DEPORTESNOTICIAS

Talleres y un festejo con valor extra: lo que dejó el triunfo ante Central Córdoba

Al final, Talleres festejó y eso fue lo más importante que pasó en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero. El 4-2 sobre Central Córdoba significó sumar tres puntos para mantenerse bien arriba en la tabla de posiciones de la Liga Profesional, al cabo de cuatro fechas y para encarar con optimismo lo que vendrá en sus cuatro frentes competitivos.

Hoy, a las 13, apenas unas horas después de haber llegado a Córdoba, el Mundo Talleres se prenderá a cualquier plataforma para saber qué rival le tocará al primer equipo albiazul en octavos de final de Copa Libertadores de América. Una instancia a la que se clasificó por segunda vez, tras haber sido segundo en el Grupo B, que jugará entre el 13 y el 20 de agosto y que se plantea superar ya que su mejor participación fue en la edición 2022 al ser cuartofinalista.

Sin embargo, antes de eso, reabrirá su historia en la Copa Argentina este jueves a las 21.10, ya que por 16avos de final jugará ante Colón, en Newell’s, y volverá a la Liga para jugar el 14 de este mes con Platense en el estadio Kempes, en lo que será el partido previo al receso de Copa América que arranca el 20 con Argentina-Canadá.

Además, espera que le reprogramen de una buena vez la final de la Supercopa Internacional con River, ya que en la fecha inicial del 16 de junio ya no será posible.

Lo que sí sabe es que para lo inmediato, la “T” tendrá que afrontarlo sin los seleccionados Ramón Sosa (Paraguay), Matías Catalán (Chile) y Miguel Navarro (Venezuela), quienes entre la fecha Fifa y la Copa América, no podrán ser tenidos en cuenta por Walter Ribonetto. Es más, lo del delantero será definitivo porque la directiva encabezada por Andrés Fassi resolvió venderlo en este mercado y ya hay ofertas. El valor debe superar los 20 millones de dólares y, lógicamente, el jugador tiene su mente puesta en eso. “Lo venderemos en lo que vale”, advirtió Fassi.

Ayer, ingresó un ratito, su gravitación fue mínima y se tomó prácticamente como una despedida. Al igual que la entrada de Nahuel Bustos en Brasil, ante São Paulo, en el cierre de la fase de grupos del certamen continental.

Habrá que ver qué partido hace Fassi en el mercado ya que también está la búsqueda de “cuatro o cinco refuerzos” ya consensuados con el DT Walter Ribonetto y ya pedidos públicamente. Benjamín Domínguez (Gimnasia LP) es una de las opciones que retomaría la entidad de barrio Jardín.

Hizo lo mejor y lo peor

¿Los incorporaciones resolverán los problemas futbolísticos? Eso se espera. Ayer, el 4-2 sobre Central Córdoba fue un partido que Talleres ya jugó varias veces: hizo lo mejor, demostró un gran poder de gol (lo recuperó en el Madre de Ciudades), pero también lo peor.

Arrancó ganando en el primer arribo serio y del goleador de la tarde Bruno Barticciotto. Pero como falló una y otra vez en sus definiciones, el partido flotó sobre el 1-0 parcial. Encima le concedió pelotas paradas al rival que, apremiado en la lucha por la permanencia y enemistado con su gente, no le salía una. Hasta que Tomás Molina apareció y empató. Talleres salió de ahí, con otra aparición de Barticciotto y un golazo de Marcos Portillo. Sin embargo, Suárez le cometió penal a Sanabria y la “T” volvió a un resultado ajustado el 3-2.

Albarracín y su sueño

“Tino” tuvo tino. El ingreso del pibe Gustavo Albarracín le dio contención, profundidad y el gol. La enganchó ingresando al área, tras una nueva y gran pasada de Gastón Benavídez. El debutante volante central jamás olvidará los minutos jugados y Talleres, tampoco. Porque selló el juego y le dio tranquilidad.

​La Voz

​Al final, Talleres festejó y eso fue lo más importante que pasó en el estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero. El 4-2 sobre Central Córdoba significó sumar tres puntos para mantenerse bien arriba en la tabla de posiciones de la Liga Profesional, al cabo de cuatro fechas y para encarar con optimismo lo que vendrá en sus cuatro frentes competitivos. Hoy, a las 13, apenas unas horas después de haber llegado a Córdoba, el Mundo Talleres se prenderá a cualquier plataforma para saber qué rival le tocará al primer equipo albiazul en octavos de final de Copa Libertadores de América. Una instancia a la que se clasificó por segunda vez, tras haber sido segundo en el Grupo B, que jugará entre el 13 y el 20 de agosto y que se plantea superar ya que su mejor participación fue en la edición 2022 al ser cuartofinalista.Sin embargo, antes de eso, reabrirá su historia en la Copa Argentina este jueves a las 21.10, ya que por 16avos de final jugará ante Colón, en Newell’s, y volverá a la Liga para jugar el 14 de este mes con Platense en el estadio Kempes, en lo que será el partido previo al receso de Copa América que arranca el 20 con Argentina-Canadá.Además, espera que le reprogramen de una buena vez la final de la Supercopa Internacional con River, ya que en la fecha inicial del 16 de junio ya no será posible. Lo que sí sabe es que para lo inmediato, la “T” tendrá que afrontarlo sin los seleccionados Ramón Sosa (Paraguay), Matías Catalán (Chile) y Miguel Navarro (Venezuela), quienes entre la fecha Fifa y la Copa América, no podrán ser tenidos en cuenta por Walter Ribonetto. Es más, lo del delantero será definitivo porque la directiva encabezada por Andrés Fassi resolvió venderlo en este mercado y ya hay ofertas. El valor debe superar los 20 millones de dólares y, lógicamente, el jugador tiene su mente puesta en eso. “Lo venderemos en lo que vale”, advirtió Fassi.Ayer, ingresó un ratito, su gravitación fue mínima y se tomó prácticamente como una despedida. Al igual que la entrada de Nahuel Bustos en Brasil, ante São Paulo, en el cierre de la fase de grupos del certamen continental.Habrá que ver qué partido hace Fassi en el mercado ya que también está la búsqueda de “cuatro o cinco refuerzos” ya consensuados con el DT Walter Ribonetto y ya pedidos públicamente. Benjamín Domínguez (Gimnasia LP) es una de las opciones que retomaría la entidad de barrio Jardín.Hizo lo mejor y lo peor ¿Los incorporaciones resolverán los problemas futbolísticos? Eso se espera. Ayer, el 4-2 sobre Central Córdoba fue un partido que Talleres ya jugó varias veces: hizo lo mejor, demostró un gran poder de gol (lo recuperó en el Madre de Ciudades), pero también lo peor.Arrancó ganando en el primer arribo serio y del goleador de la tarde Bruno Barticciotto. Pero como falló una y otra vez en sus definiciones, el partido flotó sobre el 1-0 parcial. Encima le concedió pelotas paradas al rival que, apremiado en la lucha por la permanencia y enemistado con su gente, no le salía una. Hasta que Tomás Molina apareció y empató. Talleres salió de ahí, con otra aparición de Barticciotto y un golazo de Marcos Portillo. Sin embargo, Suárez le cometió penal a Sanabria y la “T” volvió a un resultado ajustado el 3-2. Albarracín y su sueño“Tino” tuvo tino. El ingreso del pibe Gustavo Albarracín le dio contención, profundidad y el gol. La enganchó ingresando al área, tras una nueva y gran pasada de Gastón Benavídez. El debutante volante central jamás olvidará los minutos jugados y Talleres, tampoco. Porque selló el juego y le dio tranquilidad. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: