INTERNACIONALESNOTICIAS

Haití: tras dos años llegaron los primeros 200 policías extranjeros para combatir la extrema violencia

PUERTO PRÍNCIPE. El primer contingente de policías extranjeros apoyado por la ONU llegó el martes a Haití, casi dos años después de que el atribulado país caribeño solicitara ayuda para sofocar una oleada de violencia provocada por pandillas.

Dos centenares de policías de Kenia aterrizaron en Puerto Príncipe, la capital del país, cuyo principal aeropuerto internacional reabrió a finales de mayo, después de que la violencia de pandillas lo mantuvo cerrado durante casi tres meses.

Por el momento, se ignora cuál será la primera tarea para los kenianos, pero enfrentarán a pandillas violentas que controlan 80% de la capital de Haití y han dejado sin hogar a más de 580.000 personas en todo el país mientras saquean vecindarios con el fin de controlar más territorio.

La llegada de los kenianos es la cuarta intervención militar extranjera a gran escala en Haití. Si bien algunos haitianos se alegran por su llegada, otros ven a la fuerza con reserva, dado que la intervención anterior —la misión de pacificación de la ONU, realizada entre 2004 y 2017— se vio opacada por acusaciones de violencia sexual y la introducción del cólera.

Ataques coordinados

El despliegue de los kenianos se produce casi cuatro meses después de que las pandillas lanzaran ataques coordinados contra infraestructura gubernamental clave en la capital de Haití y otros lugares. Tomaron el control de más de dos docenas de estaciones de policía, prendieron fuego al principal aeropuerto internacional y tomaron por asalto dos de las más grandes prisiones de Haití, liberando a más de 4.000 presos.

“Hemos pedido seguridad desde hace mucho tiempo”, dijo Orgline Bossicot, de 47 años y madre de dos menores, que vende zanahorias y carbón como distribuidora mayorista.

La violencia de pandillas ha dañado sus ventas, y ella trata de mantenerse en las calles tan tarde como sea posible antes de la puesta del sol para compensar las pérdidas, a pesar del miedo.

“Una no sabe quién le espera al dar vuelta a la esquina. Somos un blanco”, dijo, y añadió que tiene esperanzas en que la policía keniana una sus fuerzas con las autoridades locales. “Será un gran avance para mí, para Haití y para muchas personas”.

Los críticos afirman que los ataques coordinados de las pandillas, que comenzaron el 29 de febrero, pudieron haberse evitado si la fuerza extranjera hubiera sido desplegada antes, pero distintos contratiempos, incluida una objeción legal presentada en Kenia y la agitación política en Haití, retrasaron su llegada.

___

Coto reportó desde San Juan, Puerto Rico.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: