INTERNACIONALESNOTICIAS

El presidente Milei y el rey de España intercambiaron un lejano saludo en la asunción de Bukele

El presidente de Argentina, Javier Milei, y el rey de España, Felipe VI, coincidieron este sábado en El Salvador, durante la toma de posesión del segundo mandato del presidente de ese país, Nayib Bukele.

Desde lejos, ambos se dedicaron un saludo con un gesto de cabeza. Milei estaba sentado junto a representantes de otros países como Marruecos, Belice, Guinea Ecuatorial y Ecuador, acomodados en la parte derecha de los sillones colocados para la posesión de Bukele en la conocida como plaza Cívica o plaza Capitán General Gerardo Barrios.

En la parte izquierda, al otro lado del pasillo y también en primera fila, estaba el lugar designado para el español, que fue el último en sumarse al público. Felipe VI llegó por el pasillo y saludó al sector derecho con un gesto bajando la cabeza que fue correspondido por Noboa, Milei y los demás mandatarios.

Inmediatamente el rey tomó asiento en su butaca correspondiente y se produjo la toma de posesión del segundo mandato de Bukele.

El presidente Milei y el rey de España intercambiaron un lejano saludo en la asunción de Bukele

La interacción entre el monarca español y Milei es objeto de atención debido a la crisis diplomática abierta entre los dos países y que despertó la retirada de la embajadora española en Buenos Aires en respuesta a la intervención de Milei en un acto del partido Vox el pasado 19 de mayo en Madrid en el que calificó de “corrupta” a Begoña Gómez, la mujer del presidente del gobierno español, Pedro Sánchez.

La discusión entre Milei y Pedro Sánchez ahora se mantiene en un plano discursivo. El jefe de Estado argentino encuentra en ese roce una posibilidad para fortalecer a sus seguidores. Evita consecuencias a nivel local y apela a la política exterior para endurecer su discurso.

Asimismo, el presidente de España aplica una lógica similar. Los chispazos con Buenos Aires distraen el foco de los asuntos internos de su país y le ofrecen un adversario cómodo para polarizar en la previa a las elecciones del Parlamento Europeo.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: