INTERNACIONALESNOTICIAS

Murió Pål Enger, el exfutbolista y famoso ladrón que robó el “El grito”, de Munch

HELSINKI. Pål Enger, un talentoso jugador de fútbol noruego convertido en un célebre ladrón de arte que llevó a cabo el sensacional atraco en 1994 de la obra maestra “El grito” de Edvard Munch de la Galería Nacional de Oslo, falleció a los 57 años.

Tina Wulf, jefa de prensa del club de fútbol de Oslo Vålerenga Fotball, en el cual jugó Enger cuando era adolescente, dijo a The Associated Press el martes que murió el sábado por la noche.

No pudo proporcionar información sobre las circunstancias de su muerte, pero dijo que había estado en contacto con el Vålerenga a principios de este verano. Citando fuentes familiares, el periódico noruego Dagbladet dijo que Enger murió en Oslo.

Enger cumplió su primera condena en prisión a los 19 años, antes de iniciar una larga serie de robos de arte y joyas. En 1988 se subió a una ventana en el Museo Munch en Oslo y robó la pintura del artista “Amor y dolor”.

Pero no era todo, el 12 de febrero de 1994, el día de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Invierno en Lillehammer, Noruega, Enger logró robar “El grito” de la Galería Nacional.

“Gracias por la falta de seguridad”

En el robo de 50 segundos, grabado en video por una cámara de seguridad, dos ladrones subieron una escalera, rompieron una ventana y salieron con la pintura valorada en al menos 55 millones de dólares. Dejaron una postal que decía: “Gracias por la falta de seguridad”.

La noticia del robo de la pintura llegó a los titulares de todo el mundo y, tras su captura, Enger se convirtió en una celebridad nacional instantánea en Noruega con documentales y una serie de televisión internacional sobre su historia, incluido el documental de 2023 “El hombre que robó el grito”.

La pintura fue recuperada intacta después de que Enger confesara que la había escondido en un compartimento secreto ubicado en una mesa de la sala de estar en la casa de su familia.

Enger fue condenado en repetidas ocasiones por robo de arte y otros hurtos, así como delitos de drogas durante décadas, y continuó atrayendo la atención de los medios de comunicación. En 1999 se fugó durante una salida de una prisión de mínima seguridad y atormentó a la policía apareciendo en un café frecuentado por celebridades en Oslo y concediendo entrevistas en televisión y periódicos. Más tarde fue arrestado nuevamente después de llamar la atención por usar gafas de sol a altas horas de la noche.

Durante una estancia en prisión en 2007 comenzó a pintarse a sí mismo, luego animales y después motivos abstractos. Debutó como artista profesional en 2011 con una serie de pinturas abstractas expuestas en una galería noruega.

Pero no dejó de robar. En 2015, Enger fue acusado de robar un total de 17 pinturas de una galería en el centro de Oslo. Según los medios noruegos, la policía lo arrestó después de que dejara su billetera y su tarjeta de identificación en el lugar.

Su exabogado Nils Christian Nordhus, citado por Dagbladet, describió a Enger como un ladrón “caballeroso” al que “muchos echarán de menos” en su país de origen.

“Mucha gente se pregunta qué tan bueno podría haber sido Pål Enger como futbolista si se hubiera apegado a una carrera”, dijo el gerente general de Vålerenga Fotball, Svein Graff, y agregó que Enger había respondido que no era el mejor jugador de fútbol, pero que era el mejor criminal, por lo que había elegido seguir ese camino.

“Su relación con la ley y el orden era bien conocida, y su compañero de equipo (de Vålerenga) y oficial de policía Knut Arild Løberg, lo encarceló varias veces”, dijo Graff.

Enger no estaba casado, pero le dijo al periódico VG en 2011 que tenía “cuatro hijos con cuatro madres diferentes de cuatro países”.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: