NACIONALESNOTICIAS

En un duro comunicado, Bolivia rechaza las “inamistosas y temerarias” declaraciones de Milei y habla de “ideología fascista”

LA PAZ.- La tensión entre el gobierno argentino y Bolivia escaló este lunes después de que la cancillería boliviana calificara de “inamistosas y temerarias” las declaraciones de la oficina del presidente de Argentina, sobre su repudio a “la falsa denuncia de golpe de Estado” en Bolivia, al que el vocero presidencial argentino, Manuel Adorni, respaldó firmemente el comunicado de la gestión mileísta.

“Lamentamos que intereses políticos internos y externos, que ya participaron activamente en el 2019 en la ruptura a el orden constitucional, incluso a través del envío de municiones, una vez más intenten amenazar la estabilidad y la institucionaIidad del Estado PIurinacional boliviano” dice el comunicado.

COMUNICADO 01-07-2024 (Bolivia rechaza inamistosas y temerarias declaraciones de la Oficina del Presidente de la República Argentina)https://t.co/XQyYqhfaHk pic.twitter.com/BIIjEC60Pp

— Cancillería de Bolivia 🇧🇴 (@MRE_Bolivia) July 1, 2024

“La convivencia pacífica y la hermandad entre nuestros pueblos nunca debe ser perturbada por intereses mezquinos e ideologias fascistas. La amistad boliviana-argentina es histórica, por lo cual agradecemos las miles de voces desde Argentina condenando el golpe de Estado militar fallido en Bolivia, así como expresando su solidaridad y apoyo al gobierno boliviano”, agrega.

Por su parte, ante una consulta de LA NACION durante su conferencia de prensa matutina en la Casa Rosada, el vocero presidencial Manuel Adorni estableció: “Nosotros fuimos extremadamente cautelosos con las declaraciones, incluso cuando muchos nos pedían una reacción rápida en virtud de lo que estaba aconteciendo en Bolivia. Entendemos que hay una inestabilidad institucional”, marcó.

Y siguió: “Entedendemos que no somos parte de la política interna de Bolivia y entendemos también que la cautela fue la decisión que hemos tomado”.

Adorni reiteró la incilinación oficialista por la “cautela” y aseguró que desde el oficialismo no creen que el comunicado emitido por la Oficina del Presidente pueda tensionar las relaciones bilaterales con Bolivia. “No creemos que vaya a generar ningun conflicto el comunicado porque es simplemente una descripción de los hechos de las diferentes informaciones que vamos recolectando”, dijo.

“Sabemos de la delicada situacion institucional, entendemos de la existencia de presos políticos y estamos atentos a los acontecimientos”, sumó y cerró: “Que Evo Morales haya dicho lo que dijo claramente destapa un determinado modus operandi al que había que prestar atención, independientemente de cómo se sigan sucediendo los hechos”.

La queja de Bolivia

“Nosotros siempre hemos mantenido una posición de respeto y vamos a exigir el mismo respeto al tema de injerencia”, dijo la viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón, en una primera reacción al comunicado de la oficina del presidente argentino Javier Milei.

El presidente bolivano, Luis Arce, destacó el apoyo de la comunidad internacional a su gobierno y rechazó las acusaciones de un supuesto autogolpe como manifiestan varios sectores políticos, entre ellos su antiguo aliado y actual adversario político, el expresidente Evo Morales.

El gobierno argentino, a través de la Oficina del Presidente, publicó el domingo un primer mensaje oficial sobre lo ocurrido el miércoles pasado en Bolivia y, en línea con lo expresado anteriormente por Cancillería, sostuvo que se trató de “una falsa denuncia de golpe de Estado”.

pic.twitter.com/imOpkQMj6m

— Oficina del Presidente (@OPRArgentina) July 1, 2024

“La oficina del presidente de Argentina repudia la falsa denuncia de golpe de Estado realizada por el gobierno de Bolivia el miércoles 26 de junio, y confirmada como fraudulenta en el día de la fecha”, señaló un comunicado de prensa de la oficina del presidente publicado en la red social X.

“Gracias a los reportes de inteligencia, el Gobierno Nacional mantuvo la calma y la seguridad frente a los hechos denunciados. El relato difundido era poco creíble y los argumentos no encajaban con el contexto sociopolítico del país latinoamericano”, añadió la presidencia argentina.

La movilización de los militares el miércoles pasado sumió a Bolivia en el caos político por varias horas, cuando militares cercaron la céntrica Plaza Murillo en La Paz e irrumpieron dentro de la sede del Ejecutivo, el Palacio Quemado, hasta que la cúpula militar fue finalmente destituida y reemplazada por nuevos mandos nombrados por el mandatario boliviano.

Tanque irrumpe en Bolivia

El levantamiento generó suspicacias desde el primer momento en Bolivia. El expresidente Evo Morales, que fue el primero en denunciar un intento de golpe de Estado, cambió rápidamente su posición y denunció luego que fue un “autogolpe” orquestado por Arce, con quién tiene un fuerte enfrentamiento por el liderazgo de su sector político.

Morales inició una ola de críticas a Arce y expresó hoy en su red social X que “en la gente existen dudas razonables sobre la acción militar y el pueblo merece saber la verdad” y agregó que “ojalá pudiera garantizarse una investigación seria, transparente e imparcial”.

En la gente existen dudas razonables sobre la acción militar y el pueblo merece saber la verdad.
Pero, con una justicia autoprorrogada que emite sentencias a la carta ¿existirá imparcialidad en la investigación?
De las 23 personas investigadas, 12 ya tienen detención…

— Evo Morales Ayma (@evoespueblo) July 1, 2024

Además, ayer acusó al presidente Luis Arce de engañar al pueblo boliviano, al orquestar un “autogolpe” con el fin de ganar puntos políticos entre el electorado en medio de disputas en el partido de gobierno con miras a los próximos comicios.

En la misma línea se posicionó el Gobierno argentino cuando dijo en su comunicado que “el relato difundido era poco creíble y los argumentos no encajaban con el contexto socio-político del país latinoamericano”.

“Se sabrá la verdad”

El sábado, el general Juan José Zúñiga, el exjefe militar que encabezó el fallido intento de golpe de Estado, dijo que “en algún momento se sabrá la verdad” sobre esos hechos cuando era trasladado a un penal de alta seguridad en las afueras de La Paz. En total, la policía detuvo a 21 personas en relación con esos acontecimientos.

La ministra de la Presidencia, María Nela Prada, cuestionó a Morales y le acusó de “pretender distorsionar la historia”.

“No se equivoque con la historia… al unirse hoy al discurso y a las declaraciones de un golpista (en referencia de Zúñiga) y a la derecha fascista… No se sume a ser un títere, marioneta y un instrumento del imperialismo que pretende saquear en nuestro país”, agregó.

Poco antes, el ministro de gobierno boliviano, Eduardo del Castillo, dijo en una entrevista en el canal estatal que “según Evo, si no hay muertos, no hay golpe de Estado”.

Morales tiene un fuerte apoyo de los cocaleros en el centro de Bolivia y de sindicatos campesinos. Arce recibió el apoyo de su entorno, pero también críticas desde la oposición, que cuestiona el posible golpe fallido.

Las disputas entre los dos líderes del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) se agudizaron después de que Morales anunció su intención de postularse a las elecciones de 2025, en las que Arce podría buscar un segundo mandato. Inclusive, los analistas señalan que el gobernante ya está en campaña.

Con información de las agencias AP y AFP

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: