INTERNACIONALESNOTICIAS

Estados Unidos: se complican las posibilidades de Biden por su desempeño en el debate con Trump

El errático rendimiento del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, durante su primer debate con su rival republicano Donald Trump complicó hasta cierto punto lo que hasta el jueves era un camino despejado para el mandatario de cara a su nominación final en la convención demócrata de Chicago y los planes de su partido para finiquitarla incluso antes del evento.

Tras la conclusión del debate, numerosos responsables de campañas electorales tanto pasadas como actuales, así como incluso legisladores del partido Demócrata, todos bajo condición de anonimato expresaron su consternación con la falta de claridad de ideas del mandatario y la manera en la que Trump explotó en su beneficio las constantes dudas sobre la capacidad de mando de Biden dada su avanzada edad.

Otros posibles candidatos

A tal punto llegó la situación que los consultados deslizaron nombres concretos para sustituir a Biden en caso de emergencia, como los del progresista representante saliente por Nueva York Jamaal Bowman, la gobernadora demócrata por Michigan, Gretchen Whitmer, o el gobernador de California, Gavin Newsom.

Nadie, sin embargo, discutió públicamente semejante posibilidad y, de puertas hacia fuera, han declarado su respaldo sin fisuras al mandatario de cara a la convención que comenzará el 19 de agosto; una ceremonia en la que, con las reglas en la mano, Joe Biden es prácticamente invulnerable salvo que se den un par de circunstancias excepcionales.

Un posible retiro

La primera de esas circunstancias es que Biden anuncie su retirada de la carrera electoral y, con ella, la anulación del proceso entero de primarias. Biden ha conseguido durante estos últimos meses unos 3.900 delegados, de sobra para garantizar la nominación al final.

Es un proceso personalista –los votos iban directamente a la figura de Biden– que carecería de sentido si el presidente decide abandonar la carrera electoral.

Si esto ocurre, la convención entraría en un modo de emergencia, con la convocatoria inmediata del pleno del Comité Nacional del Partido Demócrata, unos 500 miembros asignados para decidir un nuevo proceso de candidaturas y los 4 mil delegados mencionados pasarían a segundo plano en favor de los llamados superdelegados, unos 700 representantes y altos cargos del partido con mayor peso de votación.

Para que ocurriera este escenario, sin embargo, Biden debería anunciar públicamente que se marcha y, como mínimo, expertos consultados por NBC dan por sentado que el mandatario ejercería una influencia extraordinaria en el proceso para elegir al nuevo candidato.

Hay que tener en cuenta además que el actual presidente del Comité Nacional, Jaime Harrison, es un devoto aliado.

El sucesor de Biden no necesariamente tendría que ser la vicepresidenta del país, Kamala Harris, cuyo cargo no le concede ventaja alguna en este escenario de crisis.

Deserción

La otra posibilidad es que una mayoría de delegados retire a Biden su respaldo, en la apertura de un procedimiento marcado por la incertidumbre total porque las reglas a este respecto solo se aplican en caso de que el candidato muera, o dimita, que quede incapacitado.

Nada contempla un rechazo generalizado contra un candidato a la nominación y menos del calibre de Biden.

En este caso el proceso sería parecido al del retiro voluntaria pero en un escenario todavía mas caótico en el que los superdelegados gozarían de más importancia, sobre todo teniendo en cuenta que solo están capacitados para votar si los candidatos sustitutos no consiguen los 3.933 delegados para ganar la nominación en primera votación.

Cuestión de tiempo

Todo ello ocurre además a contrarreloj. La convención comienza el 19 de agosto, días después de que algunos estados del país den por cerrado el plazo de candidaturas a las presidenciales.

Por extraño que parezca, es un tema recurrente que ambos partidos han resuelto históricamente sin ningún tipo de fricciones para facilitar el desarrollo de los comicios e impedir que alguno de los dos candidatos se quede sin participar en algún lugar.

El problema reside en que los republicanos van a celebrar su propia convención el mes que viene, dentro de los plazos electorales, y ahora mismo los demócratas dudan de su buena voluntad para resolver esta cuestión.

El caso de Ohio es un ejemplo. La cámara de representantes estatal, de mayoría republicana, no se ha pronunciado sobre la propuesta de ley para extender la fecha límite de las candidaturas más allá del 7 de agosto.

Por mucho que la política estadounidense se haya polarizado durante estos últimos cuatro años, la ausencia de un candidato presidencial es un fenómeno impensable que además no beneficia en nada a alguno de los dos partidos, pero en esta situación representa un factor que podría desencadenar ciertas alteraciones en el calendario demócrata de nominaciones y obligar al partido a ratificar a Biden como su candidato, frente a viento y marea, antes de lo que tenían pensado.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: