NACIONALESNOTICIAS

Mondino defendió su frase “los chinos son todos iguales” y dijo que no fue discriminatoria

Una altísima polémica se desató en las últimas horas por declaraciones que dio la canciller argentina Diana Mondino al diario Clarín luego de partir desde Pekín a París. “Son chinos, son todos iguales”, sostuvo cuando aseguraba, en medio de las especulaciones, que en la base que instaló ese país asiático en Neuquén solo había personal civil y no militar. Tras pronunciarla, fue acusada de “discriminadora” y “xenófoba”; este viernes desmintió cualquier valoración en esa línea y explicó el sentido de lo que -según su postura- quiso decir.

“En la base china nadie identificó que hubiera personal militar; son chinos, son todos iguales”, fue el titular que se le adjudicó a la canciller y que encendió la polémica, en medio de una relación tensa entre la Casa Rosada y Pekín, que la ministra de Relaciones Exteriores busca matizar.

Frente a la catarata de críticas que aparecieron después, la funcionaria de Javier Milei negó en Radio Mitre que haya sido una “metida de pata” suya. “Son todos iguales, son todos civiles. Son todos iguales los que participaron. Estábamos hablando de la visita a la estación espacial, fue hace pocos días y lo que destaqué fue la naturaleza civil del personal, que no había uniformes. Los argentinos también eran todos iguales, ninguno uniformado”, expresó para dejar de lado que se haya expresado en ese sentido para indicar que la población china no tiene diferencias entre sus habitantes.

Contó, entonces, que en esas comitivas de control a la base participaron autoridades nacionales, diplomáticos, expertos y aseguró que su comentario fue en referencia a ellos. “Todos estamos en el mismo carácter de civiles; me sorprende el argumento, pero bueno, no importa”, indicó.

Todos estos procedimientos se hicieron luego de que Estados Unidos deslizara que podía llegar a haber militares en la estación emplazada en tierras neuquinas, algo que el Ejecutivo siempre desmintió.

“A ver, si queremos hacer algo abiertamente malinterpretado se puede, puede faltar parte de la frase, varias cosas”, deslizó. “Pero tengamos claro la importancia de la visita a la estación espacial, eso se estaba hablando. La cooperación china es una de las cosas que han captado la imaginación popular. Se ha verificado esa y otra base de una organización europea, que también fue visitada, y en todos los casos las visitas a las dos estaciones se hicieron con personal civil sin ningún otro tipo de cosa. Si le queremos poner a todo lo que se habla de China una mala palabra o algo discriminatorio… yo me refiero a que no había nadie uniformado”, sentenció.

Sobre el swap chino evitó ahondar. Cuando le preguntaron si con los funcionarios de aquel país entabló el tema, se limitó a decir, para continuar con el eje que desarrollaba en ese momento: “Sí, hablamos, dejame que comente algo de los contratos”.

Noticia en desarrollo

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: