NACIONALESNOTICIAS

Con pelo corto y barba. El radical cambio de look que hizo el asesino del peluquero durante sus 70 días prófugo

En los 70 días que estuvo prófugo desde que asesinó a sangre fría a Germán Gabriel Medina, un compañero de trabajo con el que no tenía una buena relación, Luis Abel Guzmán tuvo una metamorfosis. A la par de pasar a ser un colorista, a un asesino prófugo, el físico y el look del hombre de 43 años tuvo un cambio radical.

El día del crimen, Guzmán había sorprendido a sus compañeros de trabajo al raparse la frondosa cabellera negra. Incluso, ante la consulta de la cajera de un supermercado del que era habitué, el ahora detenido le había dicho: “Hoy mato a alguien”.

En poco más de dos meses, Guzmán había vuelto a cambiar. La fotografía difundida por los investigadores después de su detención lo muestran con una tupida barba y el cabello corto, como si se lo hubiese rapado días atrás. Además, tenía una contextura física más robusta que la que se observa la noche del crimen en la peluquería de Recoleta.

Los vecinos de la zona, en declaración a la prensa, aseguraron que no lo habían visto en los días previos y que no lo reconocieron por el cambio físico.

Cómo fue la captura

Luis Abel Guzmán estuvo prófugo desde el 20 de marzo pasado, en ese tiempo circularon versiones que lo situaban, incluso, fuera del país. Sin embargo, estuvo a pocos kilómetros de la peluquería de Recoleta donde trabajaba, donde mató de un balazo en la cabeza a su compañero.

El hombre, de 43 años, hoy fue detenido por detectives de la Policía de la Ciudad, después de que un testigo aportara información precisa del lugar donde se escondía el homicida. El sindicado asesinado fue apresado en el partido bonaerense de Moreno, según informaron a LA NACION calificadas fuentes policiales y judiciales.

“Detectives de la División Capturas de Prófugos de la Policía de la Ciudad tenían el dato de dónde Guzmán podía estar escondido. Hicieron una discreta vigilancia hasta que lo vieron salir y lo detuvieron”, explicó una fuente al tanto de la pesquisa.

La investigación ubicó a los detectives policiales en Moreno por las direcciones IP de la activación de sus redes sociales y por el dato aportado por un testigo, interesado en cobrar la recompensa de 5.000.000 de pesos ofrecida por el Ministerio de Seguridad de la Nación.

“El testigo que aportó información sostuvo que había visto al sospechoso en una quinta de Moreno, donde trabajaba para una mujer de avanzada edad”, sostuvo a LA NACION una fuente judicial.

Guzmán, de 43 años, había cambiado su fisonomía. La fotografía difundida por los investigadores después de su detención lo muestran con una tupida barba y el cabello corto, como si se lo hubiese rapado días atrás.

El homicidio ocurrió el 20 de marzo pasado en la peluquería Verdini, en Beruti 3011, en Recoleta. El asesinato quedó grabado por las cámaras de seguridad del local.

En las grabaciones de dos de las cuatro cámaras de seguridad quedó expuesto cómo Guzmán, luego de discutir con Facundo Verdini, propietario de la peluquería, cambió su atención hacia el sector en el que estaba Medina y le disparó a la cabeza.

Después, Guzmán persiguió al dueño de la peluquería, pero, decidió volver sobre sus pasos y huir por la ventana, al advertir que lo había perdido de vista.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: