NACIONALESNOTICIAS

Hallan una piedra tallada que perteneció un pueblo extinto misteriosamente hace 2500 años

Este jueves, un grupo de arqueólogos dio a conocer una placa tallada con una escena de guerra única en su tipo en la Península Ibérica. La misma tiene su origen hace 2500 años y refleja el cuerpo de tres guerreros en medio de un proceso de disputa territorial. La expedición fue en el yacimiento tartésico de Casas del Turuñuelo, que data del siglo V a.C, cerca de Medellín, España, luego de que descubrieran en el sitio el mayor sacrificio de animales del Mediterráneo occidental.

Europa cuenta con un rico patrimonio cultural e histórico que a diario paleontólogos y arqueólogos dan a conocer en los medios científicos. En el suelo de ese continente se esconden maravillas aún no descubiertas de comunidades milenarias que podrían explicar en detalle su proceso de desarrollo conforme avanzó el tiempo.

La placa de piedra tipo pizarra mide 20 centímetros de largo. Allí, un artista grabó en ambas caras diferentes rostros y bocetos de particulares eventos de la vida de la civilización tartésica. Entre ellos sobresalen rostros y figuras geométricas, pero lo más importante son los dibujos de cuatro guerreros en disputa territorial. Para los expertos, este hallazgo es único en su tipo en la península y habría servido de apoyo para luego pasar esas imágenes a piezas de oro, madera o marfil.

Esther Rodríguez González y Sebastián Celestino Pérez son las dos directoras del proyecto de expedición que llevó a cabo el Instituto de Arqueología de Mérida (IAM), centro mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y la Junta de Extremadura. En una rueda de prensa, los expertos destacaron la importancia de esta placa que se encontró debajo de un ánfora.

En la imagen se dedujo que hay cuatro individuos que aparentan ser guerreros debido a sus vestimentas y las armas que portan. Si bien falta un estudio en profundidad sobre el material y el uso debido a que esta tenía, lograron dirimir que se trataría de una pizarra de orfebre, que funcionó como modelo para luego grabar sobre otras superficies las imágenes definitivas. Esta obra se fechó entre los siglos VI-V a.C.

“Este hallazgo supone un ejemplo único en la arqueología peninsular y nos acerca al conocimiento de los procesos artesanales en Tarteso, invisibles hasta el momento, al mismo tiempo que nos permite completar nuestro conocimiento acerca de la vestimenta, el armamento o los tocados de los personajes representados; en ellos proliferan los detalles”, explicó Rodríguez. Además, resaltó que gracias a estos bocetos, junto a otros que se retiraron en las cinco campañas de excavación anteriores, se comprendió que los tartesios utilizaban joyas.

La placa de pizarra apareció en lo que habría sido un edificio para desarrollar artesanías, en el que, además, desenterraron otros materiales necesarios para este tipo de producción. De esta forma, los arqueólogos explicaron que estos rescates recientes permitirán conocer en profundidad el siglo I de la Edad del Hierro.

Era tartésica

Los tartésicos o Tartessos fueron un pueblo que vivió en la Península Ibérica, en lo que hoy es España, mucho antes de la llegada del Imperio Romano. Es decir, desde el siglo IX a.C hasta el V a.C. El origen de esta cultura nació de la mezcla de diferentes pueblos del Mediterráneo, entre Griegos, fenicios y pueblos indígenas que ya residían en la península.

Algunas de las costumbres que captaron la atención de los arqueólogos fueron los rituales funerarios que practicaban, los tesoros que construyeron, el arte que desarrollaron y la manera en que se extinguieron repentinamente.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: