INTERNACIONALESNOTICIAS

Escocia: una mujer fue condenada por quemar a un bebé de 9 meses con un secador de pelo

Este martes, un tribunal de Escocia condenó a cuatro años de prisión a una mujer por “quemar con un secador de pelo a un niño de nueve meses”. Como agravante, el niño -que fue encontrado con una fractura en el cráneo- estaba a su cuidado.

La condenada es Lyndsay Lawrence, una mujer de 29 años oriunda de Camelon, una ciudad cercana a Falkirk -localidad de la familia del niño herido-.

El juez del Tribunal Superior de Edimburgo, Lord Tire, sentenció a Lawrence altamente culpable por las lesiones en la cabeza sufridas por el bebé. A su vez, el juez remarcó que “no podía haber excusa para sus acciones”.

“Para colmo, fueron cometidos cuando usted estaba en una posición de confianza con el niño”, declaró Lord Tire.

Según la información del juicio, el bebé sufrió una fractura de cráneo, una hemorragia cerebral y quemaduras importantes en la parte trasera de su cuerpo.

Una mujer fue condenada por atacar a un bebé de 9 meses en Escocia: el trayecto del juicio

La acusación original a la mujer era por intento de asesinato. Los hechos imputados transcurrieron el 4 de diciembre de 2020, en la casa de Falkirk.

El jurado de este primer juicio la absolvió de ese cargo, pero la encontró culpable de “agredir al niño hasta provocarle graves lesiones y poner en peligro su vida”.

Lawrence fue declarada culpable de infligir un traumatismo en la cabeza del bebé -por medios desconocidos para el fiscal- y de sacudirlo. Lo que es más, se le imputó “exponer intencionalmente al niño a causarle sufrimiento o lesiones innecesarias al quemarlo con un secador de pelo”.

En otra acusación, fue absuelta de “exponer al niño a cocaína y anfetaminas” y “hacerle ingerir drogas”.

Durante el juicio, la mujer negó los delitos imputados y, según informó el tribunal, continúa negándolos hasta el momento.

Escocia: mujer condenada por atacar a un bebé de 9 meses

En su defensa, Lawrence declaró al tribunal que el bebé se enfermó repentinamente e hizo “un ruido extraño”.

“Todo su cuerpo se puso tenso y luego fue como si se debilitara”, aseguró la imputada.

Lawrence se contactó con su madre y una vecina, que era enfermera, y se hizo una llamada al 999 para pedir ayuda de emergencia.

Sin embargo, ella negó haber golpeado o dejado caer al niño.

La abogada de la otra parte sostuvo: “Lo único que puede hacer ahora es decir que no sabe lo que pasó porque la alternativa es admitir que lo lastimó”. Pero Lawrence lo negó.

La familia denunciante dijo al tribunal que la evidencia sugería que el bebé era normal hasta que lo dejaron solo con Lawrence, quien se suponía que debía cuidarlo.

El fiscal dijo: “(El bebé) estaba normal y de repente, sin motivo que el acusado pueda explicar, hubo un cambio en su conducta”.

“Hubo un chillido agudo, un gruñido o un ruido. Sus ojos se volvieron hacia atrás. Estaba rígido y luego flojo. No era normal en ese momento”, dijo.

La madre del bebé continuó: “Sólo hay una persona que sabe lo que le pasó al bebé el 4 de diciembre. Esa persona es la que causó las heridas. La evidencia, cuando la juntas, te dice que la persona que causó las lesiones es el acusado”.

Durante el juicio, el juez Lord Tire dijo al jurado que se trataba de “un caso bastante angustioso y desagradable”.

El juez dijo que entre sus documentos había un informe de un pediatra que vio al bebé meses después de la lesión. El informe afirmó que el niño se había recuperado bien y se consideraba un “niño feliz y alerta”.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: