DEPORTESNOTICIAS

Atenas abrió su estadio: el valor del patrimonio que sumó y cuáles fueron los proyectos anteriores

“Estos locos lindos, son locos sabios que supieron hacer esta obra”, graficó Walter Garrone. “El Profe” fue uno de los responsables de hacer grande al básquetbol de Atenas y puso en palabras lo que significó la esperada inauguración del anhelado estadio.

El club de barrio General Bustos vivió ayer una fiesta con la apertura del estadio Estructuras Pretensa Atenas. Una obra que demandó muchísimos años y que tuvo su estreno oficial. Al frente de la inauguración estuvo el presidente David Urreta, pero el protagonista fue Felipe Lábaque, el hombre que luchó y trabajó tantos años por “la casa de Atenas”.

“Está obra es del último gran dirigente, que cumple uno de sus últimos sueños”, dijo Urreta sobre Lábaque. “No tengo fuerzas para dar un discurso, solo agradecer a todos los que nos ayudaron”, lo siguió “Felo”.

El ahora vicepresidente fue agradeciendo uno a uno a los que trabajaron. Y llegó a la emoción grande cuando, primero nombró a Eder Baralle, dirigente que lo acompañó mano a mano en hacer grande a Atenas.

“Con Eder construimos el equipo más ganador, que todavía sigue siendo, el más ganador de la Liga Nacional”, destacó. Y luego recordó a Mirta, su mujer. “Hace 20 meses que se me fue. Es para ella”, se emocionó al borde de las lágrimas Lábaque, acompañado por toda su familia. “Esta obra tiene un valor actual, un valor patrimonial para el club de 10 millones de dólares”, cerró el histórico dirigente.

Lo acompañaba Emeterio Farías, empresario que ayudó en lo económicó para la construcción. Con capacidad para 3.500 espectadores para deporte y 6.000 para shows, abrirá mañana con Abel Pintos.

Estuvieron presentes exdirigentes de Atenas, y las máximas autoridades del básquet cordobés: Carlos Battistoni, presidente de la Federación, y Rubén Whelan, titular de la Asociación, junto a Hilario Serlín. Sin el plantel, que se entrenaba para el partido de este martes con Salta Basket, estuvieron grandes figuras de la historia como Héctor Campana, Diego Osella, Germán Filloy, Mario Milanesio, Bruno Lábaque, Andrés Pelussi, Luis Villar, Diego Gerbaudo y Garrone, como así también empresarios que construyeron el estadio.

Largos años de obras

“Este estadio es impresionante. Con todos los contratiempos que tuvo, empezó en el ex-Batallón, pasó por Forja y finalmente se hizo donde debía, en barrio General Bustos”, indicó “Pichi” Campana.

Desde el año 2000 o antes, Lábaque y Baralle empezaron a proyectar el estadio de Atenas. Primero con ESPN de socios, se apuntó al exBatallón 141. Hasta se colocó la piedra fundacional y se mostró la maqueta del recinto. Hasta el 2002 estuvo el cartel en el sector.

Luego asomó la chance de levantarlo en Alem al 500, en el gimnasio Rafael Núñez. Hasta que se proyectó el nuevo estadio en barrio General Bustos, pegada a la vieja cancha y a la histórica sede.

Lo primero que hizo la dirigencia fue empezar a compras las casas aledañas. Fueron seis, pero faltaron tres, por eso la forma de “ele” del recinto. Tuvo avances rápido y lentos. Hasta un cambio del techo, en 2022, porque el anterior no estaba reglamentado para actividades deportivas.

Y tras muchos años, “Atenas tiene su casa”, como destacó Lábaque.

​La Voz

​“Estos locos lindos, son locos sabios que supieron hacer esta obra”, graficó Walter Garrone. “El Profe” fue uno de los responsables de hacer grande al básquetbol de Atenas y puso en palabras lo que significó la esperada inauguración del anhelado estadio. El club de barrio General Bustos vivió ayer una fiesta con la apertura del estadio Estructuras Pretensa Atenas. Una obra que demandó muchísimos años y que tuvo su estreno oficial. Al frente de la inauguración estuvo el presidente David Urreta, pero el protagonista fue Felipe Lábaque, el hombre que luchó y trabajó tantos años por “la casa de Atenas”.“Está obra es del último gran dirigente, que cumple uno de sus últimos sueños”, dijo Urreta sobre Lábaque. “No tengo fuerzas para dar un discurso, solo agradecer a todos los que nos ayudaron”, lo siguió “Felo”. El ahora vicepresidente fue agradeciendo uno a uno a los que trabajaron. Y llegó a la emoción grande cuando, primero nombró a Eder Baralle, dirigente que lo acompañó mano a mano en hacer grande a Atenas.“Con Eder construimos el equipo más ganador, que todavía sigue siendo, el más ganador de la Liga Nacional”, destacó. Y luego recordó a Mirta, su mujer. “Hace 20 meses que se me fue. Es para ella”, se emocionó al borde de las lágrimas Lábaque, acompañado por toda su familia. “Esta obra tiene un valor actual, un valor patrimonial para el club de 10 millones de dólares”, cerró el histórico dirigente. Lo acompañaba Emeterio Farías, empresario que ayudó en lo económicó para la construcción. Con capacidad para 3.500 espectadores para deporte y 6.000 para shows, abrirá mañana con Abel Pintos. Estuvieron presentes exdirigentes de Atenas, y las máximas autoridades del básquet cordobés: Carlos Battistoni, presidente de la Federación, y Rubén Whelan, titular de la Asociación, junto a Hilario Serlín. Sin el plantel, que se entrenaba para el partido de este martes con Salta Basket, estuvieron grandes figuras de la historia como Héctor Campana, Diego Osella, Germán Filloy, Mario Milanesio, Bruno Lábaque, Andrés Pelussi, Luis Villar, Diego Gerbaudo y Garrone, como así también empresarios que construyeron el estadio.Largos años de obras“Este estadio es impresionante. Con todos los contratiempos que tuvo, empezó en el ex-Batallón, pasó por Forja y finalmente se hizo donde debía, en barrio General Bustos”, indicó “Pichi” Campana.Desde el año 2000 o antes, Lábaque y Baralle empezaron a proyectar el estadio de Atenas. Primero con ESPN de socios, se apuntó al exBatallón 141. Hasta se colocó la piedra fundacional y se mostró la maqueta del recinto. Hasta el 2002 estuvo el cartel en el sector.Luego asomó la chance de levantarlo en Alem al 500, en el gimnasio Rafael Núñez. Hasta que se proyectó el nuevo estadio en barrio General Bustos, pegada a la vieja cancha y a la histórica sede.Lo primero que hizo la dirigencia fue empezar a compras las casas aledañas. Fueron seis, pero faltaron tres, por eso la forma de “ele” del recinto. Tuvo avances rápido y lentos. Hasta un cambio del techo, en 2022, porque el anterior no estaba reglamentado para actividades deportivas.Y tras muchos años, “Atenas tiene su casa”, como destacó Lábaque. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: