligencia, para sortear este complicado momento y seguir soñando con pelear por el ascenso, para volver a “su” lugar, la Liga Nacional.Este sábado, a las 21, se jugará el cuarto punto de la serie y de ganar Salta Basket logrará pasar a semifinales. De no ser así, habrá un quinto y definitivo juego en Córdoba el martes 7 de mayo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: