NACIONALESNOTICIAS

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo si consumís chía y linaza todos los días

Hay veces en las que un ingrediente nos hace tan bien que decidimos incluirlo en nuestra dieta siempre. Las semillas, por ejemplo, son algo que con el simple hecho de espolvorearlas sobre cualquier preparación, eleva sus propiedades nutritivas. La chía y el lino -o linaza- no son la excepción. ¿Te preguntaste alguna vez qué pasa si las consumís seguido? En esta nota encontrarás la respuesta.

Los beneficios de la chía y la linaza

Uno de los efectos más comentados de la combinación de estas dos semillas en tu alimentación diaria es el que tienen frente a la salud del corazón. Principalmente, son una gran fuente de Omega-3, el cual es un ácido graso que se asocia con el cuidado cardiovascular por su capacidad de reducir triglicéridos y el riesgo de desarrollar latidos irregulares como las arritmias.

También, contribuyen a disminuir la acumulación de colesterol en las arterias, reduciendo la presión arterial y, por ende, padecimientos en el corazón como infartos o coágulos sanguíneos.

Si bien ni la chía ni la linaza harán que bajes mágicamente de peso las consumas como las consumas, ayudarán a darte una sensación de saciedad mayor si las sumás como colación entre alimentos. En este sentido, se vuelven ideales, también, por su alto contenido de fibra, que además de disminuir los niveles de colesterol, como ya habíamos mencionado, también contribuye a controlar los niveles de azúcar.

La mejor forma de consumir linaza y chía

Si bien no hay una mejor forma de consumir estas semillas, existen algunas sugerencias para aprovechar al máximo su sabor y sus nutrientes.

Primero, se recomienda consumirlas remojadas, ya que se vuelven más fáciles de digerir, al mismo tiempo que sus nutrientes se absorben mejor.También ayuda a que las enzimas de la chia y la linaza se activen.Otra forma es moliendo ambas semillas juntas. Hay veces que nuestro cuerpo no alcanza a romper la cáscara de la semilla, evitando la absorción de nutrientes. Molerlas permitirá que el organismo acepte las propiedades de las semillas, mejorando su digestión.

Asimismo, puedes hacer harina de linaza y chía para preparar hot cakes, galletas o pan, incluso agregarla a licuados por la mañana o para ir al gimnasio. La semilla entera podés agregarla a tu desayuno con yogur, cereales o fruta.

Ahora sabés los beneficios de consumir estas dos semillas con regularidad. Lo importante es acompañarlas de una buena alimentación y ejercicio continuo para tener una mejor salud. De cualquier manera, es indispensable que consultes a especialistas médicos ante cualquier cambio que decidas hacer en tu forma de alimentarte.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: