NACIONALESNOTICIAS

Misiones: sigue la protesta de policías a la espera de la llegada de Gendarmería

POSADAS.- Con la tensión de un posible choque o disturbios entre efectivos de la Gendarmería Nacional y policías retirados y sus familiares, y con el apoyo de los efectivos activos, sigue creciendo en Posadas la protesta en reclamo de mejoras salariales de los uniformados.

Durante la noche llegaron a la esquina del comando Radioeléctrico policías activos y retirados y sus familiares de toda la provincia. Las calles adyacentes a la esquina de Uruguay y Félix Bogado se llenaron de autos y frente al comando se desplegaron al menos 25 patrulleros y camionetas de la Policía.

“Que venga la Gendarmería Nacional, no va a hacer nada, porque somos todos hermanos y estamos todos en la misma”, dijo un efectivo que estaba de guardia LA NACION. Consultados varios, nadie esperaba un choque ni le parecía un escenario posible.

La protesta no parece menguar. A medianoche había varias ollas populares funcionando a pleno, y una ronda donde algunos referentes hacían discursos, micrófono en mano. Más tarde, mujeres, niños y otros familiares cercanos se instalaron en carpas o directamente durmieron en los automóviles y las combis que rodean la esquina del Comando.

En este marco el gobierno provincial formó un “Comité de Crisis” y, con la anuencia del Ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich, llegarán efectivos de la Gendarmería Nacional para desalojar la calle. Sin embargo, los policías retirados siguen firmes en su postura.

“Esta vez vamos a ser más duros que en protestas anteriores”, explicó a este medio una alta fuente de la administración provincial, que considera que en otros reclamos salariales de la Policía se concedió demasiado a las demandas de los agentes, sentando un mal precedente.

“Acá hubo unos 40 efectivos activos, la mayoría suboficiales, que cometieron varios delitos y van a tener que responder por ello”, señaló el funcionario.

Una olla a presión

La protesta policial en Misiones viene precedida por una gran manifestación de gremios docentes disidentes que hace tiempo escalan su reclamo por mejoras salariales. Un grupo de unos 200 docentes casi toman la Legislatura, cuando se encontraba en plena sesión.

Hubo forcejeos con la Policía y se tiraron vallas abajo. Esos mismos efectivos que estuvieron conteniendo a los maestros este viernes se solidarizan con la protesta.

“En el caso de los docentes, fueron dos aumentos de 10 por ciento cada uno, aproximadamente, entonces es un 20% de incremento contra un 65% de inflación acumulada. A eso se suma que el año pasado nos dieron un aumento de 108% contra un 211% de inflación, perdimos ya en 2023 unos 103 puntos”, dijo a LA NACION Cristian Castro, contador y docente, y diputado provincial por el Partido Agrario y Social.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: