INTERNACIONALESNOTICIAS

Un proceso electoral inédito ensombrecido por el crimen

Este domingo el pueblo mejicano tiene una cita trascendental con las urnas para elegir a través del voto universal, libre, secreto, directo, personal e intransferible a quien, a partir del 1° de agosto próximo y hasta igual fecha de 2030, será el inquilino principal del Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo Federal del país azteca, de unos 126 millones de habitantes.

Unos 98 millones de personas mayores de 18 años y con “un modo honesto de vivir” están habilitadas para participar en “el proceso electoral más grande de la historia de México”. Así se viene promocionando desde su arranque a la extraordinaria convocatoria cívica que concluirá pasado mañana cuando se sepa, finalmente, quién sucederá a Andrés Manuel López Obrador en la Presidencia de México. La voluntad popular también consagrará el 2 de junio a los 128 senadores y 500 diputados federales que recibirán la posta de los actuales parlamentarios en el próximo otoño septentrional.

La coincidencia en el día de comicios federales y locales en los que se disputarán –además de los señalados– alrededor de 19 mil cargos políticos más en todo el país explica el apelativo retórico de la competencia que utilizará el padrón de electores más numeroso desde la primera elección presidencial celebrada en el país con más habitantes hispanoparlantes del mundo en agosto de 1824.

El domingo, además, se renovarán ocho Gobiernos estatales y la jefatura de Gobierno de Ciudad de México y sus 16 alcaldías.

La primera vez en 200 años

Esta vez el dato sobresaliente –y sin parangón– de las elecciones generales es que, en casi dos siglos de organización política republicana, por primera vez una mujer tiene chances casi absolutas de acceder a la presidencia de México. Esto porque la polarización en la disputa por la máxima jefatura de Estado y de Gobierno y la comandancia suprema de las Fuerzas Armadas se ha dado, desde el arranque y hasta la meta final, entre la oficialista Claudia Sheinbaum Pardo y la opositora Bertha Xóchitl Gálvez Ruiz. Ambas aspirantes tienen la misma edad: 61 años.

Mientras Sheinbaum, exalcaldesa capitalina, centró sus propuestas en la continuidad de las políticas y programas sociales del gobierno de López Obrador, su rival, la exsenadora opositora Xóchitl Gálvez, puso la mira en el plexo político de AMLO, el popular mandatario progresista a quien atacó de manera sistemática y sostenida por uno de sus flancos más débiles: la violencia, la mayor preocupación de los mejicanos, según coinciden las encuestas.

En su mitin de cierre de campaña en Monterrey (la segunda ciudad más poblada del país) la candidata opositora prometió combatir el crimen de manera integral, en caso de triunfar en las urnas. Recordó que en el sexenio presidencial de AMLO se registraron más de 180.000 asesinatos y 50.000 desapariciones.

En cambio, Sheinbaum –quien es licenciada en Física y la primera doctora en Ingeniería en Energía por la Universidad Nacional Autónoma de México (Unam)–, se valió del discurso distintivo de su mentor al criticar, sin disimulo, a los sellos políticos tradicionales mejicanos. A saber: Partido Revolucionario Institucional (PRI) –que gobernó México durante 71 años–, Acción Nacional (PAN) y Revolución Democrática (PRD). En ese sentido, sostuvo en campaña que una eventual victoria de Gálvez representaría el regreso de los gobiernos corruptos del pasado.

El postulante del partido minoritario opositor Movimiento Ciudadano y Jorge Álvarez Máynez (38) marcha en tercer lugar y bastante lejos de las candidatas a la presidencia de Morena y del Frente Amplio por México, según los sondeos de opinión pública. Centró su estrategia electoral en atraer a los jóvenes votantes y a parte de los sectores descontentos con el gobierno y con los partidos tradicionales.

Innovaciones y resultados

En materia de innovación, para esta compulsa, el INE aprobó nuevas medidas tendientes a ampliar el acceso al voto en México, tales como permitir el sufragio a personas en prisión preventiva, habilitar el voto anticipado para personas con discapacidad y expandir el voto de ciudadanos mejicanos residentes en el extranjero.

La máxima autoridad electoral azteca estima que los resultados del escrutinio provisorio podrían estar listos pasada la medianoche del domingo (3 de la madrugada del lunes, hora argentina). No obstante, el organismo constitucional encargado de celebrar y regular las compulsas democráticas aclaró que los cómputos oficiales definitivos se realizarán del 5 al 8 de junio.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: