NACIONALESNOTICIAS

Eurocopa: “Desastre”, “vergüenza”, Italia eliminada con un solo remate al arco, de Mateo Retegui

En el mismo escenario donde en 2006 obtuvo el último de sus cuatro títulos mundiales, el estadio Olímpico de Berlín, Italia se despidió de la Eurocopa con una doble decepción: la eliminación en octavos de final ante Suiza y la pálida imagen futbolística que dejó. La derrota por 2-0, castigo para un equipo sin respuestas ni reacción, generó un consenso en la prensa italiana, que recurrió al adjetivo “vergonzosa” para sintetizar la actuación del equipo del ahora ya muy cuestionado director técnico Luciano Spalletti.

“Una Italia poco agresiva y sin rabia agonística”, publicó Corriere dello Sport. “Desastre italiano”, disparó Tuttosport. “¡Qué fracaso!”, apuntó La Gazzetta dello Sport. La Azzurra cede la corona que conquistó hace tres años en Wembley al vencer a Inglaterra en definición por penales. Ese título, con la dirección técnica de Roberto Mancini, que tiempo después renunció por la oferta económica para dirigir a Arabia Saudita, de alguna manera mitigaba el peor período del fútbol italiano en la historia de los mundiales, reflejado en las ausencias en 2018 y 2022 y las eliminaciones en primera rueda en 2010 y 2014. Es la primera vez desde 2004 que Italia queda al margen de la Eurocopa antes de los cuartos de final.

Las alarmas ya se habían encendido en la etapa de grupos. Italia debutó recibiendo el gol más rápido en la historia de la competencia. El albanés Nedim Bajrami marcó a los 23 segundos de comenzado el partido. Luego, Italia lo dio vuelta con goles de Alessandro Bastoni y Nicolo Barella. La preocupación se acentuó en la segunda fecha, con la caída 1-0 ante España, resultado que no reflejó la amplia superioridad del conjunto de Luis de la Fuente. La clasificación a octavos fue de manera angustiosa, con un empate 1-1 ante Croacia en el minuto 97.

La estadística frente a Suiza dejó el raquítico dato de un solo remate al arco de Italia, de Mateo Retegui, a las manos del arquero Yann Sommer. Eso ocurrió recién a los 27 minutos del segundo tiempo. El ex-Tigre llegaba a Alemania con un buen promedio de gol, cuatro en ocho cotejos; en la Eurocopa disputó 149 minutos, distribuidos en cuatro encuentros, sin convertir.

El capitán Gianluigi Donnarumma, figura hace tres años al desviar dos penales en la final, fue el primero en pasar por los micrófonos oficiales de la UEFA: “Debemos simplemente pedir perdón a nuestros aficionados. Es inaceptable, hemos estado mal durante todo el partido. Esa es la realidad. Estuvimos terribles en la primera parte. Es la realidad, tenemos que aceptarla”.

Lo más destacado de Suiza 2 – Italia 0

Retegui, que había sido titular ante Croacia, volvió al banco e ingresó a los 18 minutos del segundo tiempo, cuando Suiza ya ganaba 2-0. El centro-delantero desde el comienzo volvió a ser Gianluca Scamacca. De la magra cosecha de tres goles en cuatro partidos, solo uno fue marcado por un atacante: Mattia Zaccagni. Un día antes de enfrentar a Suiza, Spalletti había ensalzado a Retegui: “Es fundamental para nosotros porque es un jugador muy físico, con la suficiente técnica y de gran impacto en el área, donde se siente como en el living de su casa”.

Spalletti llegó al cargo en septiembre del año pasado, impulsado porque le dio el primer scudetto a Napoli desde la época de Diego Maradona, después de 33 años. Los medios italianos señalan que su continuidad no correría riesgos. Más cuestionado está el presidente de la Federación Italiana, Gabriele Gravina, por manejos irregulares.

En esta Eurocopa, Spalletti perdió más partidos (dos) que en los once anteriores (uno, ante Inglaterra, por las eliminatorias para la Eurocopa). “La responsabilidad siempre es mía, del entrenador. Yo tomé las decisiones”, expresó en la conferencia de prensa el director técnico, criticado porque en cuatro cotejos utilizó tres esquemas tácticos diferentes. Contra Suiza sorprendió al dejar en el banco y no darle minutos a Jorginho, que había sido titular en los tres partidos.

Spalletti se lleva conclusiones y aspectos a corregir: “Yo digo que esta experiencia, esta eliminación, también nos da indicios de que hay cosas que tenemos que cambiar absolutamente. Necesitamos más piernas y más velocidad, al margen de la calidad del juego. Hoy, estuvimos por debajo de Suiza en intensidad. Sufrimos algunas diferencias en cuanto a piernas y velocidad”.

El entrenador deslizó como excusa que su gestión de menos de un año y el ciclo de 11 partidos disputados para llegar a la Eurocopa fueron insuficientes para lograr la mejor versión del equipo: “Creo que existe la posibilidad de construir algo, pero lleva un poco más de tiempo y tenemos que encontrar características en los jugadores que nos faltan ahora. Nos perdimos algo a nivel individual. No tuve mucho tiempo, casi todos los demás entrenadores tuvieron 20 partidos para conocer y probar. Algunos encuentros más podrían haberme ayudado. Hay una gran diferencia entre lo que tenía a mi disposición y los demás, pero eso no quita mi responsabilidad”.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: