INTERNACIONALESNOTICIAS

Seguidores de Evo Morales acusan al presidente Arce de “autogolpe”

El ‘ala evista’ del MAS se sumó en las últimas horas a las declaraciones del detenido general Andrés Zúñiga, que acusó al presidente boliviano Luis Arce de pedirle sacar “los blindados” para “levantar” su popularidad.

El seguidor del expresidente Evo Morales César Dockweiler ha manifestado que la asonada ha sido un “autogolpe” para “fortalecer” a Arce en medio de una crisis económica, una teoría con la que también ha coincidido el diputado Héctor Arce Rodríguez, que ha tildado de “show montado entre Zúñiga y Arce”.

“Los bolivianos vivimos un increíble show político, armado por los irresponsables, incapaces y corruptos, que están de inquilinos en la mal llamada Casa Grande del Pueblo. Utilizaron a un general insano, para ‘tomar’ con tanquetas la plaza Murillo, a la vista y sorpresa de algunos transeúntes distraídos”, ha señalado la diputada Luisa Nayar.

En ese sentido, ha mostrado sus sospechas por la aparición tanto de Arce como de dos ministros frente a los militares en un acto de “coraje” frente a soldados armados que respaldaban al “supuesto golpista que no atinó a nada”.

Además, el diputado Juan Maniel Ormachea también ha sospechado debido a que Zúñiga es un conocido “masista, arcista, disfrazado de militar”, y que siempre había mostrado su apoyo tanto al presidente como al MAS. Ni Morales ni Arce se han pronunciado sobre estas acusaciones.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, ha informado de que se trata de un “intento de golpe real” y no de un “simulacro” debido a que ha provocado al menos nueve heridos y daños en numerosas propiedades.

Intento de golpe en Bolivia

El Gobierno de Bolivia ha sofocado apenas tres horas después el intento de golpe de Estado encabezado por el general Juan José Zúñiga, quien junto a unidades del Ejército había tomado la plaza de Murillo de La Paz, centro del poder político del país.

Zúñiga se ha retirado después de que Arce tomara posesión del nuevo mando de las Fuerzas Armadas y nombrase al nuevo comandante del Ejército, José Sánchez.

Las autoridades ya han logrado detener tanto al general como al ex vicealmirante Juan Arnez Salvador, que está acusado de los delitos de terrorismo y de alzamiento armado contra la seguridad y soberanía del Estado.

En los primeros compases de la asonada, Zúñiga ha justificado su acción para evitar que Morales pudiera presentarse a las elecciones, y había llegado a asegurar que “pronto” se formaría un nuevo gabinete.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: