DEPORTESNOTICIAS

Silvio Romero no se va de Instituto y trabaja para tener su oportunidad

El largo de mercado de pases que generó en la Liga Profesional 2024 el parate por la Copa América generará tiempo para que sucedan muchas cosas en todos los clubes.

Instituto no es la excepción, más allá de que decidió que este mercado de invierno iba a ser “tranquilo” en cuanto a cantidad de incorporaciones.

Desde el vamos, el presidente Juan Cavagliatto, el mánager Federico Bessone y el DT Diego Dabove hablaron de incorporar “dos o tres jugadores” para potenciar el plantel.

Hasta aquí llegó el extremo Damián Batallini (cedido desde Argentinos) y el arquero Joaquín Papaleo (tras las salidas de Peano y Bilbao).

Y hubo varias bajas, entre ellas algunas resonantes como la de Guido Mainero (se fue a Platense), un jugador surgido del club que no pudo tener los minutos que esperaba en este retorno.

En similar situación estaba Silvio “Chino” Romero (35 años), todo un símbolo del club que hizo un enorme esfuerzo junto a la dirigencia para retornar para esta temporada.

Silvio fue una incorporación que hizo gran ruido en el mercado de pases del fútbol argentino. “El Chino” dejó Fortaleza de Brasil y rescindió con Independiente de Avellaneda para cumplir el sueño de volver “a su casa”.

Dabove elogió su jerarquía y su humildad a la hora de sumarse al grupo.

Pero, con el correr de las fechas y pese a arrancar jugando, los minutos de Romero fueron mermando.

Eso generó que a fines de mayo, “el Chino” dejará un par de frases que abrieron el interrogante sobre su futuro.

“Hay que tomar esta situación como viene. Después analizaremos como seguimos y a dónde vamos. Tengo contrato, esto recién está arrancando. Yo vine con otras expectativas y no está sucediendo. Es una situación que no esperaba”, contó el atacante, que avisó que iba a tener una charla con Cavagliatto y con Dabove para definir el futuro.

Silvio no se mueve

Una vez que arrancó la pretemporada, Romero arrancó los entrenamientos con el plantel de la Gloria con la certeza de que va a seguir en el club.

Lo sabe su círculo íntimo y lo pudo confirmar La Voz: no tiene intención de abandonar Instituto en este momento y quiere completar la temporada.

Más allá de lo deportivo, Silvio hizo un gran esfuerzo familiar para retornar a Córdoba, ya están instalados y su familia está “cómoda”.

Sobre todo con la situación de su hijo Mateo, que logró adaptarse muy bien con los tratamientos que requiere.

Si bien Romero no está conforme con lo deportivo, está “muy contento” en el club y “feliz”.

Aunque, obviamente, trabaja con todo para que su protagonismo aumente y lleguen sus goles.

Hasta aquí jugó 14 partidos, sólo 5 de titular, y no anotó goles. Tiene contrato hasta diciembre de 2025.

“Lo futbolístico no creo que me haya costado porque me tocó jugar tres, cuatro partidos… Es difícil hacer un análisis cuando no te toca. A cualquier jugador que le preguntes va a querer jugar. No le tiro responsabilidades a nadie porque uno se tiene que ganar los minutos trabajando”, dijo en su momento, autocrítico.

“El Chino” Romero está en ese momento: trabajando a pleno en la pretemporada para “ganarse” los minutos en el Instituto de Dabove.

Hoy, su decisión es quedarse en la Gloria y poder disfrutar adentro de la cancha de este regreso que tanto anheló.

Más allá de los rumores y de lo que pueda suceder en el mercado, “el Chino” no se quiere ir. Y tiene el respaldo del hincha que espera más que él sus goles.

​La Voz

​El largo de mercado de pases que generó en la Liga Profesional 2024 el parate por la Copa América generará tiempo para que sucedan muchas cosas en todos los clubes.Instituto no es la excepción, más allá de que decidió que este mercado de invierno iba a ser “tranquilo” en cuanto a cantidad de incorporaciones.Desde el vamos, el presidente Juan Cavagliatto, el mánager Federico Bessone y el DT Diego Dabove hablaron de incorporar “dos o tres jugadores” para potenciar el plantel.Hasta aquí llegó el extremo Damián Batallini (cedido desde Argentinos) y el arquero Joaquín Papaleo (tras las salidas de Peano y Bilbao).Y hubo varias bajas, entre ellas algunas resonantes como la de Guido Mainero (se fue a Platense), un jugador surgido del club que no pudo tener los minutos que esperaba en este retorno.En similar situación estaba Silvio “Chino” Romero (35 años), todo un símbolo del club que hizo un enorme esfuerzo junto a la dirigencia para retornar para esta temporada.Silvio fue una incorporación que hizo gran ruido en el mercado de pases del fútbol argentino. “El Chino” dejó Fortaleza de Brasil y rescindió con Independiente de Avellaneda para cumplir el sueño de volver “a su casa”.Dabove elogió su jerarquía y su humildad a la hora de sumarse al grupo.Pero, con el correr de las fechas y pese a arrancar jugando, los minutos de Romero fueron mermando.Eso generó que a fines de mayo, “el Chino” dejará un par de frases que abrieron el interrogante sobre su futuro.“Hay que tomar esta situación como viene. Después analizaremos como seguimos y a dónde vamos. Tengo contrato, esto recién está arrancando. Yo vine con otras expectativas y no está sucediendo. Es una situación que no esperaba”, contó el atacante, que avisó que iba a tener una charla con Cavagliatto y con Dabove para definir el futuro.Silvio no se mueveUna vez que arrancó la pretemporada, Romero arrancó los entrenamientos con el plantel de la Gloria con la certeza de que va a seguir en el club.Lo sabe su círculo íntimo y lo pudo confirmar La Voz: no tiene intención de abandonar Instituto en este momento y quiere completar la temporada.Más allá de lo deportivo, Silvio hizo un gran esfuerzo familiar para retornar a Córdoba, ya están instalados y su familia está “cómoda”.Sobre todo con la situación de su hijo Mateo, que logró adaptarse muy bien con los tratamientos que requiere.Si bien Romero no está conforme con lo deportivo, está “muy contento” en el club y “feliz”.Aunque, obviamente, trabaja con todo para que su protagonismo aumente y lleguen sus goles.Hasta aquí jugó 14 partidos, sólo 5 de titular, y no anotó goles. Tiene contrato hasta diciembre de 2025.“Lo futbolístico no creo que me haya costado porque me tocó jugar tres, cuatro partidos… Es difícil hacer un análisis cuando no te toca. A cualquier jugador que le preguntes va a querer jugar. No le tiro responsabilidades a nadie porque uno se tiene que ganar los minutos trabajando”, dijo en su momento, autocrítico.“El Chino” Romero está en ese momento: trabajando a pleno en la pretemporada para “ganarse” los minutos en el Instituto de Dabove.Hoy, su decisión es quedarse en la Gloria y poder disfrutar adentro de la cancha de este regreso que tanto anheló.Más allá de los rumores y de lo que pueda suceder en el mercado, “el Chino” no se quiere ir. Y tiene el respaldo del hincha que espera más que él sus goles. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: