DEPORTESNOTICIAS

Talleres no participa, compite y lidera: las razones del 2-0 sobre Atlético Tucumán

“Talleres no participa, compite”, fue la frase que acuñó Guido Herrera, el capitán albiazul desde hace algunas semanas, cuando empezaba a construirse esta seguidilla que ayer llegó a 16 partidos sin caídas (10 victorias y seis empates), con el 2-0 sobre Atlético Tucumán, logrado con los goles de Ramón Sosa y de Bruno Barticciotto.

Entre Copa de la Liga Profesional, Liga, Copa Argentina y Libertadores. Es una racha que Talleres sólo tuvo en el torneo Nacional 1976 de la mano de Rubén “Maestro” Bravo.

A ese concepto que da vuelta en el Mundo Talleres habría que agregarle algo más. El primer equipo ya no participa sino que compite y… lidera. Es que con el triunfo ante un Kempes poblado con 45 mil personas, el equipo de Walter Ribonetto sumó seis puntos y encabeza la Liga junto con River, aunque podrían sumarse más ya que entre hoy y mañana se completará la segunda fecha.

El resumen del partido

Talleres es puntero en el torneo local -visitará a Boca, el sábado que viene a las 20 , en la Bombonera- y encabeza el Grupo B de Libertadores en su vuelta al torneo continental donde ya fue clasificado anticipado a octavos de final -el miércoles 29/5 van contra São Paulo y quiere terminar siendo el mejor-.

Además, ya pasó a 16avos de Copa Argentina, instancia en la que va a enfrentar a Colón, en principio el 6 de junio, en sede a designar y el año pasado adquirió el derecho a jugar la final de la Supercopa Internacional ante el conjunto “millonario” que dirige el cordobés Martín Demichelis.

El menú es importante, pero también son las noticias que viene ofreciendo la “T” en la cancha. Ayer, doblegó a un rival como el Atlético Tucumán de Facundo Sava que vino a jugarle de igual a igual hasta donde le diera. Lo hizo desde el poder de fuego que tiene el equipo y desde el orden que trató de mantener cuando sus sociedades habían sido limitadas por razones propios y ajenas.

Lo mismo le sucedió en el acto defensivo ante los ataques amenazantes del rival -Joaquín Pereyra, que tuvo un duelo especial con Herrera, y Renzo Tesuri fueron los más peligrosos- y los temores provocados por la tanta pérdida de pelota en el primer tiempo.

Talleres hizo pesar el promedio de dos goles por partido que tiene. En la última jugada de la etapa inicial y, en la primera, en serio, del complemento. Ofreció respuestas ofensivas, Botta se activó justo a tiempo y Sosa… supo definir. Luego el propio paraguayo apareció como un mediapunta para recibir de Marcos Portillo y habilitar a “Barti”, que anotó su primer gol en la “T”.

También dio buenas señales desde el acto defensivo ya que se mantuvo el cero entre la ineficacia de Atlético y las salvadas de Guido Herrera, el pulpo que fue Juan Portillo, la garra de Lucas Suárez y de Gastón Benavídez.

Evolución y casi despedida

Con un Talleres sin poder cumplir con los objetivos de juego propios de un conjunto de posesión, Talleres intentó salir del paso con Marcos Portillo haciéndose cargo, mientras Botta recalculaba para poder hacer jugar a Talleres. Lo que hizo en la jugada de la apertura.

Y Sosa, al que muchos y muchas apluadieran como si se tratara del último partido de local antes de una venta segura, ofreció una evolución. En el 1-0, llegó vacío y definió bárbaro, de cabeza, uno de esos goles poco comunes; luego, ganó la espalda de los volantes, donde nadie lo esperaba para combinar con Barticciotto.

El punto final es el de la competencia interna: aparecieron “el Sicario”, Suárez y Bou (pese a su lesión) como antes Marcos Portilla y Ortegoza. En eso, Talleres también necesitará ser líder si quiere seguir así.

​La Voz

​“Talleres no participa, compite”, fue la frase que acuñó Guido Herrera, el capitán albiazul desde hace algunas semanas, cuando empezaba a construirse esta seguidilla que ayer llegó a 16 partidos sin caídas (10 victorias y seis empates), con el 2-0 sobre Atlético Tucumán, logrado con los goles de Ramón Sosa y de Bruno Barticciotto.Entre Copa de la Liga Profesional, Liga, Copa Argentina y Libertadores. Es una racha que Talleres sólo tuvo en el torneo Nacional 1976 de la mano de Rubén “Maestro” Bravo.A ese concepto que da vuelta en el Mundo Talleres habría que agregarle algo más. El primer equipo ya no participa sino que compite y… lidera. Es que con el triunfo ante un Kempes poblado con 45 mil personas, el equipo de Walter Ribonetto sumó seis puntos y encabeza la Liga junto con River, aunque podrían sumarse más ya que entre hoy y mañana se completará la segunda fecha.El resumen del partidoTalleres es puntero en el torneo local -visitará a Boca, el sábado que viene a las 20 , en la Bombonera- y encabeza el Grupo B de Libertadores en su vuelta al torneo continental donde ya fue clasificado anticipado a octavos de final -el miércoles 29/5 van contra São Paulo y quiere terminar siendo el mejor-. Además, ya pasó a 16avos de Copa Argentina, instancia en la que va a enfrentar a Colón, en principio el 6 de junio, en sede a designar y el año pasado adquirió el derecho a jugar la final de la Supercopa Internacional ante el conjunto “millonario” que dirige el cordobés Martín Demichelis.El menú es importante, pero también son las noticias que viene ofreciendo la “T” en la cancha. Ayer, doblegó a un rival como el Atlético Tucumán de Facundo Sava que vino a jugarle de igual a igual hasta donde le diera. Lo hizo desde el poder de fuego que tiene el equipo y desde el orden que trató de mantener cuando sus sociedades habían sido limitadas por razones propios y ajenas. Lo mismo le sucedió en el acto defensivo ante los ataques amenazantes del rival -Joaquín Pereyra, que tuvo un duelo especial con Herrera, y Renzo Tesuri fueron los más peligrosos- y los temores provocados por la tanta pérdida de pelota en el primer tiempo.Talleres hizo pesar el promedio de dos goles por partido que tiene. En la última jugada de la etapa inicial y, en la primera, en serio, del complemento. Ofreció respuestas ofensivas, Botta se activó justo a tiempo y Sosa… supo definir. Luego el propio paraguayo apareció como un mediapunta para recibir de Marcos Portillo y habilitar a “Barti”, que anotó su primer gol en la “T”. También dio buenas señales desde el acto defensivo ya que se mantuvo el cero entre la ineficacia de Atlético y las salvadas de Guido Herrera, el pulpo que fue Juan Portillo, la garra de Lucas Suárez y de Gastón Benavídez. Evolución y casi despedidaCon un Talleres sin poder cumplir con los objetivos de juego propios de un conjunto de posesión, Talleres intentó salir del paso con Marcos Portillo haciéndose cargo, mientras Botta recalculaba para poder hacer jugar a Talleres. Lo que hizo en la jugada de la apertura.Y Sosa, al que muchos y muchas apluadieran como si se tratara del último partido de local antes de una venta segura, ofreció una evolución. En el 1-0, llegó vacío y definió bárbaro, de cabeza, uno de esos goles poco comunes; luego, ganó la espalda de los volantes, donde nadie lo esperaba para combinar con Barticciotto. El punto final es el de la competencia interna: aparecieron “el Sicario”, Suárez y Bou (pese a su lesión) como antes Marcos Portilla y Ortegoza. En eso, Talleres también necesitará ser líder si quiere seguir así. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: