INTERNACIONALESNOTICIAS

La dolorosa búsqueda de justicia de dos padres argentinos en Kosovo

Magdalena Delmonte y Facundo Urdangaray, padres de María Clara, están en Kosovo para dar testimonio y poder elevar la causa del asesinato de su hija a juicio. “A mi hija la asesinaron”, dice desde allí la madre y agrega “Hay versiones que indican que sí hubo una pelea, que se escucharon algunos gritos. Clarita y su novio habían ido a la fiesta de casamiento del hermano de él. Su novio era muy celoso”.

Magdalena, de 51, empleada en el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad de la Provincia de Buenos Aires, recibió una “licencia excepcional” para que pudiera recorrer los tribunales de Pristina y acelerar los expedientes. “No voy a parar hasta que este sujeto se pudra en la cárcel, pedimos prisión perpetua”, dice.

En el año 2022 Clara Urdangaray emigró a Europa en búsqueda de un futuro mejor. Allí conoció a Endrit Nika un joven suizo que al poco tiempo convenció a Clara de casarse y mudarse a Berna Suiza”. Clara le había contado a su madre que Nika era mujeriego y muy celoso. Antes de viaje a Kosovo, la pareja ya había tenido varias discusiones por celos.

En julio de 2023 ambos viajaron a Pristina para participar del casamiento del hermano de Nika. Luego de la fiesta ambos volvieron durante la madrugada y unos minutos más tarde María Clara Urdangaray cayó desde un sexto piso. “Al parecer algo desató los celos de él y pasó lo que pasó” señala Magdalena.

La madre cuenta que los peritos encontraron golpes que no corresponden a los de una caída de altura. “María Clara tenía moretones en los brazos y eso indica que hubo un forcejeos. Con las evidencias la Justicia de Kosovo cambió la carátula de la causa a homicidio.

En los últimos meses la comunicación con su madre no era la misma. “Ella decía que no le pasaba nada, que estaba todo bien, pero yo la veía muy ojerosa, más delgada… La tristeza se le notaba en la cara. Y el cambio más notorio se dio en su color de pelo, pasó de rubia a morena”, cuenta la madre de Clara.

Búsqueda de justicia por María Clara Urdangaray

Los padres de María Clara se casaron hace 30 años y se separaron en el 2021. Hoy les toca volver a estar unidos luego del trágico momento que les toca vivir. » En casos como éste, las diferencias que hubo en el matrimonio quedan de lado, por supuesto. Facundo fue siempre un gran padre. Y Clarita tenía una relación maravillosa con él” dice Magdalena.

La madre relata haberse enterado de la muerte de su hija a través de una amiga de la joven. Cuenta que alguien le había pasado el recorte de la noticia de un diario de Kosovo. “Supongo que fue alguien del círculo de Nika quien pasó la noticia” afirma la madre.

Desde Kosovo, Magdalena explica que la Argentina tiene embajada en Serbia no en Kosovo. “Gracias a Cancillería nos contactamos con una ONG que se llama KLI y se ocupa de seguir el trabajo de la Justicia de Kosovo, en la Argentina, además, contamos con el apoyo de dos abogados penalistas y de una especialista en violencia de género”

Los padres cuentan como luego de unos días en Pristina pudieron contratar a Benzim Shalá, el abogado que los va a representar e informar durante el proceso judicial. “En este tiempo pudimos juntar algo de dinero, pero los costos son muy altos y no podemos estar viniendo a cada rato de la Argentina”.

“La sociedad de Kosovo no se ha deconstruido en cuanto a la violencia machista. Por eso están los que todavía plantean que entre Clarita y su novio hubo una “pelea” y no tienen en cuenta la asimetría entre el hombre y la mujer. Pero no nos vamos a rendir… Se lo prometí a mi hija.” expresa Delmonte.

Despedida dolorosa

En 2022 la joven víctima se había decidido a emigrar. Para juntar dinero había vendido el auto que le habían regalado sus padres. Sin tener decidido a que se dedicaría en el viejo continente pero con mucho entusiasmo se subió a un avión por primera vez. “La despedida en Ezeiza fue muy dolorosa”, comenta Magdalena.

La madre apoyaba a su hija en la decisión de irse a Europa. “Le dije: si no te va bien, si extrañas, te volvés”, cuenta la mujer. A los días de haber llegado a Barcelona, Clara comenzó a trabajar en un bar. “Mi hija se hacía querer rápidamente. Siempre estaba dispuesta a ayudar. No competía con otras mujeres. Y le encantaban los animales”.

En La Plata había sufrido algunos hechos de inseguridad que la motivaron a cambiar de aires. “Una vez le inhibieron la alarma del auto y le robaron las cosas que guardaba allí, además a mi también me robaron a punta de pistola en la puerta de mi casa, esto puso muy mal a Clarita” Recuerda Magdalena.

El cuerpo de María Clara regresó a la Argentina el 17 de octubre del 2023 y se la veló en Villa Elisa. Los padres señalan que la repatriación fue muy difícil, las complicaciones con la burocracia de Kosovo y el aspecto económico no fueron fáciles de superar.

Para recibir ayuda económica, Facundo el padre de Clara había pedido donaciones, pero a las pocas horas AFIP bloqueó la cuenta bancaria por “movimientos extraños” al ingresar dinero que él no podía justificar.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: