INTERNACIONALESNOTICIAS

Cambio climático: el ritmo del calentamiento global no se atenúa

La Organización Meteorológica Mundial informó esta semana de que existe un 47% de probabilidades de que la temperatura media mundial durante todo el quinquenio 2024-2028 supere en 1,5 °C la de la era preindustrial, frente al 32% del informe del año pasado para el periodo 2023-2027.

Según el informe anual sobre el estado del clima mundial, esa probabilidad se eleva al 80% cuando hablamos de que la temperatura media anual del planeta supere “temporalmente” los 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales durante al menos uno de los próximos cinco años.

El informe señala que, además, hay un 86% de probabilidades de que al menos uno de estos años establezca un nuevo récord de temperatura, superando a 2023, que es actualmente el año más cálido.

De hecho, esto es lo que ocurrió en los últimos 12 meses, ya que la temperatura media mundial de junio de 2023 a mayo de 2024 fue la más alta registrada, con 1,63 °C por encima de la media preindustrial de 1850-1900, según el conjunto de datos ERA5, herramienta de vigilancia global climática producida por el Servicio de Cambio Climático de Copernicus.

Jugar con fuego

Los líderes mundiales se comprometieron en el Acuerdo de París a mantener la temperatura media mundial por debajo del umbral de los 2 grados centígrados, porque por encima de esa cifra, el cambio climático empieza a ser cada vez más peligroso para el ser humano y para la supervivencia del planeta. En ese mismo acuerdo, se comprometieron a continuar los esfuerzos para limitar el aumento a los 1,5 grados.

Las primeras consecuencias, como las registradas en los últimos años y los últimos meses, se hacen notar cada vez más. Con los niveles actuales de calentamiento global, ya se están produciendo efectos devastadores sobre el clima. Entre ellos, olas de calor, lluvias torrenciales y sequías más extremas; reducción de las capas de hielo, del hielo marino y de los glaciares; aceleración de la subida del nivel del mar y calentamiento de los océanos.

De hecho, la diferencia entre 1,5° y 2° podría determinar la extinción o la supervivencia de algunas comunidades costeras y de pequeños Estados insulares y destruir los medios de subsistencia de 300 millones de personas.

Los 1,5° no son una meta. Tampoco son un objetivo. Son un límite físico.

Todos estos efectos se agravarán si el calentamiento del planeta continúa.

Horizonte sombrío

“Detrás de estas estadísticas se esconde la sombría realidad de que estamos muy lejos de cumplir los objetivos fijados en el Acuerdo de París”, afirmó el Secretario General Adjunto de la OMM, Ko Barrett.

El funcionario comentó que “debemos hacer urgentemente más para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, o pagaremos un precio cada vez más alto en términos de billones de dólares en costos económicos, millones de vidas afectadas por un clima más extremo y grandes daños al medio ambiente y la biodiversidad”.

Ruleta rusa

Tras conocer los detalles del informe, el Secretario General de la ONU dijo que “estamos jugando a la ruleta rusa” con el planeta.

“Necesitamos una rampa de salida de la autopista hacia el infierno climático. Y la buena noticia es que tenemos el control de la ruleta. La batalla para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados se ganará o se perderá en la década de 2020, bajo la vigilancia de los líderes de hoy”, dijo António Guterres en una llamada a la acción hecha este jueves desde el Museo de Historia Natural de la ciudad de Nueva York, que coincidió con el Día Mundial del Medio Ambiente.

Por su parte, Carlo Buontempo, director del Servicio de Cambio Climático de Copernicus, dijo que vivimos tiempos sin precedentes. No obstante, destacó que también “disponemos de una habilidad sin precedentes para vigilar el clima y esto puede ayudar a informar nuestras acciones”.

Para Buontempo, “esta serie de meses más calurosos se recordarán como comparativamente fríos, pero si conseguimos estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera en un futuro muy próximo, podríamos volver a estas temperaturas ‘frías’ a finales de siglo”.

Ko Barrett coincidió con esa observación y dijo: “hemos superado temporalmente este nivel en meses concretos y, de hecho, en el promedio de los últimos 12 meses. Sin embargo, es importante subrayar que los rebasamientos temporales no significan que el objetivo de 1,5 °C se haya perdido de forma permanente, ya que este se refiere a un calentamiento a largo plazo durante décadas”.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: