NACIONALESNOTICIAS

La campaña de Mirtha Legrand para remover su busto de Villa Cañás antes de morir: “Es feo, a mí no me gusta”

Lo tenía que decir y lo dijo. Con un poco de vergüenza, pero con la convicción de estar haciendo un reclamo justo, Mirtha Legrand habló del busto de bronce en su honor que el año pasado pidió que hagan de nuevo y que esta semana regresó a la vía pública. “Es feo, a mí no me gusta”, disparó en La noche de Mirtha. “Yo pienso que me voy a morir y la van a dejar ahí”, agregó.

La historia de bronce de la Chiqui comenzó hace un año, cuando para el aniversario 121 de Villa Cañás, el intendente Norberto Gizzi decidió homenajear a la personalidad más famosa que nació allí y mandó a esculpir una escultura de Mirtha Legrand. Al ver el trabajo finalizado, la conductora decidió hacerse cargo de forma personal del asunto.

“Hablé con el intendente que se llama Norberto Gizzi, que es encantador. Esto fue con motivo de los 121 años de la fundación de Villa Cañás, donde estamos mi hermano y yo y, lamentablemente, no la pusieron a mi hermana Goldy. Le dije ‘mire, Norberto, la estatua no es buena, como dijo Marcela (Tinayre), ni los dientes son míos”, reveló Legrand aquel entonces. “Yo le dije que no la saque, que la haga arreglar porque es de un escultor de Laboulaye, de la provincia de Córdoba, que no me conoce seguramente. Le dije que le dé una foto mía y que me haga de vuelta porque yo no me reconocí”, agregó.

Por el pedido de la conductora, las autoridades removieron la escultura ubicada en la plaza que lleva su nombre. El 17 de mayo, luego de los retoques que pidió la diva y con motivo de otro aniversario de la ciudad, el busto volvió a la plaza Mirtha Legrand. “Todavía no le dijimos a ella”, confesó Gizzi ese día. “Si no le gusta, entraremos otra vez en la polémica nacional”. Y no le gustó.

“¿Yo soy esa?”

Con algo de pudor pero muy decidida a hacer público su reclamo, la Chiqui buscó el momento indicado en su programa de anoche para hacer referencia al busto. “Recibí un llamado, un mensaje de (Dominique) Metzger, porque estaba con el doctor (Nelson) Castro”, arrancó Mirtha, aunque de inmediato frenó, se tapó la cara y se sinceró. “Me da vergüenza decirlo, se ha vuelto a reponer mi busto en Villa Cañás”, explicó, y dejó en claro que la noticia, por lo menos para ella, no fue nada feliz. “Es feo, a mi no me gusta. Es feo, no quiero que esté en mi pueblo eso. No quiero”, repitió varias veces, casi como una súplica.

“Lo trabajaron un poquito”, intervino Darío Lopilato, uno de los invitados de la noche, en relación a los retoques que recibió la estatua. “No. El bronce… yo todos los que he visto no tienen dientes”, respondió, dejando al descubierto una de sus principales quejas, y se volvió a tapar la cara. “¡Dientes! No tienen que tener dientes porque te salen mal los dientes en la boca”, insistió.

Mirtha confesó cómo se enteró del regreso del busto modificado a la vía pública. “Me lo mandó el intendente fotografiado. Y bueno, no me gusta que en mi pueblo esté eso. Yo no soy así, yo no soy esa”, se quejó, y soltó una risa nerviosa. “Claro, es preferible una foto tuya”, acotó Susana Roccasalvo. “Bueno, hicieron un cuadro mío. Está en la estación de ómnibus, que es por donde entra y sale la gente. Ese es lindo. Pero este busto, yo pienso que me voy a morir y van a dejar ahí”, se lamentó, impotente. De inmediato, todos los invitados de la noche decidieron apoyar a la gran diva de la televisión en su petición. “¡No lo vamos a permitir! Nos vamos todos a Villa Cañás y hacemos todos un repiquete”, aseguró la periodista de espectáculos.

En ese momento, Legrand aprovechó para contar que el escultor no es de Villa Cañás, sino de Casilda y que no lo conoce. “Es curioso que un prócer se queje de su monumento. No debe ser común”, reflexionó entonces Mauricio Dayub. “Pocas veces se hace antes”, agregó ante el desconcierto de la conductora. “Porque el bronce debe ser muy difícil de trabajar. Se me ocurre. Entonces me hizo unos dientes, una boca que no soy yo. Me veo y digo: ´¿Yo soy esa?´”, insistió la Chiqui.

En ese momento, en la mesa recordaron la estatua que le hicieron en mayo del 2023 al exdirector técnico de River Plate, Marcelo Gallardo, y que también generó polémica. “¿Esa qué tenía? Era pornográfico, me parece”, recordó Legrand. Luego de algunos chistes subidos de tono, Mirtha pidió, categórica: “Bueno, terminemos con ese tema. Me da vergüenza haber hablado de esto”, sentenció, y siguió con otra cosa.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: