INTERNACIONALESNOTICIAS

Por qué es imposible explorar un yacimiento de petróleo en la Antártida

Según publicó el diario británico The Telegraph, Rusia encontró petróleo en la Antártida. Se trataría de la mayor reserva de la historia.

La información, revelada el fin de semana, explica que los buques de investigación rusos reportaron a Moscú el hallazgo de reservas por un total de 511.000 millones de barriles de petróleo, equivalente a 30 Vaca Muerta juntas (la formación neuquina tiene reservas por unos 16.000 millones de barriles).

El dato, dice The Telegraph, fue presentada con pruebas contundentes la semana pasada ante el Comité de Auditoría Ambiental, de la Cámara de los Comunes (EAC), del Reino Unido.

Sin embargo, ese petróleo podría seguir en el yacimiento por los siglos de los siglos. Es que está prohido cualquier tipo de exploración en la Antártida.

Qué dice el Tratado

El estatus de la Antártida es único y complejo, y puede afirmarse que no pertenece a ningún país en particular, sino que está regulada por el Tratado Antártico.

Este tratado, firmado por varios países en 1959 y en vigor desde 1961, establece que la Antártida se utiliza “exclusivamente para fines pacíficos y científicos, y prohíbe cualquier tipo de actividad militar en la región”.

Bajo este tratado, los países pueden realizar investigaciones científicas y operaciones logísticas, pero no pueden reclamar soberanía sobre ninguna parte del continente. Es un ejemplo único de cooperación internacional en la preservación de un recurso natural importante para el mundo.

Si efectivamente se descubriera petróleo en la Antártida, la situación sería complicada debido al marco legal establecido por el Tratado Antártico.

Actualmente, la explotación de recursos naturales está prohibida en la región con el objetivo de preservar su ambiente único y frágil. Sin embargo, si en el futuro se decidiera levantar esta prohibición, la explotación del petróleo probablemente requeriría un acuerdo internacional entre los países firmantes del tratado.

Esto podría implicar la creación de regulaciones específicas y la participación de empresas privadas bajo la supervisión de los países involucrados. En resumen, sería un proceso complejo que requeriría negociaciones internacionales y una cuidadosa consideración de los impactos ambientales.

Qué dice el Tratado Antártico

El Tratado Antártico fue firmado en 1959 y entró en vigor en 1961.Establece la Antártida como una reserva natural dedicada a la paz y la ciencia.Prohíbe toda actividad militar en el continente y establece la desmilitarización de la región.Fomenta la libertad de investigación científica y la cooperación internacional en investigaciones.No reconoce reclamaciones de soberanía territorial y prohíbe nuevas reclamaciones.Garantiza la libertad de acceso y tránsito para todos los países signatarios.Establece la consulta y la cooperación entre países miembros en asuntos de interés común.Crea el Comité Científico para la Investigación en la Antártida (SCAR) para coordinar la investigación científica.Establece un régimen especial para la protección del medio ambiente antártico.Fomenta la cooperación internacional para prevenir la contaminación y proteger los ecosistemas antárticos.

Cómo se define a quién pertenece un territorio en la Antártida

En la Antártida, la definición del territorio que corresponde a un país está regulada por el Tratado Antártico de 1959. Según este tratado, no se reconocen nuevas reclamaciones de soberanía territorial en la región. En su artículo IV, el tratado establece que “ninguna actividad relacionada con la presencia de personal o con operaciones en la Antártida podrá constituir una base para reclamaciones de soberanía”.

Además, el artículo VI enfatiza que el tratado no afecta, ni enaltece ni disminuye, cualquier reclamación de soberanía territorial previamente establecida.

Esto significa que las reclamaciones existentes de Argentina, Australia, Chile, Francia, Noruega, Nueva Zelanda y el Reino Unido no son reconocidas por el tratado como legítimas, pero tampoco son invalidadas.

En resumen, el Tratado Antártico establece un régimen especial que no otorga ni reconoce soberanía territorial en la Antártida.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: