NACIONALESNOTICIAS

En 90 días. El Gobierno de la Ciudad anunció que se instalarán celdas-containers por la sobrepoblación en comisarías

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en busca de paliar la sobrepoblación de detenidos en comisarías y alcaidías, anunció la instalación de “módulos de detención” dentro del predio de diferentes comisarías. Además, se avanzará en acuerdos con la Justicia para enviar a sus domicilios con tobilleras electrónicas a los detenidos por causas menores.

Tras definir la situación como “crítica” y luego de 13 fugas en los primeros 4 meses del año, la administración de Jorge Macri decidió avanzar en un plan que consta de cuatro ejes que permitirían llevar el número de detenidos alojados en dependencias porteñas a niveles cercanos a la capacidad instalada.

En concreto, según los datos facilitados a LA NACION, por la administración porteña, al 30 de abril eran 1980 los detenidos alojados en las 70 comisarías y 34 alcaidías dentro del territorio porteño, que cuenta con 798 plazas en las alcaidías y 243 en las comisarías.

“Lo que tenemos planeado hacer para comenzar a solucionar esta situación es trabajar en cuatro patas. Las más inmediatas nos permitirán bajar, en los próximos 90 días, en 600, el número de detenidos por encima de la capacidad instalada”, dijo Macri y luego detalló los pasos del plan.

El paquete de medidas se conforma con la instalación de 19 módulos de detención, “equipados y preparados para 300 detenidos”. Los mismos estarán ubicados en la Comisaría Comunal 12 – Ramallo 4398, Saavedra-, Comisaría Comunal 15 – Avenida Guzmán 396, Chacarita- y la Comisaría Comunal 4D – California 1850, Barracas-.

Otra línea de trabajo es la incorporación de tobilleras electrónicas tanto para “detenidos en tránsito” en alguna de las comisarías o alcaidías, como aquellos en los que la Justicia habilite que cumplan su condena o esperen el proceso penal en sus domicilios.

“Con estas dos medidas, en 90 días, estimamos que se podrá reducir en 600 el número de alojados por encima de la capacidad instalada”, detalló el ministro de Seguridad de la Ciudad, Waldo Wollf.

A las medidas de corto plazo se suman dos proyectos de mayor alcance. El primero de ellos es la construcción de la “Alcaidía Central” en la zona sur de la Ciudad que estará emplazada en frente del Riachuelo sobre la avenida 27 de febrero. Según informaron las autoridades, ya se aprobó la primera parte de la licitación y se prevé el inicio de obras en pocas semanas. Una vez terminada, podrá alojar 1200 detenidos.

El cuarto eje anunciado es la continuación de las obras en el Complejo Penitenciario Federal II de Marcos Paz, cuyo grado de avance ronda el 70%, según informaron las autoridades porteñas, y donde se trasladarán a los 1800 pesos presos alojados en la cárcel de Devoto. Dichas obras, según indicaron, estarían finalizadas en diciembre de 2025 y permitirían al Sistema Penitenciario Federal alojar a cerca de 2300 presos.

Una crisis que surgió con la pandemia

Según argumentaron las autoridades porteñas, en 2020 contaban con 60 detenidos en alcaidías o comisarías de la Ciudad y que ese número llegó a cerca de 2200 a fines de 2023. “Se da porque durante la pandemia dejan de llevarse los presos porque empiezan a indagarlos por Zoom. Legalmente, las detenciones se hacen y se los destina van a las comisarías o alcaidías, en forma temporal, hasta que toma temperamento el fiscal y el juez. O sea, están detenidos, cuando pasan a prisión preventiva, se los debe llevar el servicio penitenciario. Como empezaron a indagarlos por Zoom, hubo una orden de la interventora del servicio penitenciario anterior [María Laura Garrigós de Rébori] de no recibirlos, entonces no se los llevó más y se empezaron a acumular”, dijo Gabino Tapia, ministro de Justicia porteño.

“Muchos están alojados en la típica celda de la comisaría, que es un lugar preparado para que una persona esté allí 12 horas, no es una casa. Es una celda sin baño, que no es individual, donde hay distinta cantidad de detenidos, donde se acumula el que robo en celular, con el que está acusado de violencia de género, con el que hizo un robo a una armada”, explicó Diego Kravetz, titular de la Policía de la Ciudad y Wolff sumó: “Eso trae aparejada una serie de dificultades, porque además hay que sacarlo a hacer sus necesidades, porque no tiene baño. Voy a contar un caso concreto. La fuga que tuvimos, que es la que más se viralizó, porque estuvo firmada, la que tuvimos en San Telmo. Era una celda, sin baño, que tiene capacidad para 10 personas y había 22. A esos 22 tipos, cada vez que quieren hacer pis, hay que sacarlos con un celador. Ni que hablar cuando tienen sus visitas higiénicas, que les corresponden por derecho. Esa fuga, por ejemplo, además la inició un condenado. Ni siquiera una persona con prisión preventiva, fue un condenado a 6 años de prisión”.

Las fuentes consultadas también explicaron que de cada 100 alojados, 94 tienen causas en la justicia Nacional o Federal. También detallaron que hay 340 delincuentes extranjeros, varios con condena firme, que se buscará que tengan un “juicio exprés” y sean deportados a sus países de origen.

Habitaciones, baños y cocinas

Los contenedores que comenzarán a ser instalados en los próximos días y estarán operativo en 90 días son estructuras modulares de metal acondicionadas que se colocan sobre un contrapiso o platea de cemento en la parte interior de las comisarías, en sectores como playones o estacionamientos.

Similares a los contenedores que se instalaron en 19 hospitales porteños en 2020, durante la pandemia, para atender a los pacientes con síntomas compatibles al Covid-19, estas estructuras metálicas cuentan con aire acondicionado y revestimientos.

Con un diseño rectangular, en la parte central se encuentran dispuestas mesas y bancos de metal donde los detenidos recibirán sus comidas. En ambos lados están dispuestas las celdas que cuentan con camas cuchetas y los baños. Además, todo el perímetro de la construcción cuenta con un doble cerco con alambre de púas.

“No es solo traer el container y dejarlo dentro de la comisaría. Deben hacerse las obras previas para habilitar los servicios porque van a tener baños y duchas dentro de las estructuras. Servicios que hoy no tienen dentro de las celdas en las comisarías y que comparten con los propios policías de las secciones”, detalló Wolff.

Sobre el uso de las tobilleras electrónicas para vigilar el movimiento de detenidos en prisión domiciliaria, Macri explicó: “Contamos con unas 2000 que vamos a poner a disposición de la Justicia y vamos a trabajar caso por caso. Primero se empezará con los que ya tienen una condena, porque la situación es más fácil. Será la Justicia la que decida si esa persona, por el tipo de delito y pena, puede cumplir la condena en arresto domiciliario con ese tipo de monitoreo. Por otra parte, tal vez las utilizaremos en aquellos casos donde tengamos un detenido en un lugar que no nos genere tranquilidad de que no se pueda escapar. Entonces, lo tendremos monitoreado en una comisaría que no cuentan con los mismos niveles de seguridad que una alcaidía”

En tanto, al ser consultado sobre las obras para construir en el predio penitenciario de Marcos Paz una cárcel para derivar allí a los detenidos por el sistema de seguridad porteño, Macri dijo: “Tenemos el compromiso de la puesta en marcha de nuevo de la obra de Marcos Paz. Si bien, no es para descomprimir el problema de las cárceles y alcaidías, nos sirve para liberar Devoto. Pero es un pulmón más que uno lo puede ir usando con los dos objetivos. Estamos tratando de encontrar un acuerdo de renegociación con la empresa que tenía la obra adjudicada, si eso no es posible, vamos a hacer una licitación nueva. Si ellos se ponen en una postura muy inflexible, poco razonable para nosotros en el acuerdo, haremos una licitación nueva. Esperamos tener para diciembre del año que viene, Marcos Paz también terminado”.

Presentaron un proyecto de reiterancia

En paralelo a los anuncios, en la Legislatura porteña, la Coalición Cívica presentó un proyecto para modificar la normativa actual en la Ciudad e incluir la figura de la reiterancia y no solo la de la reincidencia que figura en la actualidad.

El autor de la norma fue Facundo del Gaiso, que presentó un proyecto en el cual se busca modificar el artículo 181 del Código Procesal Penal porteño. Según el legislador, es la herramienta que necesita la Justicia para terminar con “la puerta giratoria”.

La justicia necesita una herramienta como la reiterancia para terminar con la “puerta giratoria”. La ⁦@ccari_ok⁩ presentó un proyecto, con resguardo constitucional basado en la posibilidad de fuga y teniendo garantías de no utilizar la reiterancia para protesta o reclamos . pic.twitter.com/oS9KXaewDA

— Facundo Del Gaiso (@FacundoDelGaiso) May 3, 2024

El dirigente cercano a Elisa Carrió, también apoyó las medidas para paliar la sobrepoblación carcelaria y pidió: “A la ministra Bullrich le recordamos que tenemos 2000 presos, que le corresponde ocuparse a la Nación, cuidados por 2000 policías de la Ciudad que están para ‘acompañarlos a ir al baño’ en vez de proteger a los vecinos en las calles”.

“La solución es clara, que el Gobierno nacional cumpla con el fallo de la Corte Suprema y el Servicio Penitenciario Federal se lleve a todos los presos de las cárceles y alcaidías porteñas”, dijo el legislador y cerró: “El gobierno nacional debe respetar la ley y cumplir con las disposiciones vigentes que obligan al Servicio Penitenciario Federal a recibir a los detenidos”.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: