DEPORTESNOTICIAS

“Ya está… No me convencen más… esta es la última”, la frase de Ángel Di María sobre su último torneo

Por ERIC NÚÑEZ, de la Agencia de noticias AP

Con lo que se ha visto de Ángel Di María en esta Copa América, tal vez el atacante argentino debería reconsiderar su plan de retirarse de la selección de Argentina.

Después de todo y con 36 años de edad encima, Di María no ha perdido su protagonismo en la Albiceleste.

Pero no hay nada que pueda convencerle con un cambio de idea. Su historia con la selección acabará hasta donde se llegue en Estados Unidos.

“Ya está. No me convencen más. Esta es la última”, dijo Di María tras brillar en la victoria 2-0 ante Perú, con la que Argentina cerró con paso perfecto la fase de grupos del torneo continental. “Lo tengo decidido. Quedan tres partidos. No hay chance”.

El primero de esos tres posibles encuentros será el jueves en Houston, donde Argentina se las verá contra Ecuador por los cuartos de final.

El nivel del extremo es la mejor noticia para el campeón del mundo en momentos en que su capitán y figura estelar Lionel Messi está en duda para el próximo compromiso a causa de una molestia muscular de la que no se han dado mayores detalles.

La gira de despedida de Di María podría tener otras dos paradas. La primera sería una semifinal en Nueva Jersey y, la más anhelada, la final en Miami el 14 de julio.

“Estoy disfrutando cada entrenamiento, intento reírme todo el tiempo, más de lo que normalmente lo hago”, contó en un diálogo con la radio argentina Urbana Play luego del triunfo 1-0 ante Chile en la segunda jornada del Grupo A. “Intento disfrutar de mis compañeros, que es de lo más lindo que tengo”.

Di María, quien todavía no definió en qué club continuará su carrera tras concluir el contrato con el Benfica de Portugal, fue titular en el debut de Canadá, aunque sin destacarse en la victoria 2-0. Ingresó en el segundo tiempo contra Chile y no tardó en exhibir su vértigo en un partido que Argentina logró inclinar a su favor cerca del final con el gol de Lautaro Martínez.

Ante la ausencia de Messi frente Perú, Di María fue quien tuvo que portar el brazalete. Se prodigó en todo, dando la asistencia con un sutil toque para que Lautaro abriese el marcador.

Suma 31 goles en 143 partidos desde que debutó con el seleccionado en 2008, año en el que se colgó la medalla olímpica de oro en los Juegos de Beijing.

Todo sobre la Copa América en La Voz

Lo más emocionante para el autor de goles en las dos finales que Argentina conquistó en los últimos tres años — primero para vencer a Brasil en el estadio Maracaná en la Copa América de 2021 y luego contra Francia en el Mundial de Qatar 2022 — llegó tras el partido contra Perú en Miami.

Más de 65.000 espectadores acudieron el fin de semana a Miami, en su gran mayoría argentinos. Acabaron coreando su apodo: “¡Fideo, Fideo!”.

No siempre se plasmó tanta idolatría y cariño hacia su figura. Llegó a ser muy cuestionado en la selección, al ser señalado en el grupo de jugadores que acumuló una sucesión de derrotas en grandes finales, a partir del Mundial de 2014 en Brasil, siguiendo con las Copas Américas de 2015 y 2016.

Todo eso ha quedado en la distancia.

“Las ovaciones que estoy recibiendo últimamente en los partidos, para mí son muy especiales”, señaló. Es algo que venía buscando hace muchísimo tiempo”, se sinceró. También se llevó un hermoso recuerdo al ingresar al estadio junto a su hija, Mía, para el canto del himno nacional.

“Queda poquito y vivir un momento así era algo que deseaba”, dijo.

​La Voz

​Por ERIC NÚÑEZ, de la Agencia de noticias APCon lo que se ha visto de Ángel Di María en esta Copa América, tal vez el atacante argentino debería reconsiderar su plan de retirarse de la selección de Argentina.Después de todo y con 36 años de edad encima, Di María no ha perdido su protagonismo en la Albiceleste.Pero no hay nada que pueda convencerle con un cambio de idea. Su historia con la selección acabará hasta donde se llegue en Estados Unidos.“Ya está. No me convencen más. Esta es la última”, dijo Di María tras brillar en la victoria 2-0 ante Perú, con la que Argentina cerró con paso perfecto la fase de grupos del torneo continental. “Lo tengo decidido. Quedan tres partidos. No hay chance”.El primero de esos tres posibles encuentros será el jueves en Houston, donde Argentina se las verá contra Ecuador por los cuartos de final.El nivel del extremo es la mejor noticia para el campeón del mundo en momentos en que su capitán y figura estelar Lionel Messi está en duda para el próximo compromiso a causa de una molestia muscular de la que no se han dado mayores detalles.La gira de despedida de Di María podría tener otras dos paradas. La primera sería una semifinal en Nueva Jersey y, la más anhelada, la final en Miami el 14 de julio.“Estoy disfrutando cada entrenamiento, intento reírme todo el tiempo, más de lo que normalmente lo hago”, contó en un diálogo con la radio argentina Urbana Play luego del triunfo 1-0 ante Chile en la segunda jornada del Grupo A. “Intento disfrutar de mis compañeros, que es de lo más lindo que tengo”.Di María, quien todavía no definió en qué club continuará su carrera tras concluir el contrato con el Benfica de Portugal, fue titular en el debut de Canadá, aunque sin destacarse en la victoria 2-0. Ingresó en el segundo tiempo contra Chile y no tardó en exhibir su vértigo en un partido que Argentina logró inclinar a su favor cerca del final con el gol de Lautaro Martínez.Ante la ausencia de Messi frente Perú, Di María fue quien tuvo que portar el brazalete. Se prodigó en todo, dando la asistencia con un sutil toque para que Lautaro abriese el marcador.Suma 31 goles en 143 partidos desde que debutó con el seleccionado en 2008, año en el que se colgó la medalla olímpica de oro en los Juegos de Beijing.Todo sobre la Copa América en La VozLo más emocionante para el autor de goles en las dos finales que Argentina conquistó en los últimos tres años — primero para vencer a Brasil en el estadio Maracaná en la Copa América de 2021 y luego contra Francia en el Mundial de Qatar 2022 — llegó tras el partido contra Perú en Miami.Más de 65.000 espectadores acudieron el fin de semana a Miami, en su gran mayoría argentinos. Acabaron coreando su apodo: “¡Fideo, Fideo!”.No siempre se plasmó tanta idolatría y cariño hacia su figura. Llegó a ser muy cuestionado en la selección, al ser señalado en el grupo de jugadores que acumuló una sucesión de derrotas en grandes finales, a partir del Mundial de 2014 en Brasil, siguiendo con las Copas Américas de 2015 y 2016.Todo eso ha quedado en la distancia.“Las ovaciones que estoy recibiendo últimamente en los partidos, para mí son muy especiales”, señaló. Es algo que venía buscando hace muchísimo tiempo”, se sinceró. También se llevó un hermoso recuerdo al ingresar al estadio junto a su hija, Mía, para el canto del himno nacional.“Queda poquito y vivir un momento así era algo que deseaba”, dijo. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: