ESPECTACULOSNOTICIAS

Murió el escritor y director Edgardo Cozarinsky

Este domingo se conoció la noticia de la muerte de Edgardo Cozarinsky, prolífico y destacado director de cine y escritor argentino. Padecía cáncer, según La Nación y murió a los 85 años.

Había nacido en Buenos Aires, en 1939. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y durante su juventud frecuentó a otros intelectuales argentinos como Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges. sobre este último escribió el libor Borges y el cine.

Se exilió en París en el año 1974 y allí vivió hasta 1989. En 1985 publicó uno de sus libros más recordados, Vudú urbano, cuyo prólogo fue escrito por Susan Sontag y Guillermo Cabrera Infante.

Fue autor de los libros de ensayos El pase del testigo, Blues y Nuevo museo del chisme; de los volúmenes de relatos La novia de Odessa y Tres fronteras; de las novelas El rufián moldavo, Maniobras nocturnas, Lejos de dónde (premio de la Academia Argentina de Letras 2008-2010), La tercera mañana, Dinero para fantasmas y En ausencia de guerra.

En una entrevista con La Voz del año 2016, explicó por qué gran parte de sus ficciones están situadas o vuelven al pasado: “El pasado permite novelar con una libertad que el presente, por lo menos a mí, no me la permite. El hoy y aquí se me agota en el periodismo. Además, me gusta el pasado como material porque nunca se podrá saber con exactitud los motivos de quienes en él actuaron”.

En 2004 le entregaron el Konex de Platino y en 2018, el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez por En el último trago nos vamos, de 2017. También recibió el Premio a la Trayectoria Literaria del Fondo Nacional de las Artes, en 2016, y a la Trayectoria Cinematográfica del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en 2020.

Las películas de Cozarinsky

Criado en una Buenos Aires en la que desde niño asistía a los cines para ver programas dobles de películas, su obra cinematográfica es amplia. Filmó en varios países y entre sus películas se destacan Guerreros y cautivas (1989), Ronda Nocturna (2005), Nocturnos (2011), Carta a un padre (2013), entre otras.

Sobre Carta a un padre, ha escrito Roger Koza, crítico de cine en La Voz: ”Es uno de los filmes más hermosos del cine argentino reciente”. El filme es una carta-ensayo en la que elementos personales se cruzan con eventos universales del siglo 20. Así, la historia familiar revela la Historia de un siglo.

En 2014, Cozarinsky dijo a La Voz: “En muchos de mis filmes, en los que rescataría, el guion se escribió en el montaje: la filmación fue un acopio de materiales para una escritura por venir. Claro que siempre hay que escribir un falso guion para presentar a las autoridades administrativas que pueden, o no, financiar un proyecto. No soy una star del ‘cine de autor’ a quien le dan ‘carta blanca’. Pero es cierto que esa escritura previa, aun sabiendo que es simple pre-texto, ayuda para descartar elementos secundarios, redundantes. En el caso de Carta a un padre sabía que iba a enlazar un destino individual con la época en que se desarrolló, pero con qué elementos hacerlo y en qué orden, fue todo tanteo, prueba y error durante el montaje”.

 Este domingo se conoció la noticia de la muerte de Edgardo Cozarinsky, prolífico y destacado director de cine y escritor argentino. Padecía cáncer, según La Nación y murió a los 85 años.Había nacido en Buenos Aires, en 1939. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires y durante su juventud frecuentó a otros intelectuales argentinos como Silvina Ocampo, Adolfo Bioy Casares y Jorge Luis Borges. sobre este último escribió el libor Borges y el cine.Se exilió en París en el año 1974 y allí vivió hasta 1989. En 1985 publicó uno de sus libros más recordados, Vudú urbano, cuyo prólogo fue escrito por Susan Sontag y Guillermo Cabrera Infante.Fue autor de los libros de ensayos El pase del testigo, Blues y Nuevo museo del chisme; de los volúmenes de relatos La novia de Odessa y Tres fronteras; de las novelas El rufián moldavo, Maniobras nocturnas, Lejos de dónde (premio de la Academia Argentina de Letras 2008-2010), La tercera mañana, Dinero para fantasmas y En ausencia de guerra.En una entrevista con La Voz del año 2016, explicó por qué gran parte de sus ficciones están situadas o vuelven al pasado: “El pasado permite novelar con una libertad que el presente, por lo menos a mí, no me la permite. El hoy y aquí se me agota en el periodismo. Además, me gusta el pasado como material porque nunca se podrá saber con exactitud los motivos de quienes en él actuaron”.En 2004 le entregaron el Konex de Platino y en 2018, el Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez por En el último trago nos vamos, de 2017. También recibió el Premio a la Trayectoria Literaria del Fondo Nacional de las Artes, en 2016, y a la Trayectoria Cinematográfica del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, en 2020.Las películas de CozarinskyCriado en una Buenos Aires en la que desde niño asistía a los cines para ver programas dobles de películas, su obra cinematográfica es amplia. Filmó en varios países y entre sus películas se destacan Guerreros y cautivas (1989), Ronda Nocturna (2005), Nocturnos (2011), Carta a un padre (2013), entre otras.Sobre Carta a un padre, ha escrito Roger Koza, crítico de cine en La Voz: ”Es uno de los filmes más hermosos del cine argentino reciente”. El filme es una carta-ensayo en la que elementos personales se cruzan con eventos universales del siglo 20. Así, la historia familiar revela la Historia de un siglo. En 2014, Cozarinsky dijo a La Voz: “En muchos de mis filmes, en los que rescataría, el guion se escribió en el montaje: la filmación fue un acopio de materiales para una escritura por venir. Claro que siempre hay que escribir un falso guion para presentar a las autoridades administrativas que pueden, o no, financiar un proyecto. No soy una star del ‘cine de autor’ a quien le dan ‘carta blanca’. Pero es cierto que esa escritura previa, aun sabiendo que es simple pre-texto, ayuda para descartar elementos secundarios, redundantes. En el caso de Carta a un padre sabía que iba a enlazar un destino individual con la época en que se desarrolló, pero con qué elementos hacerlo y en qué orden, fue todo tanteo, prueba y error durante el montaje”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: