DEPORTESNOTICIAS

Pablo Chavarría y su reinvención en Belgrano

Pablo Chavarría regresó a Belgrano a mediados del año pasado para cumplir el sueño de jugar con el Pirata en la Liga Profesional. Fue el primer jugador en sumarse en ese mercado de pases y lo hizo tras 13 años de haber estado en el fútbol de Europa.

El atacante que se fue en 2010, antes que la “B” lograra la vuelta a Primera, se llevó clavada en su corazón la espina de no haber podido jugar en la división de elite con el equipo que lo formó tras sumarse en las divisiones menores del club de Alberdi.

De movida comenzó a trabajar para ponerse a punto en lo físico. Con Lucas Passerini encendido y Franco Jara como su opción, Pablo debió esperar pacientemente su chance, pero una fractura en la tibia derecha en una práctica lo alejó en el tramo final de la competencia.

De esta manera, en el primer tramo desde su llegada completó 83 minutos en la Copa Argentina, donde fue suplente ante Claypole y estuvo desde el inicio contra San Lorenzo en el estadio de Colón, donde la “B” perdió 1 a 0 y quedó al margen de la competencia. Y en la Copa de la Liga nunca estuvo de arranque y sumó 81 minutos en 6 ingresos desde el banco.

Aquella fractura fue un golpe a la ilusión para Chavarría, quien de soñar con estar peleando un lugar, comenzó a trabajar diferenciado y sabiendo que su objetivo era la pretemporada en 2024 para iniciar con el resto lo que se le venía.

Año nuevo

La actual temporada iniciada por Guillermo Farré como entrenador lo mostró al delantero nacido en Las Perdices en Córdoba, participando en los únicos dos amistosos que el equipo jugó en Uruguay, lo hizo como suplente ante Vélez y desde el inicio frente a Peñarol en el segundo.

La búsqueda de un lugar en el 11 no fue sencilla en su presente, porque Passerini seguía con su carrera cargada de goles. En el arranque del campeonato le tocó estar 23 minutos ante Estudiantes en La Plata en sus primeros minutos oficiales tras la lesión del año anterior.

Chavarría jugó poco y era cuestionado por la gente por lo que podía aportar al equipo, pero sus escasos minutos en cancha lo hacían más que complicado. Además, el Pirata no jugaba bien y le costaba encontrar pases, armar juego, alimentar a los puntas, perdiendo consistencia como tal.

Su primer encuentro desde el inicio en 2024 fue el 4 de febrero ante Newell’s en Rosario con Farré en la cuerda floja y un planteo en el que debió correr mucho y lejos de sus compañeros. Aquel juego terminó con el triunfo de los rosarinos 1 a 0.

En la Copa Argentina estuvo un tiempo cuando el Pirata estaba detrás de la remontada ante Mitre de Santiago del Estero en Junín y así fue que poco pudo hacer.

Nunca bajó los brazos y a pesar de jugar “en cuentagotas” se las ingenió para estar a las órdenes del entrenador en cuanto este lo requiriera.

Con la salida de Farré y la llegada de Juan Cruz Real, las ilusiones se renovaron y su trabajo siguió en la misma sintonía. La lesión de Passerini le dio espacio a Jara que no desperdició la oportunidad y marcó bien seguido.

El 15 de mayo cuando el partido con Real Tomayapo se jugaba en el Kempes, “un pinchazo” dejó a Jara fuera del equipo y al fin la oportunidad esperada le llegó a Pablo Chavarría. El delantero de 35 años pasó a ser el atacante centro titular del equipo de Alberdi.

Buen partido ante Central Córdoba y triunfo Celeste. Viaje a Brasil para buscar el pase a octavos de la Sudamericana y lo soñado por el delantero se hizo realidad a los 44 del PT cuando tras aprovechar un error de René habilitó a Reyna, el remate del peruano rebotó en un defensor y Chavarría lo capturó para marcar el primer gol del Pirata.

Más de 13 años esperando para mirar a la gente de frente y ponerse la mano derecha en el ojo para que todos sepan que el sentimiento Pirata está intacto: “Mi carrera la hice así, con trabajo y esfuerzo. Nadie me regaló nada. Me tocó arrancar de atrás. Ahora llegó la oportunidad de jugar por circunstancias que no son buenas, por compañeros que se han lesionado. Pero lo traté de aprovechar. Estoy muy contento por el grupo sobre todo”.

“En el festejo me vino el recuerdo del gol que le hice a Instituto, que festejé de esa manera. Por eso mostré la imagen de mi mamá. Eso pasó hace mucho tiempo y fue para recordar también a mí madre, que la perdí en 2009. Por eso festejé así” sostuvo el goleador.

Finalmente el entrenador Juan Real dijo: “Pablo supo redoblar esfuerzos. Hoy fue la frutilla del postre, hizo dos goles históricos”.

Nunca bajar los brazos y seguir peleando por lo que soñó. Este es Pablo Chavarría, un jugador hincha que hoy disfruta su presente.

​La Voz

​Pablo Chavarría regresó a Belgrano a mediados del año pasado para cumplir el sueño de jugar con el Pirata en la Liga Profesional. Fue el primer jugador en sumarse en ese mercado de pases y lo hizo tras 13 años de haber estado en el fútbol de Europa.El atacante que se fue en 2010, antes que la “B” lograra la vuelta a Primera, se llevó clavada en su corazón la espina de no haber podido jugar en la división de elite con el equipo que lo formó tras sumarse en las divisiones menores del club de Alberdi.De movida comenzó a trabajar para ponerse a punto en lo físico. Con Lucas Passerini encendido y Franco Jara como su opción, Pablo debió esperar pacientemente su chance, pero una fractura en la tibia derecha en una práctica lo alejó en el tramo final de la competencia.De esta manera, en el primer tramo desde su llegada completó 83 minutos en la Copa Argentina, donde fue suplente ante Claypole y estuvo desde el inicio contra San Lorenzo en el estadio de Colón, donde la “B” perdió 1 a 0 y quedó al margen de la competencia. Y en la Copa de la Liga nunca estuvo de arranque y sumó 81 minutos en 6 ingresos desde el banco.Aquella fractura fue un golpe a la ilusión para Chavarría, quien de soñar con estar peleando un lugar, comenzó a trabajar diferenciado y sabiendo que su objetivo era la pretemporada en 2024 para iniciar con el resto lo que se le venía.Año nuevoLa actual temporada iniciada por Guillermo Farré como entrenador lo mostró al delantero nacido en Las Perdices en Córdoba, participando en los únicos dos amistosos que el equipo jugó en Uruguay, lo hizo como suplente ante Vélez y desde el inicio frente a Peñarol en el segundo.La búsqueda de un lugar en el 11 no fue sencilla en su presente, porque Passerini seguía con su carrera cargada de goles. En el arranque del campeonato le tocó estar 23 minutos ante Estudiantes en La Plata en sus primeros minutos oficiales tras la lesión del año anterior.Chavarría jugó poco y era cuestionado por la gente por lo que podía aportar al equipo, pero sus escasos minutos en cancha lo hacían más que complicado. Además, el Pirata no jugaba bien y le costaba encontrar pases, armar juego, alimentar a los puntas, perdiendo consistencia como tal.Su primer encuentro desde el inicio en 2024 fue el 4 de febrero ante Newell’s en Rosario con Farré en la cuerda floja y un planteo en el que debió correr mucho y lejos de sus compañeros. Aquel juego terminó con el triunfo de los rosarinos 1 a 0.En la Copa Argentina estuvo un tiempo cuando el Pirata estaba detrás de la remontada ante Mitre de Santiago del Estero en Junín y así fue que poco pudo hacer.Nunca bajó los brazos y a pesar de jugar “en cuentagotas” se las ingenió para estar a las órdenes del entrenador en cuanto este lo requiriera.Con la salida de Farré y la llegada de Juan Cruz Real, las ilusiones se renovaron y su trabajo siguió en la misma sintonía. La lesión de Passerini le dio espacio a Jara que no desperdició la oportunidad y marcó bien seguido.El 15 de mayo cuando el partido con Real Tomayapo se jugaba en el Kempes, “un pinchazo” dejó a Jara fuera del equipo y al fin la oportunidad esperada le llegó a Pablo Chavarría. El delantero de 35 años pasó a ser el atacante centro titular del equipo de Alberdi.Buen partido ante Central Córdoba y triunfo Celeste. Viaje a Brasil para buscar el pase a octavos de la Sudamericana y lo soñado por el delantero se hizo realidad a los 44 del PT cuando tras aprovechar un error de René habilitó a Reyna, el remate del peruano rebotó en un defensor y Chavarría lo capturó para marcar el primer gol del Pirata.Más de 13 años esperando para mirar a la gente de frente y ponerse la mano derecha en el ojo para que todos sepan que el sentimiento Pirata está intacto: “Mi carrera la hice así, con trabajo y esfuerzo. Nadie me regaló nada. Me tocó arrancar de atrás. Ahora llegó la oportunidad de jugar por circunstancias que no son buenas, por compañeros que se han lesionado. Pero lo traté de aprovechar. Estoy muy contento por el grupo sobre todo”.“En el festejo me vino el recuerdo del gol que le hice a Instituto, que festejé de esa manera. Por eso mostré la imagen de mi mamá. Eso pasó hace mucho tiempo y fue para recordar también a mí madre, que la perdí en 2009. Por eso festejé así” sostuvo el goleador.Finalmente el entrenador Juan Real dijo: “Pablo supo redoblar esfuerzos. Hoy fue la frutilla del postre, hizo dos goles históricos”.Nunca bajar los brazos y seguir peleando por lo que soñó. Este es Pablo Chavarría, un jugador hincha que hoy disfruta su presente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: