NACIONALESNOTICIAS

La ironía de Robert Kennedy Jr. sobre su parásito cerebral: “Me ofrezco a comer cinco gusanos más”

WASHINGTON.- Tras el impacto causado el miércoles por la noticia de que Robert F Kennedy Jr. sufrió en 2010 un parásito que, según sus propias palabras “se comió” parte de su cerebro, el propio candidato presidencial norteamericano independiente relativizó la gravedad de la situación con un tuit irónico.

I offer to eat 5 more brain worms and still beat President Trump and President Biden in a debate.

— Robert F. Kennedy Jr (@RobertKennedyJr) May 8, 2024

“Ofrezco comer cinco gusanos cerebrales más y aun así venzo al presidente Trump y al presidente Biden en un debate”, escribió en su cuenta el heredero de la dinastía política más famosa de Estados Unidos.

The New York Times informó el miércoles que Kennedy había sufrido otras cuestiones de salud, además de esa afección: una intoxicación por mercurio y problemas cardíacos.

“Cuestionar la salud de Robert Kennedy Jr. es una sugerencia graciosa, viendo sus competidores”, dijo su equipo de campaña en un comunicado.

“Kennedy viajó extensamente por África, América del Sur y Asia en su trabajo como defensor del medio ambiente, y en uno de esos lugares contrajo un parásito”, dijo su equipo. “El problema se resolvió hace más de diez años y él goza de buena salud física y mental”.

El informe de The New York Times, basado en la declaración de divorcio de Kennedy, decía que en 2010 experimentó una grave pérdida de memoria y confusión mental. Buscó tratamiento y dijo en la declaración dos años después que un médico le dijo que los problemas podrían ser “causados por un gusano que entró en mi cerebro y se comió una parte y luego murió”.

Los gusanos no comen tejido cerebral, dicen los expertos, pero la idea es una expresión no científica del efecto que pueden causar los parásitos si ingresan al sistema nervioso central.

El doctor Philip Budge, profesor asociado de enfermedades infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St Louis, dijo que las larvas del parásito pueden migrar al cerebro y crear quistes, en una condición conocida como neurocisticercosis.

“Los quistes no absorben ningún tejido cerebral, simplemente crean un espacio para que viva el parásito”, lo que podría hacer a un lado pequeñas partes del cerebro, dijo el doctor Budge.

“Los quistes pueden aparecer en muchos lugares del cuerpo. Por lo general, no causan ningún problema a menos que estén en el cerebro”, agregó.

Y los efectos de los parásitos cerebrales dependen de dónde terminan: “Es como los agentes de bienes raíces: todo es cuestión de ubicación, ubicación, ubicación”.

“No conozco ningún ejemplo en el que un parásito haya afectado la cognición”, señaló, por su parte, el doctor Arnab Chatterjee, vicepresidente de química medicinal del Centro de Medicamentos Antivirales y Preparación para Pandemias en La Jolla, California.

Ni Budge ni Chatterjee trataron a Kennedy ni tienen ningún conocimiento específico de su historial de salud.

Sin embargo, Chatterjee señaló que otra afección que RFK Jr informó sufrir (intoxicación por mercurio) tiene un fuerte vínculo con problemas neurológicos.

En la declaración, Kennedy también dijo que tenía niveles elevados de mercurio en la sangre debido a una dieta rica en atún. Redujo su consumo de pescado y se sometió a tratamiento para la afección.

Después de una carrera como abogado ambientalista, Kennedy saltó a la fama como jefe de la organización antivacunas Children’s Health Defense, anteriormente conocida como World Mercury Project.

Kennedy, de 70 años, habla con frecuencia de su buen estado salud en sus actos de campaña y ha tratado de contrastarlo con la situación de Biden, de 81 años, y Trump, de 77.

Sin embargo, ha sufrido otros problemas de salud. El año pasado, Kennedy publicó un video de él mismo sin camisa y haciendo flexiones. Es un exadicto a la heroína y contrajo hepatitis C por el uso de drogas intravenosas, y ha sufrido fibrilación auricular, un tipo de latido cardíaco anormal.

La afección lo llevó al hospital al menos cuatro veces, dijo a The New York Times, aunque dice que no ha tenido un episodio cardíaco en una década.

También tiene una voz notablemente tensa y ronca causada por la disfonía espasmódica, un trastorno que provoca espasmos involuntarios en los músculos de la laringe.

Agencia AP

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: