INTERNACIONALESNOTICIAS

Giorgia Meloni puso límites a la juventud de su partido político

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, repartió esta semana sus labores en el principal despacho del histórico palacio Chigi –entre la plaza Colonna y la Via del Corso, en el corazón urbano de Roma– entre las cuestiones propias de la administración del Estado y el alboroto que provocó en los Hermanos de Italia (FDI, por su sigla en italiano) la investigación periodística del diario digital Fanpage sobre la sección romana del Consejo Nacional de la Juventud de ese partido conservador y ultranacionalista que la jefa de Gobierno preside desde 2014 y que la llevó a la cima del poder en octubre de 2022.

En lo institucional, celebró el informe que le presentó su ministro de Economía, Giancarlo Giorgetti, sobre el avance de su plan de privatizaciones de empresas públicas y que –según los cálculos del responsable de las finanzas–, permitirá un ingreso a las arcas públicas italianas de unos 20 mil millones de euros (unos 21.600 millones de dólares) cifra que incluye la absorción del 41% de la aerolínea Ita Airways por parte de la alemana Lufthansa, operación que logró el visto bueno de la Comisión Europea.

En el plano doméstico partidario, Meloni salió al cruce en persona de la serie de notas ilustradas con videos en los que se ve y escucha a dirigentes del ala juvenil de la FDL coreando consignas fascistas, interpretando canciones del régimen totalitario implantado en el país por Benito Mussolini después de la Primera Guerra Mundial y realizando saludos distintivos de las ideologías dictatoriales derechistas.

Pasado, presente y futuro

Al respecto, la primera ministra italiana remitió una carta a la conducción de su partido en la que afirma que la FdI ya aceptó su pasado fascista y precisa que no hay más lugar en ella para posiciones racistas, antisemita o nostálgicas del totalitarismo del siglo 20.

“No hay vuelta atrás. Y quien no encaje (en esa nueva línea doctrinaria) queda fuera de Fratelli d’Italia”, plantea de manera tajante y con carácter perentorio sobre el presente y el futuro de su partido.

En otro párrafo reconoce que la serie de notas de Fanpage le causaron enfado y tristeza por la manera en que los protagonistas representan a la fuerza política en el poder.

En las imágenes se ven gesticulaciones y se escuchan insultos antisemita, racistas y de exaltación del nazismo. En un pasaje del registro, además, se observa a jóvenes eufóricos burlándose de manera impiadosa de Ester Mieli, senadora oficialista, por sus orígenes judíos.

Inmediatamente, la comunidad judía de Italia y gran parte de la dirigencia política del país salieron a repudiar los agravios y llevaron a Meloni a difundir el comunicado en el que remarca: “Como dije muchas veces y reitero, pienso que quienes tienen sentimientos racistas, antisemita o nostálgicos, se han equivocado de lugar”.

Cambio difícil

La reacción provocó la renuncia de dos dirigentes del ala juvenil del partido en el poder.

Para el diario digital que compartió la investigación en dos entregas (el 13 y el 26 de junio) la carta de Meloni “no sólo marca el cambio de estrategia de Fratelli d’Italia con relación al episodio de la juventud melonia. Es también una admisión de una dificultad: cambiar radicalmente la cara de un partido que está lejos de lo que le gustaría” a la presidenta del Consejo de Ministros de Italia. “O al menos eso dice que quiere”, concluye.

El portal recuerda que en “su Manifiesto de Valores”, la Gioventú Nazionale de Fratelli d’Italia”, que conduce el actual diputado nacional Fabio Roscani (34), defiende la primacía del espíritu sobre la materia, la superioridad de las raíces católicas y la identidad y las tradiciones italianas.

Desde esa plataforma axiológica, se expresa contra el aborto, el matrimonio homosexual, la crianza de niños por parte de parejas de un mismo género y la inmigración ilegal, entre otras asuntos en debate permanente.

No perder tiempo

Con clara intención disciplinadora hacia adentro de su espacio político, Meloni destaca en su mensaje público: “Desde siempre, nosotros estamos interesados en el futuro. Hermanos de Italia no es como querrían pintarnos. No tengo ni tenemos tiempo para perder con quien no puede entender qué es Hermanos de Italia y cuáles son sus desafíos históricos de nuestra época”.

En otro párrafo advierte a los propios: “Quien no puede entenderlo, quien no ha entendido este recorrido, quien no está en condiciones de seguir el ritmo, no puede formar parte de Hermanos de Italia”, tras lo cual advierte sobre una probable limpieza en el seno del partido. Esto hace presagiar a los observadores políticos italianos nuevas renuncias en el ala joven del oficialismo.

“Les prometo que la historia se acordará de nosotros, que Italia se acordará de nosotros y nos dará gracias por el coraje y la fuerza que habremos sabido demostrar”, concluye Meloni su misiva.

​La Voz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: