NACIONALESNOTICIAS

Estados Unidos | Un cazador de tormentas rescató a una familia de un tornado categoría cuatro: “¡Dios mío. Hay gente!”

“¡Dios mío. Hay gente!”. Esas fueron las primeras palabras que atinó a decir el cazador de tormentas Freddy McKinney, quien se encontraba persiguiendo a un tornado categoría cuatro en Hawley, Texas, cuando se cruzó con una familia que había sido embestida por un tornado que les destruyó su casa. A través de un video publicado en sus redes sociales, el joven retrató el momento en el que rescata a las personas y las traslada a un hospital con serias heridas.

El terrorífico hecho ocurrió el jueves en la mencionada localidad estadounidense que desde hace al menos una semana es afectada por intensas lluvias, fuertes vientos y tornados de diferentes categorías que ya ocasionaron numerosos destrozos. Las autoridades declararon el estado de emergencia.

Alrededor de las 17, McKinney se encontraba transmitiendo en directo a través de su canal de YouTube la cacería del tornado que se formó y se movió a lo largo de Hawley. A bordo de su vehículo blindado y con sistemas de protección especiales, intentaba acercarse lo más posible al fenómeno meteorológico.

Fue entonces que tras tomar un camino de tierra se detuvo y observó a tres personas que corrían hacia él. Eran Kasey y Wes Lambert, junto a sus hijos de siete y cinco años. Los cuatro estaban heridos, sin embargo, la madre llevaba en sus brazos a su hija. En tanto, el menor de cinco corría delante de su padre que tenía una lesión en su pierna izquierda pese a que minutos antes, había sido succionado por los vientos de más de 330 kilómetros y arrojado por los aires a más de siete metros de altura.

“Vimos que golpeó la casa de nuestro vecino y entramos en el armario”, dijo Kasey Lambert en diálogo con el medio estadounidense CBS. Recordó que se sentaron, se tomaron las manos y oraron. “Los ladrillos cayeron sobre nosotros. Miré hacia arriba y nuestra casa se estaba derrumbando”, contó.

En ese sentido, narró los eternos instantes que duró la embestida del tornado sobre ellos y cómo no pudo sujetar a su hijo. “Lane fue succionado. Recuerdo haber gritado llamándolo. Pensé que estaba muerto. Pensé que se había ido y empecé a llorar. Tuve el único miedo que tengo como madre, que es no poder rescatar a mi hijo en un momento peligroso. Y eso fue exactamente lo que pasó”, se lamentó.

Pasado el tornado, encontraron al menor de cinco años herido, con fuertes golpes en la cara, pero consciente. Enseguida empezaron a alejarse, por temor a que hubiera otro tornado en las cercanías. Su camioneta y todo su hogar fueron quedaron destruidos. Estaban incomunicados para pedir ayuda, por lo que corrieron por la carretera de tierra que a un par de kilómetros tenía conexión con una autopista que los dirigiría al centro de Hawley. Fue allí que se encontraron con McKinney.

Mientras tanto, el cazador de tormentas y youtuber comentaba lo que veía. “¡Dios mío. Hay gente!”, exclamó a su audiencia. “Corran, entren”, les gritó por la ventana al verlos. “Ayuda, por favor, ayúdanos”, se escucha decir a la mujer. Enseguida se dirigieron al hospital donde fueron tratados y puestos a resguardo. “Fue nuestro ángel de la guarda”, declaró Kasey en diálogo con la cadena CNN.

El video, que se emitió en directo, cobró gran notoriedad en las redes sociales por la brutalidad de las imágenes. Más tarde, el joven actualizó la situación de la familia y señaló en la red social X: “Chicos, estoy bien. Llevé a la familia al hospital. Gracias a Dios sobrevivieron a ese tornado, pero su casa quedó completamente arrasada”.

Las impactantes fotos y videos de los destrozos que provocaron los tornados en Oklahoma

Situación crítica en Texas

Durante la última semana las fuertes lluvias causaron una situación crítica en Texas, la cual puso a prueba la capacidad de respuesta de los equipos de emergencia ante las inundaciones y los destrozos ocasionados por tornados. Hasta el momento, se ordenó la evacuación de áreas vulnerables, así como también hubo cortes de energía en casi 30.000 hogares y a la par de cierres de importantes rutas y autopistas por los desastres derivados del mal clima.

El Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés) mantiene en alerta a los residentes de Texas ante la posibilidad de más inundaciones repentinas durante este fin de semana, en particular en las ciudades del centro sur del condado de Trinity y al noreste de Houston, donde se registraron hasta 30 centímetros de lluvia en las últimas 24 horas.

Algunas de las localidades más afectadas por la acumulación de agua en zonas bajas desde el jueves a la mañana son Cleveland, The Woodlands, Spring, Shenandoah, Conroe y Roman Forest. En estas áreas, las autoridades texanas mantienen vigentes los avisos hasta las 13 horas locales de este viernes, de acuerdo con las últimas actualizaciones publicadas en la cuenta de X.

Entre los caminos que reportan problemas y cortes a la circulación con motivo de las inundaciones están la US 287, TX 94, County Rd 233, County Rd 358, County Rd 1280 y County Rd 2262, según los informes de la cuenta de X @StormChaserHTX. Por otra parte, el sitio de monitoreo de la infraestructura eléctrica PowerOutage.us contabiliza casi 30.000 hogares que permanecen sin energía en las primeras horas del viernes.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: