NACIONALESNOTICIAS

Fue Reina de la Manzana, es maestra y un día le llegó la fama: la historia en fotos y poco contada de una de las conductoras más queridas

“Tiene 19 años, no tiene novio, no se psicoanaliza y está orgullosa de sus orígenes. Llegó para representar a Río Negro y el país la exportó a Japón para competir con las misses de todo el mundo en la Expo 70…”. Así la presentaban las revistas de aquellos tiempos a la luego polifacética Teté Coustarot -nacida Stella Maris un 20 de junio de 1950 en General Roca- y la consagraban: La chica de la semana.

Hija del publicista Armando Coustarot y Alba Ugolini -y mamá de Josefina-, en su cuenta de Instagram se define modesta como periodista, conductora de radio y televisión, presentadora de eventos e imagen de empresas. Pero hasta llegar a eso pasó mucha agua…

Una reina suelta en las pasarelas

Desde allí, mucho pasó en su vida pública y profesional, pero el hecho destacado que marcó su historia de vida es que fue la primera Reina nada menos que de varios certámenes de belleza, como el de la Manzana, en 1966; de la Patagonia, en 1967; Miss Siete Días, en 1969; y meses más tarde Miss Capital Federal, lo que le valió el pasaporte participar en julio de ese año en la elección de Miss Belleza Argentina en representación de la Asociación de Modelos Argentinas como primera representante argentina en el Miss Young International, en Japón.

“Es un hecho destacable y llamativo en su trayectoria como modelo porque esto nunca pasó en la historia de los concursos internacionales con relación a todas las argentinas que participaron”, destaca Marcelo González, experto missólogo (especialista en torneos de belleza y editor de la página de Facebook Glamour Argentino).

Las páginas de la época destacaban que, pese a su corta edad, contaba con gran experiencia en la pasarela como modelo profesional y en certámenes de belleza, además de mencionar que ya se había recibido de maestra, profesora de piano y cursaba el segundo año de la carrera de Periodismo en la Universidad Nacional de La Plata.

En Japón, Teté se clasificó entre las semifinalistas, siendo la única representante argentina en lograr ese objetivo tan ansiado para una mannequin. Allí fue contratada y permaneció trabajando durante bastante tiempo para campañas publicitarias y desfiles. Una vez lograda esa gran trascendencia internacional, sumada a la experiencia, Coustarot realizó una de las carreras más exitosas en la pasarela hasta hoy. Supo desfilar para diseñadores internacionales de primer nivel y fue portada de las revistas más famosas del país y del mundo.

Los medios, el lugar en el que construyó su otro brillo

Si bien se retiró de las pasarelas a fines de los ochenta, continuó siendo una referente de la moda, trascendiendo fuera de ella como conductora en diversos ciclos de televisión por su capacidad y preparación profesional como el tan recordado Siglo XX Cambalache, que condujo junto a Fernando Bravo. También estuvieron: Araca Teté, Nunca es tarde, Nos vemos, Festín de palabras, América informa, Noticiero 9, Noche de ronda, Prime time, Los 8 escalones, Mujeres, Noche de ronda, El pueblo quiere saber, Cuéntame un poco más y La hora exacta -junto a Boy Olmi- por Canal 9.

También fue una destacada de la radio, donde debutó en 1998 en Mitre con el ciclo Teté. Luego con el mismo programa pasó por Radio Nacional. Más tarde hizo Las vueltas de la vida en Del Plata, El programa de Teté en Continental, La Aldea en Belgrano y Qué noche Teté en la actualidad en Radio10, los sábados desde las 20 horas.

¿Quién no la recuerda conduciendo durante quince años consecutivos los desfiles de moda del peluquero Roberto Giordano? ¿O en la transmisión de los Premios Martín Fierro, además de presentar la Orquesta Sinfónica del Teatro Colón? No es todo: también fue reconocida con los Premios Alicia Moreau de Justo, Konex, Santa Clara de Asís y nueve Martín Fierro.

LA NACION

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: