NACIONALESNOTICIAS

Luciano De Cecco y Rocío Sánchez Moccia se presentaron como abanderados olímpicos y el presidente Javier Milei despidió a la delegación que irá a París 2024

El espíritu olímpico argentino vuelve a latir. Es cierto: la mirada del deporte se focaliza en estos días en la pasión que despierta la selección de fútbol en la Copa América, pero los Juegos de París 2024 están muy cerca. Tanto es así que solo faltan tres semanas para la fiesta inaugural en el río Sena –del que se examina todos los días su nivel de contaminación- y la delegación albiceleste se prepara para vivir la máxima cita con un total de 136 atletas.

En esa comunidad de buzos azules y celestes que ya consiguió su ticket, que se preparó a conciencia y ya palpita su ingreso a la Villa Olímpica, hay dos ilustres: Rocío Sánchez Moccia y Luciano De Cecco. Ambos capitanes de sus equipos, la Leona y el jugador de voleibol quedaron ungidos como abanderados tras un acto que tuvo como orador principal a Javier Milei, que felicitó a los atletas por su próxima participación, en un discurso leído y de duración breve. El presidente habló de “demostrar al mundo quiénes somos los argentinos”.

En un microestadio que posee el Cenard, donde se realizó la ceremonia este viernes, el primer mandatario citó una conocida frase del Maestro Roberto De Vicenzo: “Cuanto más me entreno, más suerte tengo”. Por eso es que les deseó “éxito y no suerte” a los representantes, tanto olímpicos como paralímpicos. Claro, solo había un pequeño grupo presente de ellos, ya que la mayoría de los deportistas argentinos están distribuidos en distintas partes del mundo, en el interior de nuestro país o ya muy cerca de Francia, el país del que se hablará desde el 24 de este mes –primera jornada de actividades- y hasta el domingo 11 de agosto, cuando se apagará la llama olímpica.

Siempre al ritmo de la fanfarria de la Banda Militar Ituzaingó, un riguroso dispositivo de seguridad presidencial –efectivos de la Policía, bomberos y agentes con perros-, se activó a pleno desde la 10.56, cuando Milei hizo su aparición. En el acto estuvieron, además, el Secretario de Deporte, Daniel Scioli, el subsecretario Luis Garro, los ministros Guillermo Francos y Diana Mondino y el vocero Manuel Adorni. Por el lado del deporte, sobresalieron Mario Moccia, presidente del COA, y Diógenes de Urquiza, responsable del Enard. Asimismo, hubo celebridades que animaron a los deportistas desde una pantalla gigante, tales los casos de Manu Ginóbili, Juan Martín Del Potro, Gabriela Sabatini, Luciana Aymar y Silvio Velo, entre otros.

El primer discurso lo había dado Scioli: “Viajará la segunda delegación paralímpica más numerosa de la historia y la cuarta más importante a nivel olímpico. Todo es parte del esfuerzo y de la tenacidad de nuestros deportistas”, mencionó. Y se refirió al plano más ríspido de esta gestión, la que habla de dinero y presupuestos: “Se invirtieron 11 mil millones de pesos; es una inversión que muestra el compromiso y el respeto al esfuerzo”. Desde que asumió La Libertad Avanza, el deporte de alto rendimiento se convulsionó por entender que se estaba restando el apoyo a nivel gubernamental y se sacudió aún más por quejas de infraestructura en el Cenard. Fundamentalmente, los respaldos económicos se enfocaron en aquellos atletas clasificados o con chances de conseguir el pasaje a París 2024. Lo que queda para el resto es, a simple vista, deficiente. Como símbolo de la fragilidad presupuestaria, hace unas semanas surgió un ícono del olimpismo argentino, la exjudoca Paula Pareto, que avisó sobre la renuncia a su beca como entrenadora, tras la decisión oficial de recortar de 18 a cuatro los apoyos para atletas de su federación. Un escenario preocupante.

Pero en medio de las penurias prevalece la ilusión argentina, siempre en lo alto. Luciano De Cecco, justamente uno de los que había manifestado su malestar al advertir “El Cenard está en una debacle importante y nos entrenamos sin agua caliente”, se refirió a su condición de abanderado: “El honor más grande para un deportista amateur es representar a su deporte en un evento así de masivo; llevar la bandera es como representar a todos los chicos que quieren ser algo en este país. Vamos a tratar de disfrutarlo y demostrarlo en la ceremonia de apertura junto con Ro (por Sánchez Moccia)”. A sus 36 años, habló de su fin de ciclo: “Para mí es un cierre de carrera importante y cerrarlo como abanderado es increíble. Para el voleibol también es increíble en sí mismo: será la primera vez que un deportista de este deporte lleve la bandera. Para los que formamos parte de este pequeño deporte poco conocido en la Argentina es increíble y seguramente le daremos visibilidad que tanto necesita”.

Con su hija Francesca a su cuidado, la habilidosa volante de las Leonas (35 años) tenía una sonrisa grabada: “Estoy muy contenta, la verdad es que nunca me hubiese imaginado ser abanderada olímpica. Es un shock de emociones que me provoca felicidad, porque el hockey está llevando la bandera nuevamente. La frase que me sale de todo esto es que ‘es un montón’; hablaba el otro día con Luciana Aymar que en mis primeros Juegos Olímpicos, en Londres 2012, ella había sido la abanderada. Verla a ella ahí fue un recuerdo inexplicable y una vivencia única. Y que ahora me toque ocupar ese lugar ahora es increíble, un orgullo”.

Tanto De Cecco como Sánchez Moccia fueron propuestos para su votación por la Comisión de Atletas y luego ratificados por la mesa directiva del Comité Olímpico Argentino en forma unánime. Anoche mismo ya se producía una primera avanzada argentina en París con el jefe de misión, Carlos Ferrea, y personal del área técnica y logística, para preparar los registros. En tanto, parte de la delegación de deportistas empezará a viajar hacia Francia la semana que viene. En unos Juegos de París que tendrán completa igualdad de género, la comitiva nacional estará compuesta por 103 varones y 33 mujeres, en tanto que unos 95 del total de 136 se alojarán en la Villa Olímpica. La Argentina participará en 22 deportes de los 32 del programa. “Tenemos la expectativa de poder dar lo máximo dentro de nuestras posibilidades, en el contexto que nos toca competir”, apuntó Mario Moccia, presidente del COA, que agregó: “En los deportes de equipo tenemos más posibilidades de llegar a las instancias finales; excepto el handball, que es el que más dificultad tendrá por la zona que le tocó y por los rivales, más allá de que hicieron la mejor de todas las preparaciones que hemos podido hacer. La idea con los Gladiadores es ganar un diploma”.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: