DEPORTESNOTICIAS

Los Quinteros y su “loco” viaje para acompañar a Talleres en Rusia

Aquello de “yo ti sigo a todos lados” es ya un lugar común en los hinchas de los clubes de fútbol. Pero hacerse un viaje a Rusia para ver jugar al club de sus amores en un torneo amistoso internacional no es cosa de todos los días. Es un viaje a Europa, lejos, caro, complicado, con muchos traslados aéreos, escalas, alojamientos y varios etcéteras que lo complican.

Pero el amor es más fuerte, a decir de Fito Páez. Y mucho más la pasión futbolera, esa que suele embarcar y mover a los hinchas en travesías increíbles, imprevisibles y distantes.

Eso es lo que movió a la familia Quinteros, Daniel y Ariel y su papá Rolando, tres fanáticos y socios de Talleres de sangre albiazul, a lanzarse a la aventura de subirse de un avión a otro y llegar a San Petersburgo, donde Talleres debuta este viernes en la Winline Cup Summer, enfrentando al Zenit, campeón de la liga rusa. 16.500 kilómetros por recorrer y más de un día de viaje.

Los tres, junto a Iván Morales, otro fana albiazul, llegaron este jueves a San Petersburgo para acompañar a la “T” en una gira europea después de 43 años, tras un agotador viaje y unidos por esa frase que Daniel Salzano inmortalizó para referirse al club del que fue hincha: “Ser de Talleres es que no vas a estar solo nunca”.

“¡No importa en qué cancha juguemos… se trata de cumplir con lo que siempre cantamos en la cancha y así decidimos viajar hasta San Petesburgo, segunda ciudad en importancia y, según dicen, la capital cultural de Rusia”, relató este jueves Daniel en un contacto con La Voz, recién llegado a Rusia.

“Armar el viaje, con tan poca anticipación, implicó que advirtiéramos todos los avatares de la guerra y las restricciones de vuelos desde el resto de Europa hasta Rusia. Así fue que tuvimos que hacer más de 20 mil kilómetros para llegar, saliendo desde Ezeiza y haciendo escalas en Addis Abbeba (Etiopía), Dubai (Emiratos Árabes Unidos) hasta llegar a la antigua Leningrado”, relató Daniel, abogado y alguna vez candidato a presidente del club de barrio Jardín.

“El viaje lo terminamos de cerrar en la casa de un amigo, Lucas Guzmán, mientras comíamos un asado el 20 de junio. Y los pasajes los sacamos el 23 de junio. Lo más raro fue hacer la conexión en Etiopía. Son esas cosas que sólo por amor a los colores”, agregó.

“Ari”, por su parte, comentó: “Ni bien llegamos hoy fuimos a conocer el estadio donde jugaremos (por el Gazprom Arena) y fuimos a dar una vuelta para conocer la ciudad. Nos vamos a quedar hasta el lunes, después del partido contra el Sochi. Ya veremos cómo pagamos esta locura. Lo importante es estar siempre al lado de la “T”.

Este viernes, “la Banda de la Familia Quinteros” también estará haciendo historia junto a la “T”, con el viaje más largo y seductor que le haya tocado hacer desde que recorrieron todas las rutas argentinas siguiendo al equipo en el infierno del Federal A.

“Creo que somos los únicos hinchas que viajamos desde Córdoba para acompañar al equipo. Van a venir otros de una filial de Barcelona, en España, pero no creo que seamos más”, comentó “Ari”, aún asombrado por la experiencia incomparable que les tocará vivir como testigos privilegiados.

Una linda e inolvidable locura.

​La Voz

​Aquello de “yo ti sigo a todos lados” es ya un lugar común en los hinchas de los clubes de fútbol. Pero hacerse un viaje a Rusia para ver jugar al club de sus amores en un torneo amistoso internacional no es cosa de todos los días. Es un viaje a Europa, lejos, caro, complicado, con muchos traslados aéreos, escalas, alojamientos y varios etcéteras que lo complican.Pero el amor es más fuerte, a decir de Fito Páez. Y mucho más la pasión futbolera, esa que suele embarcar y mover a los hinchas en travesías increíbles, imprevisibles y distantes.Eso es lo que movió a la familia Quinteros, Daniel y Ariel y su papá Rolando, tres fanáticos y socios de Talleres de sangre albiazul, a lanzarse a la aventura de subirse de un avión a otro y llegar a San Petersburgo, donde Talleres debuta este viernes en la Winline Cup Summer, enfrentando al Zenit, campeón de la liga rusa. 16.500 kilómetros por recorrer y más de un día de viaje.Los tres, junto a Iván Morales, otro fana albiazul, llegaron este jueves a San Petersburgo para acompañar a la “T” en una gira europea después de 43 años, tras un agotador viaje y unidos por esa frase que Daniel Salzano inmortalizó para referirse al club del que fue hincha: “Ser de Talleres es que no vas a estar solo nunca”.“¡No importa en qué cancha juguemos… se trata de cumplir con lo que siempre cantamos en la cancha y así decidimos viajar hasta San Petesburgo, segunda ciudad en importancia y, según dicen, la capital cultural de Rusia”, relató este jueves Daniel en un contacto con La Voz, recién llegado a Rusia.“Armar el viaje, con tan poca anticipación, implicó que advirtiéramos todos los avatares de la guerra y las restricciones de vuelos desde el resto de Europa hasta Rusia. Así fue que tuvimos que hacer más de 20 mil kilómetros para llegar, saliendo desde Ezeiza y haciendo escalas en Addis Abbeba (Etiopía), Dubai (Emiratos Árabes Unidos) hasta llegar a la antigua Leningrado”, relató Daniel, abogado y alguna vez candidato a presidente del club de barrio Jardín.“El viaje lo terminamos de cerrar en la casa de un amigo, Lucas Guzmán, mientras comíamos un asado el 20 de junio. Y los pasajes los sacamos el 23 de junio. Lo más raro fue hacer la conexión en Etiopía. Son esas cosas que sólo por amor a los colores”, agregó.“Ari”, por su parte, comentó: “Ni bien llegamos hoy fuimos a conocer el estadio donde jugaremos (por el Gazprom Arena) y fuimos a dar una vuelta para conocer la ciudad. Nos vamos a quedar hasta el lunes, después del partido contra el Sochi. Ya veremos cómo pagamos esta locura. Lo importante es estar siempre al lado de la “T”.Este viernes, “la Banda de la Familia Quinteros” también estará haciendo historia junto a la “T”, con el viaje más largo y seductor que le haya tocado hacer desde que recorrieron todas las rutas argentinas siguiendo al equipo en el infierno del Federal A.“Creo que somos los únicos hinchas que viajamos desde Córdoba para acompañar al equipo. Van a venir otros de una filial de Barcelona, en España, pero no creo que seamos más”, comentó “Ari”, aún asombrado por la experiencia incomparable que les tocará vivir como testigos privilegiados.Una linda e inolvidable locura. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: