DEPORTESNOTICIAS

“Papu” Gómez, la chance de que le reduzcan la sanción y el problema del pasado que pudo arreglar

Alejandro Gómez se encuentra desde hace varios meses fuera de las canchas, transitando una sanción de dos años por doping positivo, mientras era jugador del Monza. El enganche de 36 años dio positivo luego, según lo que expresó, de consumir un jarabe para la tos de uno de sus hijos, que contenía sustancias no permitidas.

En una entrevista al diario AS, “Papu” contó cómo vive sus días alejado de la redonda. La cuidad que eligió para vivir en este lapso es justamente donde se vio la mejor versión de su juego.

“Todo bien. Viviendo en Bérgamo. Tras firmar por el Monza, lo más fácil era venir a vivir acá, que está a 40 kilómetros. Conocemos Bérgamo. Estuvimos siete años y se podía ir conduciendo a Monza. Después de la suspensión, hago una vida tranquila y estoy disfrutando de otras cosas que quizá antes no podía”, confesó.

En cuanto a su caso, el futbolista apuesta a que la sanción pueda ser reducida para volver a jugar el próximo semestre. Además, se mostró cercano al pádel, donde hace poco ganó un torneo junto a su esposa.

“Seguimos apelando con los abogados y tratando de que bajen la pena. La sanción fue de dos años y estamos viendo si se puede hacer algo para que se rebaje. Lo vivo con paciencia, esperando a que haya noticias positivas. Ojalá que sea este mes o el que viene cuando haya novedades. A ver si me reducen la pena y puedo volver a jugar. Mientras, estoy dándole mucho al pádel. Hay un grupo de argentinos y juego con ellos torneos: Denis, Cambiasso,” confesó.

Además, Gómez sostuvo que pudo resolver uno de los problemas de su pasado, y es el cruce con el entrenador del Atalanta, Gasperini, con quien terminó mal un gran ciclo en el club.

“Me agarró en una etapa estupenda, de los 26 a los 33 años, que es la mejor época para un jugador. Me encontré con un técnico extraordinario como Gasperini. Me cambió la mentalidad y la manera de ver el juego”, contó sobre su paso en el Atalanta.

“Nos encontramos hace unos días, estuvimos comiendo, después de aquello que me pasó cuando me fui a Sevilla. Lo pasamos muy bien. Fueron horas interesantes. Lo sucedido es agua pasada. Lo solucionamos. Somos dos personas que vivimos cinco años juntos, quizá los mejores de la historia del club, y no merecíamos terminar así. Mejor arreglar los problemas. La vida sigue”, dijo, y elogió al DT.

“Gasperini tiene la escuela -él siempre lo dice- del Ajax, de Cruyff, de Guardiola… Practica un fútbol muy ofensivo, presionando, con la línea defensiva arriba y tres centrales. Aquello me potenció a mi y a otros jugadores. Lleva 8 años y está haciendo un trabajo extraordinario. Le han dado las llaves del club para que trabaje con tranquilidad. Cada año se reinventa. Venden jugadores, llegan otros, y él siempre les saca jugó eso”, expresó.

​La Voz

​Alejandro Gómez se encuentra desde hace varios meses fuera de las canchas, transitando una sanción de dos años por doping positivo, mientras era jugador del Monza. El enganche de 36 años dio positivo luego, según lo que expresó, de consumir un jarabe para la tos de uno de sus hijos, que contenía sustancias no permitidas.En una entrevista al diario AS, “Papu” contó cómo vive sus días alejado de la redonda. La cuidad que eligió para vivir en este lapso es justamente donde se vio la mejor versión de su juego.“Todo bien. Viviendo en Bérgamo. Tras firmar por el Monza, lo más fácil era venir a vivir acá, que está a 40 kilómetros. Conocemos Bérgamo. Estuvimos siete años y se podía ir conduciendo a Monza. Después de la suspensión, hago una vida tranquila y estoy disfrutando de otras cosas que quizá antes no podía”, confesó.En cuanto a su caso, el futbolista apuesta a que la sanción pueda ser reducida para volver a jugar el próximo semestre. Además, se mostró cercano al pádel, donde hace poco ganó un torneo junto a su esposa.“Seguimos apelando con los abogados y tratando de que bajen la pena. La sanción fue de dos años y estamos viendo si se puede hacer algo para que se rebaje. Lo vivo con paciencia, esperando a que haya noticias positivas. Ojalá que sea este mes o el que viene cuando haya novedades. A ver si me reducen la pena y puedo volver a jugar. Mientras, estoy dándole mucho al pádel. Hay un grupo de argentinos y juego con ellos torneos: Denis, Cambiasso,” confesó.Además, Gómez sostuvo que pudo resolver uno de los problemas de su pasado, y es el cruce con el entrenador del Atalanta, Gasperini, con quien terminó mal un gran ciclo en el club.“Me agarró en una etapa estupenda, de los 26 a los 33 años, que es la mejor época para un jugador. Me encontré con un técnico extraordinario como Gasperini. Me cambió la mentalidad y la manera de ver el juego”, contó sobre su paso en el Atalanta.“Nos encontramos hace unos días, estuvimos comiendo, después de aquello que me pasó cuando me fui a Sevilla. Lo pasamos muy bien. Fueron horas interesantes. Lo sucedido es agua pasada. Lo solucionamos. Somos dos personas que vivimos cinco años juntos, quizá los mejores de la historia del club, y no merecíamos terminar así. Mejor arreglar los problemas. La vida sigue”, dijo, y elogió al DT.“Gasperini tiene la escuela -él siempre lo dice- del Ajax, de Cruyff, de Guardiola… Practica un fútbol muy ofensivo, presionando, con la línea defensiva arriba y tres centrales. Aquello me potenció a mi y a otros jugadores. Lleva 8 años y está haciendo un trabajo extraordinario. Le han dado las llaves del club para que trabaje con tranquilidad. Cada año se reinventa. Venden jugadores, llegan otros, y él siempre les saca jugó eso”, expresó. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: