DEPORTESNOTICIAS

Imanol Segovia y su historia de resiliencia: de casi dejar el fútbol por una lesión a jugar en Primera

Hay un jugador de Talleres que llegó en agosto del año pasado como refuerzo y que aún no había podido debutar en la primera albiazul. Se trata del misionero Imanol Segovia, el ex zaguero central de Racing Club y Elche, quien el pasado domingo ingresó en los últimos minutos del triunfo del equipo de Walter Ribonetto contra Atlético Tucumán, en el Kempes.

Segovia no venía de pasarla bien: llegó a la “T” restableciéndose de una grave lesión de rodilla que sufrió en el equipo español y que le demandó 9 meses de recuperación de los cuales los últimos tres los cumplió en Talleres.

Estaba jugando en la reserva que conduce Adrián Dezotti, a la que “Tino” venía de dirigir antes de asumir al frente del plantel profesional albiazul y en la que condujo al defensor nacido en Misiones en algunos partidos.

A raíz de la serie de lesiones que tuvieron los principales centrales del plantel –Matías Catalán, Juan Gabriel Rodríguez y Kevin Mantilla- el DT apostó por el juvenil quien, finalmente pudo plasmar frente al Decano su anhelo de debutar en la “T”.

En una charla con La Voz Deportes, Imanol, de 23 años, 1,93 metro de altura e hincha de Guaraní Antonio Franco de Posadas, comentó su alegría por volver a jugar en primera, relató todo lo que tuvo que pasar en estos meses y expresó, enfáticamente, su agradecimiento al entrenador albiazul por tenerlo en cuenta.

-Es de imaginar la alegría que sentís por haber debutado en la primera del equipo.

-Sí, la verdad… estoy muy contento. Antes de que se dé el debut pasaron un montón de cosas que me complicaron, como la lesión en el Elche, así que estoy aprovechando el momento.

-¿Cómo fue ese trance?

-Llegué al Elche B a mitad de 2022. Tarde casi dos meses en llegar por cuestiones administrativas, pero pude jugar cinco partidos. Y tras el receso de vacaciones, en el primer partido del torneo, a raíz de un rodillazo que recibí al costado de la pierna derecha, sufrí la rotura de ligamento cruzado y meniscos de la rodilla derecha.

-Y después se vino el calvario…

-Sí… a principios de febrero me operé. Yo estaba a préstamo desde Racing hasta mitad del año pasado y tenía que volvería que volver al club, así que hice tuve que hacer parte de la recuperación en España y en Argentina. Fueron seis hasta que Talleres se ofreció a terminar con la rehabilitación, a darme minutos en reserva y que volviera a agarrar confianza para volver a jugar. Así que ahí nomás vine para Córdoba.

-¿Cómo se dio tu llegada a Talleres?

-En su momento habían preguntado desde el área de scouting por mi situación. Y a la semana de lesionarme se contactaron con mi representante para ver cómo se había dado todo y los resultados de la operación. La verdad es que cuando volví a Racing tenía en la cabeza esperar seis meses más y ver qué pasaría. La tenía bastante complicada, me ponía a pensar en los peores escenarios. En esas situaciones es difícil que un club se fije en uno. Y Talleres lo hizo. Por eso le estoy muy agradecido.

Surgido en las inferiores de Racing, Segovia debutó en la Academia por Copa Libertadores en el estadio Morumbí ante San Pablo, con triunfo por 1-0 en 2021.

-¿Qué te llevó a no quedarte en Racing?

-Cuando volví estaba Fernando Gago como técnico. Me mandaron a entrenar al predio Tita (Matiussi) con la reserva y los jugadores del plantel profesional que no eran tenidos en cuenta. No me dijeron que no ni sí, que evaluarían mi stuación una vez recuperado. No tenía nada asegurado y por suerte apareció la propuesta de Talleres.

-Ya habías debutado en primera en ese club.

-Sí, ya había jugado en 2021, sumando algunos minutos con Sebastián Becaccece. Después agarró (Juan) Pizzi y ahi pude jugar más. Estuve dos años y he compartido con varios jugadores del plantel actual, de los que más años llevan en el club, como Sigali, Arias, Pillud…

-En la reserva de la “T” alcanzaste a jugar al mando de “Tino”?

-Sí, sí.. jugué los últimos 4 partidos del año pasado, en octubre y noviembre. Me costó volver después de tantos meses sin jugar. Pero este año me convocó para entrenar con el planteo profesional. Tuve varias convocatorias antes, pero siempre en el banco. Y ahora con las lesiones que lastimosamente tuvieron los centrales, se me dio esta oportunidad que tanto esperaba. Uno siempre está a la expectativa y estaba preparado para cuando llegar.

-¿Qué sentiste cuando Ribonetto te llamó para que entraras por Lucas Suárez sobre el final del partido contra Atlético’

-Me dieron un montón de sensaciones, ese cosquilleo, adrenalina, nerviosismo, un montón de cosas juntas… tanto que lo pensás después y en ese momento pasa todo muy rápido. No da tiempo para pensar, para caer de todo lo que había pasado antes para poder estar ahí. Sentí una gran alegría por poder volver a jugar en primera.

-¿Qué jugadores del plantel te aconsejaron más?

-Hablo bastantes con todos, pero más con Guido (Herrera), con Juan Rodríguez con quien tenemos el mismo representante (Ignacio Vilariño). Este plantel es muy sano, muy humano… te podés sentar a hablar con cualquiera y eso está muy bueno. Tienen mucha humildad para aconsejarte y ayudarte.

-¿Cuáles son tus fuertes futbolísticos?

-Mis fuertes son el físico, el juego aéreo, creo que tengo un buen primer pase y trato de ser fuerte en la marca. Tengo buena salida jugando desde atrás.n En la reserva hice dupla con Sheyko Studer, él estaba de primer central y yo de segundo central.

-¿En qué aspectos de tu juego te potenció “Tino”?

-El fue central y me aconseja por su experiencia. Tiene mucho vestuario Está en todos los detalles, en las estadísticas, en los números. Es un gran técnico. Cuando estaba en la reserva nos exigía mucho. Labura muy bien, trabaja en la persona del jugador en el día a día. Se acercar al jugador, es alguien con el que se puede tratar, se puede hablar. Espero que le siga yendo bien como hasta ahora. Se lo merece por la forma que labura y por todo su equipo.

-¿Hasta cuándo tenés contrato en Talleres?

– Estoy prestado hasta diciembre de este año. A mí me gustaria seguir en Talleres, devolverle al club lo que me dio fijándose en mí cuando estaba lesionado. Es un club de primer nivel, no tiene nada que envidiarle a nadie y tiene un predio de lujo, en el que todos trabajan para ayudar al jugador. Yo estoy muy cómodo pero todavía no se ha hablado del tema. Así que tranquilo, ya veremos. Hoy me conformo por ser parte de este proceso, de este grupo. Quiero sumar desde el lugar que me toque. Mi sueño es poder vivir de fútbol. Esto es que es lo que me gusta y Talleres hoy me lo está permitiendo.

​La Voz

​Hay un jugador de Talleres que llegó en agosto del año pasado como refuerzo y que aún no había podido debutar en la primera albiazul. Se trata del misionero Imanol Segovia, el ex zaguero central de Racing Club y Elche, quien el pasado domingo ingresó en los últimos minutos del triunfo del equipo de Walter Ribonetto contra Atlético Tucumán, en el Kempes.Segovia no venía de pasarla bien: llegó a la “T” restableciéndose de una grave lesión de rodilla que sufrió en el equipo español y que le demandó 9 meses de recuperación de los cuales los últimos tres los cumplió en Talleres.Estaba jugando en la reserva que conduce Adrián Dezotti, a la que “Tino” venía de dirigir antes de asumir al frente del plantel profesional albiazul y en la que condujo al defensor nacido en Misiones en algunos partidos.A raíz de la serie de lesiones que tuvieron los principales centrales del plantel –Matías Catalán, Juan Gabriel Rodríguez y Kevin Mantilla- el DT apostó por el juvenil quien, finalmente pudo plasmar frente al Decano su anhelo de debutar en la “T”.En una charla con La Voz Deportes, Imanol, de 23 años, 1,93 metro de altura e hincha de Guaraní Antonio Franco de Posadas, comentó su alegría por volver a jugar en primera, relató todo lo que tuvo que pasar en estos meses y expresó, enfáticamente, su agradecimiento al entrenador albiazul por tenerlo en cuenta.-Es de imaginar la alegría que sentís por haber debutado en la primera del equipo.-Sí, la verdad… estoy muy contento. Antes de que se dé el debut pasaron un montón de cosas que me complicaron, como la lesión en el Elche, así que estoy aprovechando el momento.-¿Cómo fue ese trance?-Llegué al Elche B a mitad de 2022. Tarde casi dos meses en llegar por cuestiones administrativas, pero pude jugar cinco partidos. Y tras el receso de vacaciones, en el primer partido del torneo, a raíz de un rodillazo que recibí al costado de la pierna derecha, sufrí la rotura de ligamento cruzado y meniscos de la rodilla derecha.-Y después se vino el calvario…-Sí… a principios de febrero me operé. Yo estaba a préstamo desde Racing hasta mitad del año pasado y tenía que volvería que volver al club, así que hice tuve que hacer parte de la recuperación en España y en Argentina. Fueron seis hasta que Talleres se ofreció a terminar con la rehabilitación, a darme minutos en reserva y que volviera a agarrar confianza para volver a jugar. Así que ahí nomás vine para Córdoba.-¿Cómo se dio tu llegada a Talleres?-En su momento habían preguntado desde el área de scouting por mi situación. Y a la semana de lesionarme se contactaron con mi representante para ver cómo se había dado todo y los resultados de la operación. La verdad es que cuando volví a Racing tenía en la cabeza esperar seis meses más y ver qué pasaría. La tenía bastante complicada, me ponía a pensar en los peores escenarios. En esas situaciones es difícil que un club se fije en uno. Y Talleres lo hizo. Por eso le estoy muy agradecido.Surgido en las inferiores de Racing, Segovia debutó en la Academia por Copa Libertadores en el estadio Morumbí ante San Pablo, con triunfo por 1-0 en 2021.-¿Qué te llevó a no quedarte en Racing?-Cuando volví estaba Fernando Gago como técnico. Me mandaron a entrenar al predio Tita (Matiussi) con la reserva y los jugadores del plantel profesional que no eran tenidos en cuenta. No me dijeron que no ni sí, que evaluarían mi stuación una vez recuperado. No tenía nada asegurado y por suerte apareció la propuesta de Talleres.-Ya habías debutado en primera en ese club.-Sí, ya había jugado en 2021, sumando algunos minutos con Sebastián Becaccece. Después agarró (Juan) Pizzi y ahi pude jugar más. Estuve dos años y he compartido con varios jugadores del plantel actual, de los que más años llevan en el club, como Sigali, Arias, Pillud…-En la reserva de la “T” alcanzaste a jugar al mando de “Tino”?-Sí, sí.. jugué los últimos 4 partidos del año pasado, en octubre y noviembre. Me costó volver después de tantos meses sin jugar. Pero este año me convocó para entrenar con el planteo profesional. Tuve varias convocatorias antes, pero siempre en el banco. Y ahora con las lesiones que lastimosamente tuvieron los centrales, se me dio esta oportunidad que tanto esperaba. Uno siempre está a la expectativa y estaba preparado para cuando llegar.-¿Qué sentiste cuando Ribonetto te llamó para que entraras por Lucas Suárez sobre el final del partido contra Atlético’-Me dieron un montón de sensaciones, ese cosquilleo, adrenalina, nerviosismo, un montón de cosas juntas… tanto que lo pensás después y en ese momento pasa todo muy rápido. No da tiempo para pensar, para caer de todo lo que había pasado antes para poder estar ahí. Sentí una gran alegría por poder volver a jugar en primera.-¿Qué jugadores del plantel te aconsejaron más?-Hablo bastantes con todos, pero más con Guido (Herrera), con Juan Rodríguez con quien tenemos el mismo representante (Ignacio Vilariño). Este plantel es muy sano, muy humano… te podés sentar a hablar con cualquiera y eso está muy bueno. Tienen mucha humildad para aconsejarte y ayudarte.-¿Cuáles son tus fuertes futbolísticos?-Mis fuertes son el físico, el juego aéreo, creo que tengo un buen primer pase y trato de ser fuerte en la marca. Tengo buena salida jugando desde atrás.n En la reserva hice dupla con Sheyko Studer, él estaba de primer central y yo de segundo central.-¿En qué aspectos de tu juego te potenció “Tino”?-El fue central y me aconseja por su experiencia. Tiene mucho vestuario Está en todos los detalles, en las estadísticas, en los números. Es un gran técnico. Cuando estaba en la reserva nos exigía mucho. Labura muy bien, trabaja en la persona del jugador en el día a día. Se acercar al jugador, es alguien con el que se puede tratar, se puede hablar. Espero que le siga yendo bien como hasta ahora. Se lo merece por la forma que labura y por todo su equipo.-¿Hasta cuándo tenés contrato en Talleres?- Estoy prestado hasta diciembre de este año. A mí me gustaria seguir en Talleres, devolverle al club lo que me dio fijándose en mí cuando estaba lesionado. Es un club de primer nivel, no tiene nada que envidiarle a nadie y tiene un predio de lujo, en el que todos trabajan para ayudar al jugador. Yo estoy muy cómodo pero todavía no se ha hablado del tema. Así que tranquilo, ya veremos. Hoy me conformo por ser parte de este proceso, de este grupo. Quiero sumar desde el lugar que me toque. Mi sueño es poder vivir de fútbol. Esto es que es lo que me gusta y Talleres hoy me lo está permitiendo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: