INTERNACIONALESNOTICIAS

Eyal Sela: “Hay una enorme hipocresía en las organizaciones internacionales”

“Para los israelíes, Iom Hashoá es un evento que representa la peor tragedia que el pueblo judío –cualquier pueblo– ha sufrido en la época moderna. Un pueblo fue aniquilado por un odio total en una forma racista y organizada. Gran parte de mi familia –toda la de mis abuelos y mis abuelas– fue aniquilada allá. Por eso el Holocausto es algo muy presente en mi vida y en mi casa. Merece que lo recordemos en cualquier momento”, dice Eyal Sela, embajador de Israel en Argentina.

Sela estuvo de visita en Córdoba para asistir al acto por el Día del Holocausto, que tuvo lugar el 6 de mayo en el Teatro del Libertador, organizado por la filial local de Daia (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas).

Antes de su retorno a Buenos Aires, dialogó con La Voz.

–Esta recordación por el Día del Holocausto no es una más. ¿Qué significado tiene para Israel y para la comunidad judía en este contexto?

–Lo que pasó en Israel el 7 de octubre de 2023 fue el ataque con la mayor cantidad de muertos desde 1945. En un solo día se aniquilaron 1.200 personas, y la brutalidad y la forma en que mataron recuerda muchas imágenes de aquel tiempo. Quemaron niños, violaron y otras atrocidades. Y todavía mantienen más de 130 rehenes. Algunos de los liberados cuentan historias de su cautiverio que nos hacen recordar cosas que vimos solamente en el Holocausto. La gran diferencia es que si bien las intenciones del Hamas van en la misma línea de los nazis, la diferencia es de capacidades. En aquel entonces el pueblo judío no tenía una forma de defensa organizada, a pesar de casos como el de los héroes del gueto de Varsovia. Vamos a hacer todo lo posible para que esto no ocurra más. Este fue el mensaje que dieron lo líderes de Israel.

–¿Cómo le parece que el mundo percibe esta fecha?

–Es una fecha en que se recuerda a aquellos que murieron, pero que no sabemos exactamente dónde murieron, ni cuándo. Pero para el judaísmo es muy importante el luto, recordar cada año. Entonces ese día se recuerda a las víctimas del Holocausto porque quizás sí sabemos que murieron en Auschwitz, por ejemplo, pero no sabemos el día que las mataron. Algunos diplomáticos lograron que la ONU estableciera esa fecha. Pero hay una hipocresía de intereses del mundo, y lo vemos también en estos días.

–¿Por qué? ¿Cambió el 7 de octubre la percepción de Israel sobre quiénes son aliados y quiénes no?

–De un lado vimos una enorme solidaridad de diferentes países del mundo, pero también una gran hipocresía de organizaciones como los movimientos de mujeres, que no reportan las violaciones contra mujeres israelíes. Muchas de esas mujeres secuestradas son líderes de movimientos propaz, propalestinas, mujeres que representan la parte más progresista de la sociedad israelí, que viven en kibutz cercanos a Gaza, que pelean por la paz con sus vecinos más que nadie. Y no dicen nada sobre eso. Muchos israelíes piensan que al mundo no le interesa que los secuestrados no reciban comida o medicamentos, y que nadie sepa cómo están. Pero después presionan a Israel por la ayuda humanitaria en Gaza. Mucha de ella fue recibida y usada por Hamas para su gente y no para la población civil. Entonces, ¿dónde están los veedores internacionales? Hay una enorme hipocresía en las organizaciones internacionales.

–¿Cuál es la respuesta oficial ante lo que está ocurriendo hoy en Gaza con la población palestina?

–Estamos intentando explicarlo a aquellos a quienes sí se puede explicar. Aquellos para quienes es sólo una justificación para lanzar campañas antisemitas y antiisraelíes y gritar “desde el río hasta el mar, Palestina será libre”, ni saben ni de qué río hablan, ni qué mar. Y desconocen que esa consigna significa que no debe haber Estado judío. Mucha gente enarbola esa bandera y aprovecha algunas imágenes que interpretan en forma parcial e incorrecta. Lo vemos en universidades en EE.UU., donde judíos tienen miedo de entrar a espacios públicos, algo que no ocurría desde el Holocausto.

–¿Cómo ve la guerra contra Hamas? ¿Hay alguna luz al final del túnel?

–Hay que tener mucho cuidado con información manipulada por Hamas: se han informado desde ataques que nunca ocurrieron por parte de Israel a hospitales, por ejemplo. Se está utilizando una forma de guerra psicológica. Los objetivos de Israel en esta guerra no han cambiado: la liberación de los rehenes de cualquier forma y el desmantelamiento de las capacidades de Hamas, y que esto no ocurra más. No queremos regresar a un cese de fuego como tuvimos el 6 de octubre. No queremos que Hamas salga con más capacidades de entrenar más terroristas y tener más misiles, porque hará otra vez un ataque tan brutal como el del 7 de octubre. Debemos asegurar que estos terroristas no estén más ahí si queremos seguir con la pacificación, con acuerdos como ocurre con Jordania, con Egipto, con Marruecos. Tenemos que asegurar que los enemigos de la paz no controlen ni gobiernen porque todos aquellos que quieran llegar a la paz no podrán hacerlo. Irán no quiere la paz, busca la desestabilización del Medio Oriente. Quiere exportar su revolución islámica y mantener sus células terroristas activas, vía Hezbollah, hutíes, milicias en Irak, entre otras.

–¿Argentina e Israel están en uno de los mejores momentos de las relaciones diplomáticas?

–Están en buen momento. Siempre hubo buenas relaciones. Argentina es un país amigo de Israel. Argentina tiene buena fama en Israel. Es sinónimo de su carne, de su cultura, de su fútbol, y mucho más. Tenemos distancia geográfica que no ayuda, pero muchos intereses de aumentar relaciones. Los puentes son la comunidad judía fuerte en Argentina y la comunidad de argentinos en Israel.

–¿Cuál es la percepción israelí del gobierno de Javier Milei, en términos geopolíticos?

–Estuve en la visita de Milei en Israel, y la gente estaba muy contenta de escuchar su mensaje de solidaridad. Que Israel tiene su derecho legítimo de autodefensa, como esgrime él, es un mensaje muy apreciado y estamos muy agradecidos por eso.

–¿Qué opina de un eventual traslado de la Embajada de Argentina a Jerusalén?

–Para nosotros, es nuestra capital. Allí están nuestro gobierno, nuestro presidente, nuestro primer ministro, el Parlamento. Queremos que todos los países lo reconozcan y pasen sus embajadas a Jerusalén. Todos los embajadores de todos los países del mundo presentan sus credenciales al presidente de Israel en Jerusalén. Ese es el mayor acto diplomático de un país. Y ninguno se ha rehusado a presentar credenciales en Jerusalén. Otro acto es trasladar una embajada. Algunos países lo hicieron y estamos muy agradecidos.

–¿Cómo evalúa la seguridad nacional en Argentina en relación con la prevención y lucha contra el terrorismo?

–Me siento muy seguro. Siempre es importante estar atentos y buscar cómo mejorar la seguridad. Ya vimos que el terrorismo busca dónde atacar según las oportunidades que visualiza. Hay una muy buena cooperación entre Israel y Argentina en este aspecto.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: