DEPORTESNOTICIAS

Marcos Rojo rompió el silencio, habló de su nueva expulsión y que es víctima de “un ataque”

Marcos Rojo, defensor de Boca Juniors, salió este miércoles a responder las fuertes críticas que recibió esta semana tras la expulsión en la derrota ante Platense y aseguró estar siendo víctima “de un ataque”. “No soy un mala leche. Jamás jugué para lastimar a nadie. Parece que soy el único que pega en el fútbol argentino. Los árbitros ven la tele y escuchan la radio, como todos. Entonces, los condicionan. Es un ataque, sin ponerme en víctima”, aseguró en charla con Radio La Red.

Rojo recibió fuertes cuestionamientos en diversos medios de comunicación por la roja que vio ante el Calamar, en un partido válido por la cuarta fecha de la Liga Profesional que, luego de quedar con 10 jugadores, Boca terminó perdiendo en Vicente López.

“Jamás voy a jugar para hacerme expulsar. Soy muy impulsivo, juego así. Acepto las críticas y sé cómo es esto. Si no fuera profesional no hubiera hecho la carrera que hice, no hubiera jugado en los equipos que jugué ni estaría en el nivel que estoy”, afirmó el defensor, que militó en clubes como Manchester United y tuvo un buen paso por la selección argentina.

En cuanto a la secuencia ante Platense, por la que se terminó yendo temprano a las duchas, explicó que “la primera amarilla fue un error enorme e innecesario” y admitió que, al dejar al equipo con uno menos, “se complicó todo”. “Asumo toda la responsabilidad de la derrota”, expresó.

El llamado de Messi

Hace unos meses, un rumor muy fuerte involucró a Rojo. La versión decía que Lionel Messi lo había llamado para que se fuera a Inter Miami a jugar con él. Y que el defensor había declinado la oferta.

Este miércoles, dejó de ser rumor y pasó a ser una realidad concreta, ya que el propio jugador del Xeneize lo confirmó.

“A mí me llamo Leo Messi, para ir a Inter Miami. La verdad que no estaba convencido de irme de Boca, había renovado hacía poco; me comuniqué con Román (Riquelme, el presidente del club) y le dije que si me necesitaba, me quedaba”, reveló.

“Estoy muy cómodo. Con Román tenemos una relación muy buena, charlamos siempre. Con el DT también estoy muy bien, se dijeron muchas tonterías y eso te cansa. Diego es un gran entrenador”, reafirmó Rojo.

​La Voz

​Marcos Rojo, defensor de Boca Juniors, salió este miércoles a responder las fuertes críticas que recibió esta semana tras la expulsión en la derrota ante Platense y aseguró estar siendo víctima “de un ataque”. “No soy un mala leche. Jamás jugué para lastimar a nadie. Parece que soy el único que pega en el fútbol argentino. Los árbitros ven la tele y escuchan la radio, como todos. Entonces, los condicionan. Es un ataque, sin ponerme en víctima”, aseguró en charla con Radio La Red.Rojo recibió fuertes cuestionamientos en diversos medios de comunicación por la roja que vio ante el Calamar, en un partido válido por la cuarta fecha de la Liga Profesional que, luego de quedar con 10 jugadores, Boca terminó perdiendo en Vicente López.“Jamás voy a jugar para hacerme expulsar. Soy muy impulsivo, juego así. Acepto las críticas y sé cómo es esto. Si no fuera profesional no hubiera hecho la carrera que hice, no hubiera jugado en los equipos que jugué ni estaría en el nivel que estoy”, afirmó el defensor, que militó en clubes como Manchester United y tuvo un buen paso por la selección argentina.En cuanto a la secuencia ante Platense, por la que se terminó yendo temprano a las duchas, explicó que “la primera amarilla fue un error enorme e innecesario” y admitió que, al dejar al equipo con uno menos, “se complicó todo”. “Asumo toda la responsabilidad de la derrota”, expresó.El llamado de MessiHace unos meses, un rumor muy fuerte involucró a Rojo. La versión decía que Lionel Messi lo había llamado para que se fuera a Inter Miami a jugar con él. Y que el defensor había declinado la oferta.Este miércoles, dejó de ser rumor y pasó a ser una realidad concreta, ya que el propio jugador del Xeneize lo confirmó.“A mí me llamo Leo Messi, para ir a Inter Miami. La verdad que no estaba convencido de irme de Boca, había renovado hacía poco; me comuniqué con Román (Riquelme, el presidente del club) y le dije que si me necesitaba, me quedaba”, reveló.“Estoy muy cómodo. Con Román tenemos una relación muy buena, charlamos siempre. Con el DT también estoy muy bien, se dijeron muchas tonterías y eso te cansa. Diego es un gran entrenador”, reafirmó Rojo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: