NACIONALESNOTICIAS

Ted Sarandos, CEO de Netflix, aseguró que Barbie hubiera funcionado igual de bien en la plataforma streaming

Desde que comenzó la era de las plataformas streaming, Netflix siempre gozó de un lugar de privilegio entre los espectadores. La casa de populares series como Stranger Things o El juego del calamar es la favorita de millones de televidentes alrededor del mundo. Por ese motivo es que el CEO de dicha compañía, Ted Sarandos, analiza con extrema minuciosidad cualquier cambio de política en lo referido al contenido que ofrece ese servicio.

En una reciente entrevista, Sarandos habló sobre posibles incorporaciones a Netflix, y por qué para él, el tamaño de la pantalla no importa cuando se trata de una buena película.

En el marco de una nota con The New York Times, Sarandos aseguró que títulos como Barbie u Oppenheimer hubieran tenido una performance tan rendidora en Netflix, como la que tuvieron en salas de cine. “Ambas películas serían perfectas para Netflix”, aseguró el CEO, y añadió: “No creo que haya una razón para pensar que un largometraje pueda o no funcionar en Netflix. No hay motivo para creer que una película pueda ser mejor según el tamaño de la pantalla. Mi hijo es editor, y él miró Lawrence de Arabia en su celular”.

Con respecto a la posibilidad de incorporar contenido noticioso, Sarandos aseguró: “Nosotros no haríamos noticieros o esa clase de material, porque creo que hay otros medios abocados a ese tema. La gente no nos busca a nosotros para eso”.

En otro tramo de la charla, el empresario se refirió a uno de los últimos éxitos de su catálogo, la miniserie Bebé reno. “Hubo un momento en el que algo como Bebé reno jamás hubiera sido visto en Estados Unidos. Pero como fue muy vista en el Reino Unido, a partir del método Netflix, esa popularidad fue registrada por el algoritmo y comenzó a tener más y más presencia, porque cuando un producto se hace tan grande en un país, es probable que haya una gran cantidad de audiencia posible en otros lugares del mundo. Y así es como se convierte en un hit en todo el planeta”.

Por último, y con respecto a los éxitos globales de la plataforma, Sarandos concluyó: “No tenés que adaptar tu historia a la lógica de Estados Unidos para que funcione. Si tu serie o película funciona en tu país, es porque debe ser muy auténtica. Y creo que los televidentes del mundo lo que buscan es esa autenticidad”.

La verdadera Martha, de Bebé Reno

En medio del furor producido por la serie Bebé Reno, que rompe récords de reproducción en Netflix, una de las protagonistas reales de la historia se vio envuelta en una gran polémica en los últimos días. Se trata de Fiona Harvey, la mujer que inspiró el personaje de Martha en la producción, quien brindó una entrevista a un reconocido medio de comunicación y luego se quejó por el dinero que le pagaron.

Todo ocurrió en los últimos días, cuando la mujer oriunda de Fyvie, Aberdeenshire, Escocia, se presentó en el programa británico Piers Morgan Uncensored, que es conducido por ese periodista y se transmite a través de YouTube. Ese fue el escenario elegido por Harvey para romper el silencio frente a las pantallas y dar su propia versión de los estremecedores hechos relatados en el guion de la serie.

Por brindar la extensa entrevista, de más de 50 minutos de duración, la protagonista en cuestión recibió el pago de nada menos que 250 libras esterlinas, lo que equivale a unos 313 dólares estadounidenses. Sin embargo, Fiona, de 58 años, consideró que se trató de una cifra insuficiente, si se tiene en cuenta las ganancias que el programa y la producción tuvieron con su testimonio. “Me ofrecieron £250 y pregunté si eso era lo que pagaban a todos y, de ser así, quería ver documentación al respecto. Esa documentación no ha sido proporcionada. No he firmado un contrato para la entrevista y buscaré mucho más que unos miserables £250″, señaló en diálogo con el periódico escocés The Daily Record.

Más adelante, Fiona Harvey aprovechó la oportunidad para ir contra el propio entrevistador. “Leí un fragmento en línea de que Piers se sentía muy mal por mí, pero él no siente pena por nadie. Su personal estaba siendo muy amable y diciendo que todo estaba bien, pero cuando fui a conocerlo apenas pudo mirarme. Todo fue una gran actuación. Ni siquiera se despidió y solo se tomó la fotografía conmigo porque la necesitaba para la publicidad”, disparó la mujer.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: