DEPORTESNOTICIAS

Facundo Egea, el DT cordobés campeón con el sub 15 de Al Ain de Emiratos Árabes

Se le dio a Facundo Egea, el cordobés, de 26 años, que apenas recibido de administrador de empresas, dejó todo por su pasión como DT y así llegó, desde Atalaya, a Al Ain FC de Emiratos Árabes, para conducir al sub 15 hacia el título de Liga.

El resultado definitivo se dio el domingo pasado con el 9 a 0 a All Taawon, pero el título pudo haberse anticipado un poco más, de no ser por las lluvias que azotaron a la región y algunos resultados que no se dieron. Después, de ese paréntesis, llegó la consagración de los pibes.

¿La campaña? 28 jugados, con 24 ganados, 3 empates y 1 derrota. Llegó a una racha de 21 partidos ganados al hilo hasta su única caída.

La ceremonia de coronación se hará el próximo fin de semana, en ocasión del partido ante Al Rams.

Egea se recibió en la Academia de técnicos de César Luis Menotti, tuvo su propia escuelita de fútbol hasta que el director deportivo del club de la Liga Cordobesa, Piero Foglia, le propuso ir a Al Ain FC, el poderoso club de Emiratos Árabes, finalista de la Champions de Asia, cuyo primer equipo es dirigido por Hernán Crespo. El club cordobés trabó relación con el club árabe tras ser invitado a un torneo sub 16 en 2018.

La respuesta debía ser rápido y Egea no dudó. Hizo las valijas y se fue detrás de la oportunidad y de su sueño de poder dirigir.

“Es un momento importante. Esperemos que se nos dé”, le dijo Egea, a La Voz, el mes pasado, antes de profundizar sobre la vida que lleva tan lejos de Córdoba, pero muy cerca de donde empezaron a concretarse sus sueños.

Y se le dio.

Su historia

El cordobés se había recibido se había recibido de administrador de empresa, pero eso no lo llenaba. El fútbol era su pasión. Ya estaba grande para ser jugador, pero era muy joven para hacerlo como DT. Largó con su escuelita en Atalaya cuyo director deportivo Piero Foglia le avisó de la posibilidad de ir a dirigir juveniles en Emiratos Árabes.

Su vida cambió su vida directamente.

“La verdad es que se dio todo muy rápido. Estaba muy bien en Córdoba trabajando en Atalaya. Tenía mi propia escuela de futbol y otros trabajos así que no tenía en mente realizar ningún cambio brusco en vida. De repente, me llamó Piero Foglia, director deportivo del club. Me comentó de esta posibilidad de ir a Al Ain FC y textualmente me dijo: “Me tenés que decir ya, si querés ir”. La verdad que pensé que él estaba siendo exagerado, pero no. En ese preciso momento, tenía que decir que sí o que no. Se me cruzaron un millón de pensamientos en un segundo, pero sentí que era la oportunidad de dar el salto y de crecer, así que no dude mucho y dije que sí. Luego con el paso de las jornadas, fui avanzado con los papeles y tan solo 20 días después, me estaba subiendo a un avión para Emiratos Árabes Unidos”, supo contar a este diario en la previa a la consagración.

–¿Cómo es tu vida ahora?

–Fue muy difícil irme de Córdoba. Soy muy arraigado a mi familia, a mis amigos y fue difícil dejar todo. Sumado a esto, tuve un gran choque cultural donde al principio todo parecía extraño, pero por suerte con el paso de tiempo me fui acostumbrando y hoy ya me siento muy cómodo. Actualmente, vivo en Al Ain que es una ciudad chica y tranquila, así que estoy enfocado 100% en mi trabajo. Los días libres, podemos disfrutar de Dubai y Abu Dhabi (dos grandes ciudades del Medio Oriente) que están a solamente 1 hora y 30 minutos.

–¿Por qué tan joven y cómo te vinculaste a Atalaya?

–Mi vínculo con Atalaya arrancó por medio de Marcelo Margonari, coordinador promocionales del club, que me vio trabajando en su escuelita. Le gusto mi perfil y me sumó a su bloque. Desde ese momento, fui formando mis primeras herramientas en las inferiores de la Liga Cordobesa de Futbol (LCF) y creciendo dentro de la estructura del club. Personalmente, creo que hay muchos factores de por qué se me dio a esta edad, pero sin lugar a dudas las dos principales razones es que convertí mi pasión en mi trabajo y que cada oportunidad que se me aproximo la aproveche al máximo, siempre con altísimo grado de compromiso, esfuerzo y responsabilidad.

​La Voz

​Se le dio a Facundo Egea, el cordobés, de 26 años, que apenas recibido de administrador de empresas, dejó todo por su pasión como DT y así llegó, desde Atalaya, a Al Ain FC de Emiratos Árabes, para conducir al sub 15 hacia el título de Liga. El resultado definitivo se dio el domingo pasado con el 9 a 0 a All Taawon, pero el título pudo haberse anticipado un poco más, de no ser por las lluvias que azotaron a la región y algunos resultados que no se dieron. Después, de ese paréntesis, llegó la consagración de los pibes.¿La campaña? 28 jugados, con 24 ganados, 3 empates y 1 derrota. Llegó a una racha de 21 partidos ganados al hilo hasta su única caída.La ceremonia de coronación se hará el próximo fin de semana, en ocasión del partido ante Al Rams. Egea se recibió en la Academia de técnicos de César Luis Menotti, tuvo su propia escuelita de fútbol hasta que el director deportivo del club de la Liga Cordobesa, Piero Foglia, le propuso ir a Al Ain FC, el poderoso club de Emiratos Árabes, finalista de la Champions de Asia, cuyo primer equipo es dirigido por Hernán Crespo. El club cordobés trabó relación con el club árabe tras ser invitado a un torneo sub 16 en 2018.La respuesta debía ser rápido y Egea no dudó. Hizo las valijas y se fue detrás de la oportunidad y de su sueño de poder dirigir.“Es un momento importante. Esperemos que se nos dé”, le dijo Egea, a La Voz, el mes pasado, antes de profundizar sobre la vida que lleva tan lejos de Córdoba, pero muy cerca de donde empezaron a concretarse sus sueños.Y se le dio. Su historiaEl cordobés se había recibido se había recibido de administrador de empresa, pero eso no lo llenaba. El fútbol era su pasión. Ya estaba grande para ser jugador, pero era muy joven para hacerlo como DT. Largó con su escuelita en Atalaya cuyo director deportivo Piero Foglia le avisó de la posibilidad de ir a dirigir juveniles en Emiratos Árabes. Su vida cambió su vida directamente.“La verdad es que se dio todo muy rápido. Estaba muy bien en Córdoba trabajando en Atalaya. Tenía mi propia escuela de futbol y otros trabajos así que no tenía en mente realizar ningún cambio brusco en vida. De repente, me llamó Piero Foglia, director deportivo del club. Me comentó de esta posibilidad de ir a Al Ain FC y textualmente me dijo: “Me tenés que decir ya, si querés ir”. La verdad que pensé que él estaba siendo exagerado, pero no. En ese preciso momento, tenía que decir que sí o que no. Se me cruzaron un millón de pensamientos en un segundo, pero sentí que era la oportunidad de dar el salto y de crecer, así que no dude mucho y dije que sí. Luego con el paso de las jornadas, fui avanzado con los papeles y tan solo 20 días después, me estaba subiendo a un avión para Emiratos Árabes Unidos”, supo contar a este diario en la previa a la consagración. –¿Cómo es tu vida ahora?–Fue muy difícil irme de Córdoba. Soy muy arraigado a mi familia, a mis amigos y fue difícil dejar todo. Sumado a esto, tuve un gran choque cultural donde al principio todo parecía extraño, pero por suerte con el paso de tiempo me fui acostumbrando y hoy ya me siento muy cómodo. Actualmente, vivo en Al Ain que es una ciudad chica y tranquila, así que estoy enfocado 100% en mi trabajo. Los días libres, podemos disfrutar de Dubai y Abu Dhabi (dos grandes ciudades del Medio Oriente) que están a solamente 1 hora y 30 minutos.–¿Por qué tan joven y cómo te vinculaste a Atalaya?–Mi vínculo con Atalaya arrancó por medio de Marcelo Margonari, coordinador promocionales del club, que me vio trabajando en su escuelita. Le gusto mi perfil y me sumó a su bloque. Desde ese momento, fui formando mis primeras herramientas en las inferiores de la Liga Cordobesa de Futbol (LCF) y creciendo dentro de la estructura del club. Personalmente, creo que hay muchos factores de por qué se me dio a esta edad, pero sin lugar a dudas las dos principales razones es que convertí mi pasión en mi trabajo y que cada oportunidad que se me aproximo la aproveche al máximo, siempre con altísimo grado de compromiso, esfuerzo y responsabilidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: