NACIONALESNOTICIAS

Sean Penn recordó el día que, por pedido de Madonna, un equipo de SWAT allanó su casa: “Irrumpieron y me esposaron”

Famosos, rebeldes y apasionados. Madonna y Sean Penn tenían todas las miradas puestas en ellos en tiempos en que, sin redes sociales, a los famosos les resultaba muy difícil controlar la información que querían hacer llegar al público. Por eso, durante su breve y turbulento matrimonio -estuvieron casados desde 1985 a 1989- nada pudieron hacer para que la catarata de informes sobre violencia y excesos se sucedieran en los principales medios.

A más de cuarenta años de aquella recordada relación, el actor decidió tomar el toro por las astas y hablar sin rodeos sobre todas las teorías que se generaron en torno a lo que ocurría puertas adentro del hogar conyugal. Y si bien negó algunas de las versiones que se convirtieron en mito, reveló que es cierto que en medio de una pelea, un equipo de SWAT terminó irrumpiendo en su casa.

Entre los rumores más extraños que circularon en torno a ellos en aquellos tiempos, uno aseguraba que el protagonista de Milk golpeó salvajemente a la reina del pop con un bate de béisbol. Otra, que en una ocasión “la ató como un pavo” para inmovilizarla en medio de una de sus acaloradas “discusiones”. Como ninguno de los involucrados salió a desmentirlas, esas y otras teorías lanzadas por los medios alcanzaron el estatus de verdad y terminaron convirtiéndose en leyendas.

Consciente de que todavía pesan sobre él ciertas sospechas sobre el trato que le dispensó a la diva durante su matrimonio, Penn decidió que era hora de aclarar los tantos. “Quiero dejar las cosas claras sobre alguien a quien amo”, indicó en una reciente entrevista, dando por hecho que, más allá de lo que haya sucedido entre ellos en aquel momento, Madonna sigue siendo una de las personas más queridas por él.

En un extenso reportaje publicado por New York Times, el actor explicó que a pesar de que su matrimonio con la intérprete de “Like a Virgin” duró solo cuatro años, no les resultó nada difícil llegar a un acuerdo a la hora de encarar el divorcio y priorizar el afecto. “Resulta que es mucho más rápido reparar una amistad después del divorcio si no hay niños involucrados”, reflexionó.

Para dejar en claro que sabe de lo que habla, Penn comparó aquel trance con Madonna con su divorcio de Robin Wright, la madre de sus hijos, Dylan y Hopper. El actor y la protagonista de House of Cards comenzaron su romance poco tiempo después de que él terminara su matrimonio con la cantante, pasaron por el altar en 1996 y dieron por terminada la relación en 2010. “A Robin y a mí nos llevó bastante tiempo. Hubo mucho drama. Es mucho más importante reparar la relación si hay niños involucrados, pero encontrar una solución a las diferencias no es fácil”, indicó.

Con respecto a aquellas versiones que se convirtieron en mito, Penn negó rotundamente haber atado a Madonna. “Cuando lo leí, ni siquiera sabía lo que significaba”. Y, refiriéndose al otro rumor, señaló: “No sabía de qué demonios estaban hablando. Creo que es justo decir que no soy el tipo más grande y fuerte del mundo, pero si golpeo a Mike Tyson en la cabeza con un bate de béisbol, sin dudas va a terminar en el hospital”, explicó, dando a entender que si eso hubiera ocurrido, la cantante hubiese tenido que recibir atención médica y existirían registros oficiales sobre eso.

Si bien esta es la primera vez que el actor se refiere sin rodeos a estos rumores, su exesposa ya había tomado el toro por las astas tiempo atrás. Después de haber desmentido los hechos de violencia en varias oportunidades, en 2015 lo hizo ante la Justicia. La cantante fue una de las testigos del juicio que Penn le inició al creador de la serie Empire, Lee Daniels, por difamación.

Todo comenzó cuando el protagonista de la serie, Terrance Howard, admitió que había abofeteado a su esposa delante de sus hijos. Consciente de que el escándalo podía ir en detrimento del programa, Daniels intentó minimizar el hecho de violencia del actor y cantante. “Al menos, nunca había hecho lo que hicieron Marlon Brando o Sean Penn”. Su propósito era sembrar la idea de que Howard no estaba siendo juzgado con la misma vara con la que se juzgaba en Hollywood a los “blancos”. Sin embargo, sus declaraciones terminaron llevándolo a la Justicia.

En medio del proceso, Madonna no solo negó que Penn haya sido violento con ella físicamente, sino que se refirió a los rumores específicos que se transformaron en mito. “Si bien ciertamente tuvimos más de una discusión acalorada durante nuestro matrimonio, Sean nunca me golpeó, me ató ni me agredió físicamente. Y cualquier información que haya circulado en sentido contrario es completamente escandalosa, malicioso, imprudente y falsa”, expresó en el estrado.

Sin embargo, en el reportaje que Penn brindó esta semana al New York Times, admitió que una de las versiones que corrieron en aquel tiempo sí es cierta: un equipo de SWAT [una unidad especial de las fuerzas policiales entrenada para llevar a cabo operaciones de alto riesgo] allanó su casa a pedido de la diva. Según contó, todo comenzó con una discusión porque a Madonna le preocupaba la presencia de armas que el actor tenía en el domicilio conyugal; como él se negaba a deshacerse de ellas, la cantante terminó haciendo una denuncia.

“Ese día decidí que no iba a salir. Estaba terminando mi desayuno y, de repente, siento que están rompiendo las ventanas de toda la casa. Irrumpieron y me esposaron”, recordó Penn.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: