INTERNACIONALESNOTICIAS

La triste historia de uno de los rehenes liberados en Gaza: su padre murió horas antes de verlo

El padre de Almog Meir-Jan no llegó a saber que su hijo había sido rescatado con vida de Franja de Gaza en una operación militar israelí en Nuseirat, y que en pocas horas iba a poder reencontrarse con él.

Su cuerpo no aguantó más tras tantos meses de angustia y dolor, y un paro cardiaco se llevó su vida, reveló la familia.

La trágica historia de uno de los rehenes liberados en Gaza: su padre murió horas antes de reencontrarse con él

Yossi Meir, padre de Almog, murió de un infarto la madrugada del sábado horas antes de poder abrazar a su hijo, que volvía a casa tras ocho meses en cautiverio a manos de Hamás.

“Mi hermano murió de pena y no pudo volver a ver a su hijo. La noche anterior al regreso de Almog, el corazón de mi hermano se detuvo”, confirmó el domingo a la radio israelí Kan su hermana Dina.

Yossi, de 57 años, vivía solo en la ciudad israelí de Kfar Saba, y será enterrado allí esta tarde.

Israel llevó a cabo el sábado una exitosa operación de rescate de cuatro rehenes israelíes con vida en el campo de refugiados de Nuseirat -en el centro de Franja de Gaza-, donde al menos 210 gazatíes murieron y más de 400 resultaron heridos bajo el intenso fuego israelí durante la misión.

Los rehenes rescatados con vida son Noa Argamani, de 26 años; Almog Meir Jan, de 21; Andrey Kozlov, de 27, y Shlomi Ziv, de 40, que fueron secuestrados por Hamás en el festival de música ‘Nova’ el 7 de octubre.

Es el mayor rescate de rehenes desde que comenzó la guerra, y las tropas no hallaban cautivos con vida desde que sacaron en febrero de Rafah a los argentino-israelíes Luis Norberto Har y Fernando Marman.

Dina explicó que un oficial de Ejército la llamó el sábado por la mañana para comunicarle que habían rescatado a su sobrino y que habían llamado a Yossi pero no lo habían podido localizar.

Ella tampoco pudo hablar con Yossi por lo que, feliz con la noticia que tenía para darle, salió de inmediato a su casa para contársela en persona.

Condujo su auto “como una loca”, tocó la puerta y gritó su nombre repetidamente: “No obtuve respuesta, pero vi que la puerta estaba abierta. Entré, y lo encontré aparentemente dormido en el sofá”.

“Vi el color de su piel, lo toqué. Ya estaba muerto”, contó entre lágrimas Dina, quien confesó que toda la familia está destrozada a pesar de la inmensa alegría que supone el regreso de Almog.

Dina relató a Kan que su hermano Yossi pasó ocho meses “pegado al televisor, aferrándose a cada dato” y que cada vez que un posible acuerdo de tregua para liberar rehenes no salía adelante “se le rompía el corazón”.

“Perdió 20 kilos, no podía soportarlo. Se encerró en sí mismo, no quería ver a la gente, no podía comunicarse”, matizó.

Almog conoció la noticia de la muerte de su padre, poco después de ser rescatado, cuando se reencontró con su familia en el hospital Sheba donde fueron trasladados los cuatro rehenes liberados para recibir atención médica.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: