NACIONALESNOTICIAS

Jacob Shaffelburg, la carta fuerte de Canadá para tratar de vencer a la Argentina en las semifinales de la Copa América

SHORT HILLS, Nueva Jersey (enviado especial).- Argentina había desbloqueado el partido debut con un gol de Julián Álvarez y quería gobernar un desarrollo que se había presentado dificultoso. Canadá era un rival incómodo, estaba claro. Su DT, Jesse Marsch, mandó a la cancha a un rubio de apellido alemán en lugar de Tajon Buchanan, de rendimiento olvidable. Ese rubio irrumpió como un relámpago y complicó por el costado a una Argentina que solo en el final, con el gol de Lautaro Martínez, pudo respirar aliviada. Pero se tomó nota: Jacob Shaffelburg.

Con 24 años, volvió a entrar en el triunfo ante Perú y en adelante se quedó con el puesto de Liam Millar como extremo por la izquierda. En cuartos, contra Venezuela, fue figura y autor del gol canadiense. Teniendo en cuenta algunos problemas que mostró la selección argentina por los costados, Shaffelburg es una de las cartas peligrosas que presentará Canadá, nuevamente rival de los de Scaloni, pero esta vez a todo o nada: en las semifinales de la Copa América, este martes, en el MetLife Stadium, de East Rutherford.

No será la primera vez que se cruce en el camino de Lionel Messi. Jacob Everett Shaffelburg juega en Nashville FC, en la MLS, y en marzo le anotó dos goles a Inter Miami por la Concachampions. Quienes no lo hayan visto nunca, se sorprenderán por la velocidad de este delantero. Pero los antecedentes lo respaldan: en su adolescencia fue campeón de atletismo.

Shaffelburg se crio en Nueva Escocia, una poblada región que compone las Provincias Marítimas canadienses. Su ciudad, Port Williams, una llanura dedicada a la agricultura, y rápidamente entendió que si quería proyectarse en el fútbol debía salir de ese lugar al que nadie prestaba atención. Nueva Escocia no es un lugar de gran desarrollo para un chico que sobresale por sus habilidades futbolísticas. No es Vancouver, Toronto o Montreal. En esos tres tanques, con franquicias en la MLS, están los focos de atención. Nadie va a Nueva Escocia -donde el deporte principal es el hockey sobre hielo- a buscar futbolistas. Shaffelburg se buscó solo la oportunidad; nunca jugó en una selección juvenil canadiense.

Debía marcharse de allí para progresar. A los 15 años cruzó la frontera a Estados Unidos y se anotó en la Berkshire School, en Massachusetts. Se moldeó y ya bien formado, llamó la atención de Toronto. Allí estuvo y llegó a primera, pero no tuvo las oportunidades deseadas y fue cedido a Nashville, donde hoy es figura: lleva 68 partidos, 9 goles y 12 asistencias.

Lo apodan el Messi Marítimo. La exageración siempre está a la orden del día, pero el zurdo rubio, veloz como un rayo, ya aparece en el radar de varios para dar el salto a Europa.

Si bien había sumado algunos minutos en la selección, no fue al Mundial de Qatar. Fue Jesse Marsch el que confió en el velocista de Nueva Escocia, que gracias a una buena actuación frente a Perú se ganó el puesto.

En un equipo duro, disciplinado y con una buena idea como Canadá, la falta de gol es algo que alarma. Con Marsch al mano, hizo apenas dos tantos en seis partidos. Por eso, el gol de Shaffelburg a Venezuela significó mucho más que su primer grito con la camiseta nacional en 14 apariciones.

Argentina ya conoce a Canadá y sabe que lo complicó bastante en el primer partido de la Copa América. Con Shaffelburg en la banda izquierda, en tándem con Alphonso Davies, Scaloni suma preocupaciones, pues por ese sector fue muy vulnerado Nahuel Molina en el debut. El DT argentino deberá extremar los recaudos para impedir que el Messi Marítimo le provoque un dolor de cabeza en una instancia en la que cualquier error se paga con la eliminación.

Los golazos de Shaffelburg a Inter Miami

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: