DEPORTESNOTICIAS

Champions: el complicado momento del Bayern Munich antes de visitar al Real Madrid

Las imágenes de un triste Raphaël Guerreiro en muletas y de Eric Dier con la cabeza vendada simbolizan el estado del Bayern Múnich antes del partido de vuelta de semifinales de Liga de Campeones frente al Real Madrid el miércoles a las 16.

Jugadores lesionados, frustración y dolorosos rechazos en la búsqueda de un entrenador y, como señal negativa adicional, una derrota por 3-1 ante el Stuttgart: las cosas están yendo de todo menos bien para el equipo muniqués antes del último escollo para cumplir el sueño de jugar una nueva final europea en Wembley.

El entrenador Thomas Tuchel se lamentó sobre la séptima derrota de la temporada en la Bundesliga, tantas como nunca antes en los últimos doce años.

“Era el famoso partido ‘sándwich’ entre dos semifinales de la Liga de Campeones”, comentó Tuchel sobre la prueba mentalmente difícil en el día a día liguero entre el 2-2 de la ida contra el Madrid, que se proclamó campeón de la liga española este sábado, y el decisivo partido de vuelta.

Con la ventaja sobre el Stuttgart reducida a dos puntos, Tuchel declaró brevemente: “¡Seremos subcampeones!”. En el viaje de dos horas en autobús desde el Stuttgart Arena de vuelta a Múnich el sábado por la noche, sin embargo, afirmó que solo quiso pensar una cosa: “lo que necesitamos en Madrid”.

Es mucho, pero sobre todo son jugadores en forma y resistentes, capaces de luchar con corazón y energía durante 120 minutos si es necesario, subrayó.

Sin embargo, el Bayern tiene muy pocos de ellos en este momento, después de que el internacional portugués Guerreiro sufriera una grave lesión en el pie en Stuttgart y de que el inglés Dier, lesionado, fuera sustituido en el descanso por precaución tras sufrir una herida en la cabeza.

Guerreiro estará de baja más allá del partido de Madrid con una lesión en el tobillo. De Ligt, Musiala, Sané, Laimer, Upamecano, Dier… la lista de preocupaciones es larga, demasiado larga. Tuchel describió la mala suerte con las lesiones, que el capitán Manuel Neuer calificó de “historia interminable”.

“Ahora hacemos más cuentas en las reuniones médicas antes de los partidos. Este puede jugar 60 minutos, aquel 30, aquel posiblemente 30, aquél nada”, dijo el técnico, describiendo su impotencia a la hora de las alineaciones.

Contra el Stuttgart, Tuchel dio descanso a todas las estrellas posibles. El resto intentó acabar ileso los 90 minutos. Solo el lanzador de penaltis Harry Kane, máximo goleador de la competición, y el capitán Neuer ofrecieron una actuación convincente, aunque este último acabó por encajar tres goles.

“Nunca aceptamos las derrotas”, declaró Neuer, pero su mente estaba simplemente distraída. “Lo que pasa es que sabemos que nos espera un partido muy importante. Será otra final en el Bernabéu, y queremos ganarla”, afirmó el guardameta internacional. El 1 de junio todavía nos espera una final feliz, evocó la posibilidad de llegar a la final.

A Tuchel todavía le quedan tres, máximo cuatro partidos en el banquillo del Bayern. “El acuerdo está en vigor”, confirmó el fin de semana Herbert Hainer, presidente de la entidad sobre la firme decisión de separar sus caminos al final de la temporada. Para el director deportivo, Max Eberl, que Tuchel continúe no es una opción.

Tras los rechazos de Xabi Alonso, del seleccionador Julian Nagelsmann y el nuevo “golpe” de la negativa del seleccionador de Austria Ralf Rangnick, el director deportivo se enfrenta a la difícil tarea de presentar a un entrenador que sea algo más que una solución provisional. Todavía están “buscando un socio”, declaró Eberl en Stuttgart. Pero al final, dos tienen que ponerse de acuerdo, añadió.

Mientras tanto, cada entrenador que amplía su contrato con un club o se compromete con un contrato ya existente es visto como un rechazo al Bayern, lo que enoja a los jefes de Eberl.

Sin embargo, este aseguró: “No aceptaremos a alguien que esté disponible en algún sitio y (con contrato en) firme, sino que queremos encontrar a alguien que pueda trabajar para el Bayern Múnich en los próximos años”. No parece que busque una solución temporal.

Eberl abrió espacio a la especulación con otra frase: “De repente se están abriendo puertas donde hace tres semanas creías que era imposible”. ¿Ha cambiado la situación de algún candidato a corto plazo?

Hansi Flick coqueteaba con el Barcelona, pero Xavi Hernández se queda allí después de anunciar su marcha. Tuchel quiere posponer el molesto tema al menos hasta después del partido contra el Real Madrid.

“Todavía tenemos un entrenador bajo contrato en el Bayern. Entonces también es una forma de respeto no hacer un tema tan grande de ello”, dijo el fin de semana. Al menos no uno más grande que el partido a todo o nada en Madrid.

​La Voz

​Las imágenes de un triste Raphaël Guerreiro en muletas y de Eric Dier con la cabeza vendada simbolizan el estado del Bayern Múnich antes del partido de vuelta de semifinales de Liga de Campeones frente al Real Madrid el miércoles a las 16.Jugadores lesionados, frustración y dolorosos rechazos en la búsqueda de un entrenador y, como señal negativa adicional, una derrota por 3-1 ante el Stuttgart: las cosas están yendo de todo menos bien para el equipo muniqués antes del último escollo para cumplir el sueño de jugar una nueva final europea en Wembley.El entrenador Thomas Tuchel se lamentó sobre la séptima derrota de la temporada en la Bundesliga, tantas como nunca antes en los últimos doce años.“Era el famoso partido ‘sándwich’ entre dos semifinales de la Liga de Campeones”, comentó Tuchel sobre la prueba mentalmente difícil en el día a día liguero entre el 2-2 de la ida contra el Madrid, que se proclamó campeón de la liga española este sábado, y el decisivo partido de vuelta.Con la ventaja sobre el Stuttgart reducida a dos puntos, Tuchel declaró brevemente: “¡Seremos subcampeones!”. En el viaje de dos horas en autobús desde el Stuttgart Arena de vuelta a Múnich el sábado por la noche, sin embargo, afirmó que solo quiso pensar una cosa: “lo que necesitamos en Madrid”.Es mucho, pero sobre todo son jugadores en forma y resistentes, capaces de luchar con corazón y energía durante 120 minutos si es necesario, subrayó.Sin embargo, el Bayern tiene muy pocos de ellos en este momento, después de que el internacional portugués Guerreiro sufriera una grave lesión en el pie en Stuttgart y de que el inglés Dier, lesionado, fuera sustituido en el descanso por precaución tras sufrir una herida en la cabeza.Guerreiro estará de baja más allá del partido de Madrid con una lesión en el tobillo. De Ligt, Musiala, Sané, Laimer, Upamecano, Dier… la lista de preocupaciones es larga, demasiado larga. Tuchel describió la mala suerte con las lesiones, que el capitán Manuel Neuer calificó de “historia interminable”.“Ahora hacemos más cuentas en las reuniones médicas antes de los partidos. Este puede jugar 60 minutos, aquel 30, aquel posiblemente 30, aquél nada”, dijo el técnico, describiendo su impotencia a la hora de las alineaciones.Contra el Stuttgart, Tuchel dio descanso a todas las estrellas posibles. El resto intentó acabar ileso los 90 minutos. Solo el lanzador de penaltis Harry Kane, máximo goleador de la competición, y el capitán Neuer ofrecieron una actuación convincente, aunque este último acabó por encajar tres goles.“Nunca aceptamos las derrotas”, declaró Neuer, pero su mente estaba simplemente distraída. “Lo que pasa es que sabemos que nos espera un partido muy importante. Será otra final en el Bernabéu, y queremos ganarla”, afirmó el guardameta internacional. El 1 de junio todavía nos espera una final feliz, evocó la posibilidad de llegar a la final.A Tuchel todavía le quedan tres, máximo cuatro partidos en el banquillo del Bayern. “El acuerdo está en vigor”, confirmó el fin de semana Herbert Hainer, presidente de la entidad sobre la firme decisión de separar sus caminos al final de la temporada. Para el director deportivo, Max Eberl, que Tuchel continúe no es una opción.Tras los rechazos de Xabi Alonso, del seleccionador Julian Nagelsmann y el nuevo “golpe” de la negativa del seleccionador de Austria Ralf Rangnick, el director deportivo se enfrenta a la difícil tarea de presentar a un entrenador que sea algo más que una solución provisional. Todavía están “buscando un socio”, declaró Eberl en Stuttgart. Pero al final, dos tienen que ponerse de acuerdo, añadió.Mientras tanto, cada entrenador que amplía su contrato con un club o se compromete con un contrato ya existente es visto como un rechazo al Bayern, lo que enoja a los jefes de Eberl.Sin embargo, este aseguró: “No aceptaremos a alguien que esté disponible en algún sitio y (con contrato en) firme, sino que queremos encontrar a alguien que pueda trabajar para el Bayern Múnich en los próximos años”. No parece que busque una solución temporal.Eberl abrió espacio a la especulación con otra frase: “De repente se están abriendo puertas donde hace tres semanas creías que era imposible”. ¿Ha cambiado la situación de algún candidato a corto plazo?Hansi Flick coqueteaba con el Barcelona, pero Xavi Hernández se queda allí después de anunciar su marcha. Tuchel quiere posponer el molesto tema al menos hasta después del partido contra el Real Madrid.“Todavía tenemos un entrenador bajo contrato en el Bayern. Entonces también es una forma de respeto no hacer un tema tan grande de ello”, dijo el fin de semana. Al menos no uno más grande que el partido a todo o nada en Madrid. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: